El retorno de los grandes sueldos en Wall Street

El retorno de los grandes sueldos en Wall Street

POR:
julio 02 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-02

Wall Street está de vuelta y, si las cosas siguen bien, los grandes paquetes de remuneración también retornarán.

Según las proyecciones de los analistas de las ganancias de las empresas en 2009, Goldman Sachs Group Inc. se dispone a pagar hasta US$20.000 millones este año, lo que equivale a cerca de US$700.000 por empleado. La cifra casi duplica los US$363.000 por empleado repartidos el año pasado y es ligeramente mayor al promedio de US$661.000 por empleado del año fiscal 2007, según estimaciones de los analistas a las que tuvo acceso The Wall Street Journal.

Morgan Stanley, la otra gran firma de valores estadounidense que ha conseguido sobrevivir como compañía independiente, probablemente pagará entre US$11.000 millones y US$14.000 millones en salarios y prestaciones este año, según las predicciones de los analistas. Las remuneraciones superarían los US$262.000 por empleado promediado el año pasado. Howard Chen, analista de Credit Suisse, proyecta que el sueldo promedio de Morgan Stanley estará cerca de los US$340.000 por empleado distribuidos en el año fiscal 2007.

Algunos de los paquetes de compensación más atractivos corresponden a negocios que están repuntando, como la negociación de bonos chatarra. En cambio, la remuneración y los empleos son menos firmes en los mercados que aún siguen congelados, como el de los valores respaldados por activos.

¿Muy pronto para celebrar?

Russ Gerson, que gestiona una empresa de reclutamiento de ejecutivos que trabaja con las firmas de Wall Street, señala que todavía es muy prematuro para saber si los buenos resultados del primer y segundo trimestres se traducirán en grandes remuneraciones a fines de año. "Toda esta euforia acerca de los bonos se basa en la expectativa de que el negocio está volviendo a la normalidad y habrá un entorno robusto. Si el cuarto trimestre es muy negativo, no esperaría que las bonificaciones se recuperen mucho frente a los niveles de 2008", advierte.

La distribución de grandes salarios dependerá de si las ganancias de Wall Street seguirán recuperándose de las pérdidas del año pasado. Si se desvanece el repunte que el mercado inició en marzo o surge una nueva crisis, lo más probable es que las firmas de valores dediquen un monto mucho más modesto a las remuneraciones de su personal que en los dos primeros trimestres.

De todos modos, el regreso de los salarios jugosos demuestra lo mucho que le cuesta a Wall Street romper con sus viejos hábitos.

Tras devolver las inyecciones de capital del gobierno, GoldmanSachs, Morgan Stanley y otras grandes firmas financieras no quedaron sujetas a las limitaciones salariales impuestas por Washington.

Por su parte, los bancos no estadounidenses que no recibieron fondos del Programa de Alivio de Activos en Problemas del gobierno se están volviendo más agresivos.

Deutsche Bank AG, por ejemplo, ha analizado la posibilidad de ofrecer a ciertos candidatos a ingresar en su equipo de operadores de renta fija y de ventas una garantía laboral de dos años, indican fuentes cercanas. Deutsche Bank declinó comentar al respecto.

"Se están haciendo acuerdos como si fuera 2007", señala Steven Eckhaus, abogado de la firma Katten Muchin Rosenman LLP, en Nueva York. Eckhaus ha trabajado en varios contratos que estipulaban cifras garantizadas de millones de dólares en períodos que van de uno a tres años.

Las recientes alzas reflejan los esfuerzos de las firmas de valores para mantener las remuneraciones competitivas, pero lo suficientemente bajas para no provocar la ira de los legisladores.

Aunque las firmas de valores detestan colocar un límite a los salarios, algunas están cambiando la proporción de salarios y primas, en parte como reacción a la crisis financiera y un mayor escrutinio de Washington. Algunas están aumentando los salarios, añadiendo más acciones y tratando de vincular más estrechamente los incentivos con el desempeño de largo plazo de la empresa. Por lo general, las firmas de valores destinan cerca de un 50% de sus ingresos a las remuneraciones.

Goldman, que se ha visto menos afectada que sus rivales desde que se inició la crisis de crédito en 2007, sigue aferrada a la idea de usar bonificaciones, particularmente en la forma de paquetes accionarios, para recompensar a sus empleados más destacados.
De todos modos, la firma trata de manejar el tema con cuidado, para no generar críticas. 

Siga bajando para encontrar más contenido