Revaluación del peso agrava el desempleo

Los serios problemas que está experimentando la economía colombiana en términos del creciente desempleo, se ven agravados por el comportamiento desfavorable que el tipo de cambio ha venido presentando en las últimas semanas.

Finanzas
POR:
marzo 18 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-18

De persistir la tendencia actual no sólo se perdería competitividad y probablemente empleos en el sector exportador, sino que los productores nacionales se verán sometidos a una fuerte competencia con la producción importada, que eventualmente podría desplazar a la producción nacional y, por esa vía, se acentuaría el problema del desempleo. NO ES SÓLO COLOMBIA Si bien es cierto que la apreciación es muy fuerte, es importante destacar que no es un fenómeno exclusivo de nuestro país, ya que muchas monedas están experimentando este mismo fenómeno con respecto al dólar. No obstante, es preciso destacar que el peso colombiano es, actualmente, una de las monedas que más se ha fortalecido con respecto al dólar. Dentro de las causas que permiten explicar este fenómeno a nivel mundial es importante destacar que ante la crisis financiera internacional la Reserva Federal (FED, por su sigla en inglés) de Estados Unidos llevó a cabo una política monetaria que redujo de manera sustancial la tasa de interés y que hizo más atractivos los mercados emergentes, entre ellos el colombiano. Con la reducción de la tasa de interés por parte de la FED se pretendía evitar la profundización de la crisis e incentivar el consumo y la inversión. Esto evitaría la profundización de la crisis y la posterior recuperación de la economía estadounidense y, por lo tanto, de la economía mundial. Esta situación ocurrió por un proceso generalizado de apreciación de muchas monedas. Este fenómeno ha hecho que algunos analistas afirmen que de esa manera Estados Unidos exportó su crisis. Resumiendo, se podría afirmar que esos diferenciales de las tasas de interés entre Estados Unidos y Colombia fueron los primeros causantes de la revaluación del peso colombiano. LA CULPA NO ES DEL EMISOR A lo largo de 2009 se observó una sostenida apreciación del peso con respecto al dólar, en un escenario de continua reducción de la tasa de interés por parte del Banco de la República, lo cual permite concluir que no sólo son los diferenciales de tasa de interés los que generan dicha apreciación. Específicamente, la reducción de las tasa de interés, generaría menores incentivos a la entrada de dólares al país y, por esa vía, un aumento o por lo menos una estabilización del tipo de cambio. Pero nuevamente lo que se ha observado desde mediados de 2009 y que se ha acentuado en las últimas semanas, ha sido una permanente caída del dólar con respecto al peso. La apreciación se ha vuelto persistente a pesar de la política monetaria adoptada por el Banco de la República durante todo el 2009 e incluso a pesar de las medidas recientemente adoptadas para evitar la caída de dólar. De hecho podría afirmarse que el actual comportamiento del tipo de cambio en Colombia no se origina en la política monetaria adoptada por el Banco de la República en los dos últimos años. Todo lo contrario, con la política monetaria se ha buscado la manera de contrarrestar la tendencia revaluacionista. *Investigador del CID de la Universidad Nacional. Se gana y se pierde De hecho, lo que even- tualmente se ganaría en producción y empleo por mayor gasto público, se pierde, y más que propor- cionalmente, por la apre- ciación que genera el creciente nivel de gasto. Esta situación es el típico ‘trade off’ que se da entre gasto público y sector externo en una economía pequeña con tipo de cam- bio flexible y que resulta insostenible siempre que se experimenten serios problemas fiscales, como el que afronta la econo- mía colombiana. El pro- blema tiende a ser crítico si se considera que los ingresos del Gobierno se han reducido de manera significativa como conse- cuencia de los menores recaudos tributarios en la actual situación de crisis. La política fiscal hecha a punta de un mayor endeudamiento Aclarado que la política monetaria no ha incidido de manera negativa en el comportamiento del tipo de cambio, es necesario fijar la atención en lo que se ha hecho en política fiscal. Es muy probable que sea la política fiscal adoptada por el actual Gobierno la que permita explicar el comportamiento del tipo de cambio en el pasado reciente, en la actualidad y de mantenerse las medidas actuales, el comportamiento en el futuro inmediato. Dentro de este conjunto de medidas, es clave destacar que las necesidades de financiamiento por parte del Gobierno se han realizado con endeudamiento externo. Esto significa una entrada de dólares a la economía, lo que se corrobora cuando se miran las cifras de deuda externa pública. Es bueno precisar que algo similar ocurre cuando el Gobierno se ha financiado internamente, pues se generan presiones al alza sobre las tasas de interés, generando incentivos a la entrada de capitales, acentuado el fortalecimiento del peso con respecto al dólar. La evidencia existente, así como los principales modelos teóricos básicos, sugieren que el actual proceso de apreciación es consecuencia de un déficit fiscal creciente, que independientemente de la fuente de financiamiento, sea externa o interna, genera un ingreso directo de dólares que acentúa el problema cambiario. En un escenario recesivo como el actual no es prioritario la reducción del déficit fiscal.ANDRUI