Hacia la revolución educativa

Hacia la revolución educativa

POR:
diciembre 21 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-21

Dentro de las estrategias y programas para la política pública del Programa de Gobierno del alcalde electo de Bogotá, Gustavo Petro, uno de los proyectos principales y donde se deben enfocar grandes esfuerzos es en la educación que hace parte del eje de ciudad incluyente y para la gente. Sin olvidar, que la movilidad, la seguridad y la salud, entre otros, son pilares fundamentales, la educación es no sólo esencial, sino que es un motor importante del desarrollo de cualquier país. En este orden de ideas, es preciso clasificar los programas en corto, mediano y largo plazo, con el ánimo de organizar y planear adecuadamente qué programas permitirán una rendición de cuentas y muestra de resultados en el período actual, y qué programas servirán de base para el desarrollo y la construcción de los mismos en administraciones futuras. Por lo tanto, se puede decir con respecto al primer reportaje como Alcalde electo para El Tiempo, que la prioridad son los jardines infantiles. Destaca que en Bogotá entre 200 y 300 mil niños no tienen ningún tipo de atención. Es por esto que los primeros esfuerzos deben ser dirigidos a atender la primera infancia. De aquí que este proyecto, debe tener una proyección a corto plazo, pero así mismo su desarrollo debe ser progresivo y se debe llevar a cabo tanto en el mediano como en el largo plazo. No obstante, hay otros proyectos que pueden y deben ser pensados a corto plazo por su misma naturaleza. La estimulación de la calidad mediante la aplicación de pedagogías que enseñen a pensar, el rediseño curricular, el aprendizaje de una segunda lengua, el uso pedagógico de las TIC y el mejoramiento de las condiciones materiales y pedagógicas, son iniciativas que pueden ser implementadas desde un comienzo. De igual modo, la institucionalización de la profesión de docente, la eliminación de Cooperativas de Trabajo Asociado (ya se está haciendo), y la introducción de las guías educativas y el libro del Saber, son planes que están en marcha desde un principio. Algunos otros proyectos como la transformación del ciclo de la educación media y su conversión en un proceso de selección vocacional, la dotación tecnológica de los colegios, el fomento de clubes juveniles de aprendizaje y acceso gratuito a Internet en centros comunitarios, son planes que requieren de una mayor inversión y disposición de recursos, pero que mediante un plan de seguimiento de cumplimiento pueden irse desarrollando desde ya. El tercer grupo de iniciativas corresponde a aquellos proyectos que necesitan de inversiones aún mayores a las que requerirían los proyectos mencionados. Tal es el caso del de implementación de una jornada única educativa, la cual necesita de 300 colegios más para que se pueda llevar a cabo. Lo mismo sucede con el proyecto de generar un crecimiento de la U. Distrital Francisco José de Caldas, que requiere de una inversión fuerte en infraestructura. Pero no por esto, debe hacerse esperar el dar inicio a estas iniciativas, pues como bien se dijo, su desarrollo debe ser progresivo. Ricardo Rojas Parra Economista riropa@gmail.com

Siga bajando para encontrar más contenido