Revaluación: efectos en competitividad

El hecho de que en Colombia el peso se haya revaluado casi 30 por ciento en los últimos cuatro años tiene en alerta a los exportadores por lo que, dicen, es una pérdida de competitividad para los productos locales en los mercados internacionales.(VER GRAFICOS)

POR:
abril 26 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-04-26

Sin embargo, la revaluación también es signo de una moneda fuerte y de una mayor inversión extranjera en el país. Todo esto se da en un contexto mundial en el que el dólar estadounidense se está debilitando cada día más frente a varias monedas, comenzando por el euro y la libra. En el mundo, son muy pocos los países en donde el dólar se ha fortalecido o, lo que es lo mismo, donde las monedas locales se han devaluado. La lista la integran la rupia de Sri Lanka, el dólar taiwanés, el córdoba nicaragüense, el peso argentino, el peso mexicano y el yen japonés, entre otras. En Colombia, la revaluación del peso tiene efectos que, según se miren, pueden ser positivos o negativos para la economía del país. Por el lado negativo puede decirse que Colombia ha perdido competitividad frente a algunos países vecinos, especialmente Chile, Perú, Argentina y Ecuador, en donde la revaluación ha sido menos profunda o incluso ha habido devaluación (Argentina), o la economía está dolarizada (Ecuador). Con Venezuela, Colombia ha ganado competitividad en el entendido de que allá existe una tasa de cambio fija y controlada, combinada con una inflación alta y una gran dependencia exportadora del petróleo. La pérdida de competitividad se mide básicamente con el llamado Indice de tasa de Cambio Real (Itcr), que compara el peso colombiano frente a las monedas de los 20 principales socios comerciales del país. Un Itcr por encima del 100 puntos significa que el país tiene mayor competitividad, pero hoy está por debajo de ese nivel (99,66), lo que evidencia pérdida de terreno en el ámbito internacional. A principios del 2003, ese índice alcanzó a superar los 136 puntos. En ese entonces, el precio del dólar rondaba los 2.960 pesos y hoy está en torno a los 2.115 pesos. Otro índice que se tiene en cuenta para medir la competitividad es elaborado por el banco de inversión JP Morgan, según el cual desde el 2004 el peso colombiano se revaluó hasta marzo del 2007 un 9,3 por ciento, el peso chileno 6,2 por ciento y el real brasileño 27 por ciento. El nuevo sol peruano se devaluó 1,2 por ciento y el peso argentino un uno por ciento. Por devaluaciones nominales, se tiene que el peso colombiano ha sido una de las monedas más revaluadas en lo corrido del 2007, con un 5,4 por ciento, seguido de Brasil (5,1 por ciento). En Chile, la revaluación va este año en 0,91 por ciento y en Perú en 0,55 por ciento, mientras que en México y Argentina hay devaluaciones de 1,5 y 0,72 por ciento, respectivamente. La revaluación también puede ser vista desde el lado positivo, en el entendido de que significa una mayor fortaleza de una moneda frente al dólar estadounidense. En el caso particular de Colombia, la revaluación obedece en gran medida a la mayor inversión extranjera directa. La baja del dólar ha abaratado las importaciones, lo que ha sido aprovechado por el sector productivo para aumentar la inversión en bienes de capital. Alberto Bernal, director asociado del banco de inversión Bear Stearns de Nueva York, dice que, en términos generales, Colombia no ha perdido competitividad con otros países de Latinoamérica, pues la revaluación ha sido una constante en la región. De todas maneras, en el caso de Brasil y Perú, el tema de la competitividad cambiaria preocupa especialmente a sectores como el cafetero y el de confecciones, pues son industrias en las que Colombia tiene intereses estratégicos en materia de exportaciones, especialmente hacia Estados Unidos. En el sector de las flores, la pérdida de competitividad se ha dado especialmente con Ecuador por el tema de la dolarización del vecino país. Para los expertos, es claro que perder competitividad no es solo una cuestión relacionada con el tipo de cambio, sino con estrategias de calidad, valor agregado y comercialización de los productos en los mercados internacionales. América Latina intenta frenar la caída del dólar La caída del dólar registrada en los