Ricardo Obregón pasa del café a los libros

Ayer se oficializó la renuncia del empresario Ricardo Obregón Trujillo a la presidencia de Procafecol, la empresa que administra el negocio de valor agregado de la Federación de Cafeteros, para asumir la presidencia del Grupo Carvajal, el cual, por primera vez, deja de ser comandado por un miembro de esa tradicional familia del Valle del Cauca.

POR:
mayo 29 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-29

El Grupo Carvajal está compuesto por 12 empresas de bienes y servicios entre las que se encuentran Norma, Propal y Publicar, que tiene operaciones en 18 países, incluido Colombia. Hace dos años y medio cuando el gerente de la Federacafé, Gabriel Silva, designó a Obregón en la presidencia de la empresa, tras su paso por Bavaria, la noticia fue bien recibida porque el nuevo foco de negocios del gremio quedaba en manos de un ejecutivo curtido nacional e internacionalmente. Ahora que Obregón se va del negocio del valor agregado del grano, las cifras parecen señalar que el empresario paisa dejó el terreno sembrado para que Procafecol mejore sus resultados financieros tras pérdidas constantes que ya dan señales de ceder. Ayer, la Federación reconoció que “Procafecol no habría podido contar con un ejecutivo mejor capacitado que él para arrancar con pie firme la consolidación y expansión de toda la estrategia de valor agregado”. El plan de la cadena, desde un comienzo, se basó en un crecimiento acelerado de sus tiendas en Colombia y en el exterior, con el fin de aprovechar el poder que tiene la marca Juan Valdez. Fue así como Obregón le puso el acelerador a la expansión. Cuando llegó, había 46 tiendas en operación y, al término de su gestión, llegó a más de 100 locales abiertos. A nivel internacional, la empresa también ha crecido mediante la entrada a otros países con socios locales fuertes que garantizaran el conocimiento suficiente del mercado para ganar reconocimiento y posicionamiento en forma rápida. Justamente, eso fue lo que logró Procafecol con Falabella en Chile, donde tiene un plan de expansión con 21 tiendas Juan Valdez. Lo mismo alcanzó con Casual Brands de España, y Latincafé de Ecuador. Incluso, está a punto de cerrar otra alianza en Suecia, un mercado pequeño, pero caracterizado por el consumo alto de la bebida. Corea del Sur y Polonia son otros sitios pendientes en la agenda de la cadena. Igualmente, en el plano institucional, el café Juan Valdez está presente en más de 300 restaurantes y hoteles, lo que significa una penetración del 22 por ciento en estos dos frentes de negocio. Por otro lado, Procafecol se precia de que Juan Valdez sea la primera marca Premium en incursionar en el segmento de oficinas, que puede ser el 40 por ciento de todo el llamado canal institucional. Cuenta con unas 55 empresas del país, a través de máquinas dispensadoras de café, sin contar con su estrategia en Estados Unidos en asocio de Wal-Mart y Coca-Cola. Estos planes de expansión siguen siendo una prioridad a nivel nacional e internacional, y para cumplirlos, la inyección de recursos frescos ha sido una constante. Aparte de la democratización accionaria con la participación de 22.000 cafeteros, a finales del año pasado la Federación capitalizó a Procafecol con 15.000 millones de pesos. Además, hace un par de semanas, la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo financiero del Banco Mundial que hace inversiones en empresas privadas, desembolsó los primeros 12 millones de dólares, de 20 millones de dólares que le prometió. Consultado sobre la gestión de Ricardo Obregón y el futuro de Procafecol, un experto del sector cafetero expresó que el ejecutivo cumplió con creces la expectativa del gremio caficultor porque su alto perfil le aportó al fortalecimiento de la compañía. Para el futuro inmediato, el nuevo presidente de Procafecol tendrá la misión de hacer cada vez más eficiente el negocio, de mantener altos niveles de servicio -incluso de garantizar que los clientes sean recibidos con una sonrisa en las tiendas-, y de potencializar al máximo lo que ya está construido, añadió el experto. Estas señales son las que le permitieron afirmar ayer a Obregón, tras oficializar su renuncia a la presidencia de Procafecol, que “es muy honroso haber contribuido a hacer de las tiendas de los cafeteros un negocio próspero y viable en beneficio del país y de los productores del grano”. 100 tiendas Juan Valdez abiertas en Colombia, y otras tantas en el exterior, deja Ricardo Obregón al finalizar su labor frente a Procafecol. Un negocio a la espera de llegar a tener utilidades En medio de una expansión agresiva y unas inversiones cuantiosas, para el gremio cafetero es lógico que los resultados financieros del negocio que apenas está en desarrollo no fueran los más saludables, aunque las cifras muestran que el panorama está cambiando a su favor. Al cierre del año pasado, las ventas de la compañía crecieron 111 por ciento frente al 2006. Es así como pasaron de 23.000 millones de pesos a 48.000 millones de pesos. Las expectativas que hace unos meses tenía Obregón eran que el crecimiento en ventas podría seguir y que los ingresos de este año serían del orden de los 100.000 millones de pesos. Por lo pronto, en el primer trimestre, las ventas llegaron a 16.163 millones de pesos, 80 por ciento más frente al primer trimestre del año pasado. Las utilidades netas, que son las que en últimas le interesan a los accionistas, todavía son negativas, pero están en tal proceso de recuperación que las perspectivas de la empresa también apuntan a que este año se verán ganancias, gracias a que los gastos se han sabido controlar y la operación de las tiendas es satisfactoria. En el 2007, las pérdidas fueron de 8.705 millones de pesos, en tanto que en el 2006 sumaron 13.907 millones de pesos, según los reportes de Procafecol. A esta tendencia descendente del saldo en rojo se suma lo que los productores han visto trasladado al Fondo Nacional del Café y que, a la fecha, asciende a los 8.200 millones de pesos en regalías por el uso de sus marcas. Actualmente, Procafecol y sus productos tienen presencia en 120 tiendas en Colombia, España, Estados Unidos y Chile. Además, el café tostado y molido se comercializa en 315 puntos de venta de las principales ciudades del país. De esta manera, la empresa al cierre del año pasado logró una participación del 6,6 por ciento del valor total de la categoría. Alfredo Carvajal, el retiro de un patriarca El retiro de Ricardo Obregón de la empresa de los cafeteros trajo otra noticia empresarial de importancia: el retiro del empresario Alfredo Carvajal Sinisterra de la presidencia del Grupo Carvajal, conglomerado cuyo origen se remonta a más de un siglo. Carvajal será sucedido por Obregón. De esta manera, por primera vez, este conglomerado no está al mando de un miembro de la tradicional familia vallecaucana. Ayer, la Cámara de Comercio de Cali le rindió un homenaje al dirigente empresarial. En su intervención, Julián Domínguez, presidente de la entidad, dijo que “Alfredo Carvajal Sinisterra continuará ejerciendo un gran magisterio en el sector privado de la región como un patriarca respetado y acatado”. Le abonó que en los últimos años preparó a la organización para una “una sucesión de liderazgo ordenada, manteniendo la cohesión de su familia y la identidad con la vena industrial tradicional en las distintas generaciones de ‘Carvajales’ que han gobernado la empresa”. Las cifras de algunas compañías del grupo son elocuentes. En el 2007, Publicar tuvo ventas por 172.607 millones de pesos, mientras que los ingresos de Carvajal Empaques ascendieron a 172.348 millones. Por su parte, Carvajal obtuvo 85.930 millones.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido