Revive debate por ajuste de precios en los combustibles

Las expectativas que tenían varios gremios de la producción, de que al Gobierno le sonara una propuesta para reducir la sobretasa que se aplica a los combustibles, dado que es un factor que le resta competitividad a la industria, quedó por el piso el martes en la noche cuando se conoció la decisión del Ministerio de Minas y Energía de aumentar entre 157 y 263 pesos por galón el precio de la gasolina, y en 211 pesos el precio del ACPM. Sin embargo, eso no eliminó la idea de muchos que piensan que ya es hora de revisar la metodología con la que se fijan los precios cada mes.

POR:
diciembre 02 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-12-02

Así lo manifiestan representantes del sector privado a los que una medida como la adoptada por el Ministerio de Minas y Energía va en contravía de los planes para mejorar la economía. En Bogotá, el precio de referencia de venta de la gasolina, incluida la sobretasa, quedó en 7.999,18 pesos para diciembre, mientras el Acpm cuesta 6.928,03 pesos. El incremento fue el más alto en el año y el más grande desde que el Ministerio se encarga de fijar los precios de los energéticos. Entre diciembre del 2009 e igual mes del 2010, el precio del galón de gasolina corriente se ha incrementado en 925 pesos, mientras el de Acpm lo ha hecho en 1.098 pesos. El alza, en el caso de la gasolina, es de 13 por ciento y en el diésel de 19 por ciento. “Antes que pensar en seguir subiendo los precios, lo que necesita el país es revisar la estructura de precios, reducir el impuesto global que pesa sobre los combustibles como uno de los mecanismos para incentivar la productividad y la generación de empleo”, dijo el presidente de Fendipetróleo Nacional, Juan Carlos Yepes, quien representa a los distribuidores minoristas de combustibles. En diferentes oportunidades, este gremio ha pedido al Gobierno el desmonte del impuesto global a la gasolina, la revisión de la estructura de precios de los combustibles y una modificación en el modelo del cálculo, dado que la estructura actual hace que Colombia figure entre los países con energéticos más caros del continente. Y es que una revisión a la estructura de precios ya había sido motivo de debate con anterioridad. En un comentario reciente de Anif, en el que hizo referencia al abaratamiento de los combustibles vía mejor infraestructura, se considera que la reducción de los sobrecostos al transporte es una solución para compensar las brechas de competitividad resultantes de la apreciación cambiaria, pero en todo caso, por más atractiva que haya sido la propuesta, esta deja de ser realista. El argumento es la precaria situación fiscal del país, que no permite seguir sacrificando ingresos sin alternativas para recuperarlos. Además, la sobretasa para el financiamiento de la infraestructura local ha sido un mecanismo usado para superar la pereza fiscal territorial y a juicio de Anif, eliminar esa fuente de financiamiento no le caería bien al Gobierno. Para el presidente de Fenalco, Guillermo Botero, este no era el momento de hacer un incremento de semejantes proporciones en el precio de los combustibles, en particular porque ya hay expectativas de una mayor inflación por cuenta de los estragos del invierno y la dificultad para transportar las mercancías. “Si le sumamos un incremento en el precio de los combustibles, el impacto será mucho más drástico”, manifiesta. El Ministerio de Minas explicó que el alza en el precio de la gasolina es consecuente con el comportamiento de los precios internacionales del petróleo durante noviembre, que se ubican en 85 dólares por barril. También tuvo en cuenta la devaluación. En el Acpm, el aumento se origina también por el alza de los precios internacionales y de la tasa de cambio, a lo que se agrega el aumento del precio del biodiésel que se utiliza para las mezclas con el Acpm. Este último, explica el propio Minminas, se ha visto impactado por el incremento en el precio de las materias primas utilizadas para su producción en el ámbito internacional. El Gobierno reconoce que el invierno está impidiendo el suministro de materias primas para la producción de alcohol. Por esa razón, decidió levantar, a partir de ayer, las mezclas de dicho producto con las gasolinas.Alzas en pasajes Al ajuste en los precios de los combustibles le adjudican una de las razones por la cual se presentará un incre- mento en el precio de los pasajes del transpor- te intermunicipal, según lo advirtió el presidente del Consejo Superior de Transporte, Marino Quintero. “El ajuste va a impactar en distintos frentes, en asuntos como las negociaciones del salario mínimo, en el costo de los insumos y, de alguna manera u otra, eso lo que va a afectar es el bolsillo de los colombianos porque puede tener unos efec- tos en la tarifa de viaje para la temporada”, dijo. Revisar la metodología no cae mal El presidente de Fendipetróleo, Juan Carlos Yepes, sostiene que el Gobierno tiene alternativas para darle un manejo sostenible a su política de precios, tal y como ya lo hace para las zonas de frontera, donde no hay IVA, ni impuesto global y en donde la sobretasa a la gasolina es controlada. Señala que Colombia es un país autosuficiente en combustibles fósiles y no tiene sentido basar los precios en la paridad que se tiene con los precios internacionales del petróleo. El Ministerio de Minas, por su parte, es enfático en aclarar que no se tienen apropiaciones en el Presupuesto General para subsidios a los combustibles durante el próximo año. Esa es la razón del Gobierno para justificar el esfuerzo al que se someten los consumidores en materia de precios, de tal forma que no se vean comprometidos los recursos para inversiones sociales del Estado. En este frente de la discusión, el presidente de Anif, Sergio Clavijo, dice que no considera válido otorgar subsidios a la gasolina como una vía para abaratar ‘artificialmente’ el costo del transporte. “Luego primero tocaría calcular si el precio de la gasolina implica o no dichos subsidios”.85 dólares por barril fue el precio promedio del barril de petróleo en el mercado internacional, indicó el Gobierno. "Este no era el momento de hacer un incremento de semejantes proporciones en el precio de los combustibles”. GUILLERMO BOTERO, PRESIDENTE DE FENALCO “Antes que pensar en seguir subiendo los precios, lo que necesita el país es revisar la estructura de precios, reducir el impuesto global”. JUAN CARLOS YEPES, PRESIDENTE DE FENDIPETRÓLEOADRVEG

Siga bajando para encontrar más contenido