Revelador primer informe del Pico y Placa todo el día en Bogotá; medida seguirá intacta

Desde el pasado 6 de febrero aumentó, en los últimos meses, la velocidad en las vías hasta en un 10%, redujo la contaminación en un 5% y bajó las cifras de accidentalidad.

POR:
mayo 13 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-13

El Pico y Placa de 14 horas que opera en Bogotá para los carros particulares desde el pasado 6 de febrero aumentó, en los últimos meses, la velocidad en las vías hasta en un 10 por ciento, redujo la contaminación en un 5 por ciento y bajó las cifras de accidentalidad.

Estos tres indicadores llevaron a la Alcaldía a mantener intacta la restricción (entre las 6 de la mañana y las 8 de noche), según quedó consignado en la esperada evaluación al Pico y Placa, conocida ayer por EL TIEMPO, a través de fuentes de la Secretaría de Movilidad.

El informe -de 88 páginas y que será revelado por el alcalde Samuel Moreno en los próximos días- sentencia: "La información de carácter técnico sobre movilidad y ambiente señalan que el Pico y Placa se debe mantener por los beneficios que presenta".

Impacto económico es por crisis

En el capítulo de la velocidad, el informe revela que las autoridades evaluaron 12 corredores con la ayuda del consorcio Monitoreo, Tránsito y Transporte Urbano 2009.

Dichas mediciones se hicieron en febrero, marzo y abril, y se realizaron en la calle 26; la cra. 10; la cra. 19; la Primero de Mayo; la Av. Carrera 68-calle 100; la Av. Boyacá; la calle 19; la calle 68; las cras. 11- 13; la cra. 15; la cra 7a. y la avenida Norte-Quito-Sur (NQS).

Según el estudio -en comparación con el 2008- la velocidad en esas vías se incrementó en las 'horas valle' en un 10,1 por ciento en febrero; 7,1 por ciento en marzo; y 3,3 en abril. Ese indicador se ha ido reduciendo por el inicio de un centenar de obras viales.

En las 'horas pico', el informe subraya que la velocidad subió en cinco de los 12 corredores (cra. 10, cra. 19, calle 68, carreras 11-13 y cra. 15). La NQS se mantuvo igual.

El informe destaca un incremento en los pasajeros de TransMilenio de hasta el 8,49 por ciento. Lo mismo con los buses: de 790.472 sillas ocupadas se pasó a 952.428. Y ni qué decir de los taxis: de 94.755 carreras en el primer trimestre del 2008 se pasó a 115.742 entre febrero y abril de este año.

El estudio hace un detallado recuento de la actual crisis del transporte en Bogotá y también arroja cifras positivas en materia de medio ambiente, tras las mediciones de 13 estaciones fijas.

"En un análisis realizado entre el 26 de enero y el 15 de abril del 2009, se evidencia una disminución de un 5 por ciento en las concentraciones de material particulado, redundando en efectos positivos sobre la calidad de aire de la ciudad y la salud de la población", señala el informe.

Frente a las críticas de los comerciantes, el estudio dice: "El efecto sobre la actividad económica de la ciudad es mínimo. Pesan más otros factores como la desaceleración de la actividad económica del país y de la ciudad, el comportamiento estacional de algunos gastos y las condiciones climáticas que han incidido sobre la oferta de alimentos".

Bajó el comercio de carro nuevo

El informe destaca una reducción en la accidentalidad: de 8.735 choques entre febrero y abril del 2008 se pasó a 8.681 en el mismo período de este año. No obstante, subieron los muertos: de 118 a 123.

Pero no todo es 'color de rosa'. El Pico y Placa ampliado, como era de esperarse, ha impactado en el consumo de gasolina en Bogotá: en marzo cayó el 8 por ciento y en abril el 5 por ciento. El recaudo de la sobretasa también disminuyó 6 por ciento en marzo.

Igualmente, la restricción se ha hecho sentir en el sector automotriz, afectado de por sí por la crisis económica. Según las cifras, la matrícula de carros bajó 22 por ciento y la de motocicletas cayó 8,4.

Por su parte, el traspaso de automóviles, camperos y camionetas aumentó entre febrero y abril un 14 por ciento frente al mismo período del año pasado. Esto podría indicar un auge en el negocio del vehículo usado, motivado por algunas personas que necesitan dos vehículos en su cotidianidad o trabajo.

La Alcaldía reconoce "que la dificultad más importante que enfrenta desde el punto de vista de la aceptación de la medida tiene que ver con la forma como la ciudadanía percibe sus beneficios".

Otras cifras que trae la evaluación

Mientras en 1985 había 88 vehículos por cada 1.000 habitantes, en el 2008 había 144 carros por cada 1.000 ciudadanos. Eso se ve reflejado en el caos.

Entre febrero y abril del 2008 se registraron 10.045 comparendos por Pico y Placa. En el mismo período del 2009 se reportaron 5.513.

El crecimiento de la población se mantuvo cercano al 2 por ciento entre 1998 y 2008, mientras el parque automotor creció hasta el 15 por ciento.

Mientras en 1985 había 274 mil autos, el año pasado se contaron 1'025.203. Entre 1999 y 2008 la situación fue alarmante: ingresaron 496 mil carros nuevos.

Con corte a mayo de 2009, el IDU tiene en ejecución 70 frentes de mantenimiento y a la fecha se han terminado 355 segmentos de malla vial.

El sistema TransMilenio moviliza cerca del 25 por ciento de la demanda total de viajes en transporte público en la ciudad.

El sistema de transporte público colectivo es operado por un total de 66 empresas, con 508 rutas autorizadas a circular en el área urbana de la ciudad.

Según la Secretaría de Movilidad, ingresaron a Bogotá, entre los años 2004 y 2005, un promedio 30.000 motos por año.

yeslan@eltiempo.com.co

Siga bajando para encontrar más contenido