últimos años en varios países de América Latina ha generado toda clase de debates en la región al punto de que las autoridades económicas han tomado varias medidas para frenar o, por los menos, reducir el ritmo de apreciación de sus monedas. La estrategia para frenar la revaluación ha sido la misma en los países latinoamericanos en los que el fenómeno se ha presentado. Esa estrategia consiste en intervenciones de los bancos centrales en los mercados a través de la compra de dólares para acumular reservas internacionales. En Colombia, esa política se hizo evidente con compras masiva de divisas por parte del Emisor en una suma que ronda los 4.000 millones de dólares en el transcurso de este año. Con esto, el país pasó de tener 15.000 millones de dólares en reservas internacionales en el 2006 a más de 19.000 millones hoy. En Brasil, las reservas pasaron de 65.000 millones de dólares en abril del año pasado a 115.000 millones de la actualidad. Alberto Bernal, del banco de inversión Bearn Stearn, dice que si bien es cierto el hecho de acumular reservas internacionales fortalece a un país contra eventuales choques externos, se corre el riesgo de aumentar las expectativas de inflación a largo plazo. En Chile también se ha adelantado una estrategia de intervención cambiaria para controlar la revaluación de su moneda que ha generado el aumento de los precios internacionales del cobre, el principal producto de exportación de ese país. Además de las compras de dólares que hace el banco central, el Gobierno ha ayudado con una estrategia de mantener fuera del país las divisas que obtiene por las exportaciones de cobre. En Perú, otro país con revaluación, el banco central también ha puesto en práctica las intervenciones en el mercado con resultados más efectivos que los logrados en Colombia. Las cifras son claras: mientras en ese país, el nuevo sol se ha revaluado este año cerca de 0,6 por ciento frente al dólar, en Colombia, el peso lo ha hecho en más de 5 por ciento. Javier Dorich, analista del Banco de Crédito del Perú, dice que este año el banco central ha comprado más de 2.000 millones de dólares, y hoy el saldo de las reservas internacionales supera los 19.000 millones de dólares. Señala que el Emisor ha adoptado medidas adicionales como aumentar el límite de inversiones de portafolio en moneda extranjera a los fondos de pensiones. También subió la tasa de interés del encaje en moneda extranjera a los bancos comerciales. La principal tasa de interés de referencia del banco central se mantiene en 4,5 por ciento desde mayo del 2006 pero hay expectativas de aumento para evitar presiones inflacionarias. Como complemento a la política del Banco Central, el Gobierno peruano compra reservas al Emisor para pagar deuda externa. En Perú hay la posibilidad de que los ciudadanos tengan cuentas de ahorro y créditos en dólares, pero esa opción no obedece a la coyuntura revaluacionista, sino que existe desde hace varios años. De hecho, aunque sigue siendo muy alta, la participación de las captaciones de la banca en dólares han perdido espacio. Mientras en 1997, esa participación era del 70 por ciento, hoy está en el 60 pro ciento. Por el lado del crédito, el 63 por ciento de los préstamos de la banca están en moneda extranjera. Javier Dorich advierte que debido el alto volumen de créditos en dólares, una devaluación del nuevo sol sería muy grave para la economía de su país. EL EURO Y LA BOLSA DE N.Y. MARCARON RECORD Los mercados internacionales tuvieron ayer jornadas agitadas, que se caracterizaron con nuevos máximos históricos en dos indicadores clave: el precio del euro y el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York. En el caso de la moneda única europea, ayer batió un nuevo récord frente al dólar al ubicarse en 1,3607 dólares frente a los 1,3623 de la jornada anterior. El aumento se dio tras conocerse que las ventas de viviendas nuevas en E.U. se están frenando. En el caso de la Bolsa de Nueva York, el índice Dow Jones superó la barrera de los 13.000 puntos tan solo seis meses después de superar las 12.000 unidades. 5,4 por ciento es el índice de revaluación del peso colombiano en lo corrido del año y es uno de los más altos de los países de América Latina. Le sigue Brasil con 5,13 por ciento.

Siga bajando para encontrar más contenido