Los retos de la economía colombiana

La crisis del sistema financiero internacional, la recesión en buena parte de la economía mundial y la fuerte desaceleración del crecimiento de la economía colombiana ameritan preguntarse sobre la relación entre la coyuntura y nuestras perspectivas de largo plazo.

POR:
noviembre 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-25

Un seminario organizado por el Cede de la Universidad de los Andes para celebrar sus 50 años sobre el tema y llevado a cabo hace unas semanas, puede servir de base para estas reflexiones. La inversión extranjera creciente de los últimos años y el incremento de precios de productos básicos en esta década han venido concentrando nuestra estructura económica en inversiones en minería y han permitido beneficiar al país con ingresos importantes, pero también la han sujetado a las fluctuaciones de los precios de estos productos. Entre tanto, el sector agrícola ha hecho poco por profundizar su estrategia de competitividad y no es claro que el Programa de los Subsidios (AIS) de los últimos años se haya concentrado en mejorar nuestra estructura productiva. Adicionalmente, el país requiere ponerse al día en un nivel razonable de gastos en ciencia y tecnología que permita realizar la adaptación tecnológica que requieren nuestros sectores productivos. Así las cosas, la reducción de la demanda por productos básicos y el deterioro de precios deberían conducir a un esfuerzo mayor para enfocar nuestra estructura productiva hacia los sectores de la más alta competitividad. Lo anterior, está estrechamente ligado con la necesidad imperiosa de mejorar la infraestructura física del país, que viene en deterioro y que se ha concentrado en líneas de inversión que no están relacionadas directamente con nuestro papel en la economía mundial (el ejercicio denominado ‘Agenda Interna’ para preparar el TLC no logró concretarse). En esta misma dirección deberían revisarse los esquemas de financiamiento de la protección social que dependen directamente de la nómina, sesgan las decisiones de los empresarios frente al empleo y promueven intensivamente la informalidad. El punto más crítico de las políticas macroeconómicas de los últimos años se encuentra en el tema tributario. La proliferación de incentivos no demandados y la falta de un ajuste más exigente en el gasto colocan a Colombia en una posición de gran vulnerabilidad frente a los mercados de capitales internacionales y, constituye un elemento que dificulta el manejo anticíclico que se requeriría en una etapa de desaceleración. No se ve viable la consistencia entre el financiamiento que el Estado necesita para los próximos dos años y la aceleración del gasto social financiado con endeudamiento. Es bastante claro en las experiencias internacionales exitosas que el ajuste social es sostenible cuando se financia con superávit fiscales. Colombia no aprovechó suficientemente bien la etapa de crecimiento para hacer más sólida sus finanzas públicas y avanzar en el equilibrio social necesario. Por fortuna, hasta el momento se visualiza un estado de salud razonable en lo que se refiere al sistema financiero doméstico, que como se observa en el entorno internacional, puede constituir un factor de desajuste fiscal muy protuberante. Sin embargo, es visible la necesidad urgente de continuar en un proceso de profundización financiera que asegure un mayor acceso a la población de los servicios financieros en condiciones de riesgo razonable. '' El sector agrícola ha hecho poco por profundizar su estrategia de competitividad.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido