El riesgo de mostrar demasiado en una cena de negocios

En los eventos nocturnos, las mujeres enfrentan reglas de vestimenta confusas que pueden dar pie a la malinterpretación

POR:
mayo 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-16

Cuando Michele Royalty se puso un vestido negro strapless para ir a una cena de negocios formal de la compañía farmacéutica en la que trabajaba, recuerda cómo los ojos del presidente ejecutivo bajaron hacia su escote. "Una vez que un presidente ejecutivo queda atónito con su escote, se forma una imagen en su mente que no desaparecerá", dice Royalty, una ejecutiva de la compañía que se retiró hace poco. "Nunca más me puse ese tipo de vestido".
Eventos como cenas de premiación y cócteles con clientes pueden desvanecer las reglas del lugar de trabajo, incluyendo los códigos de vestimenta. Debido a que es más difícil para los hombres hacer el ridículo con trajes de noche, son a menudo las mujeres quienes muestran demasiado, dejando a sus clientes y colegas con recuerdos imborrables. Las consecuencias pueden ir desde una pequeña incomodidad hasta un gran malentendido. "La gente pierde un poco el control cuando se trata de un evento nocturno", dice Patty Fox, estilista y coordinadora de moda para los premios Oscar.

La experta dice que les da a las mujeres empresarias el mismo consejo que les da a las estrellas de cine: no se salga fuera de los límites de su estilo personal, ni siquiera para una ocasión especial.

En una cena de negocios hace poco, Gail Graham, vicepresidenta ejecutiva de marketing de Fidelity Investments, vio cómo una respetada compañera de trabajo alteró la forma de pensar que tenían sus colegas sobre ella. "Apareció en un vestido que le dejaba la espalda descubierta y resaltaba su escote", dice Graham, quien luego oyó a sus compañeros de trabajo hablar de la mujer, varios días después del evento. "Ella se convirtió en el tema de conversación. Uno quiere que hablen de sus logros". Graham añade que "no hay un crimen más grande para una mujer de negocios que mostrar el escote". Aunque evitar mostrar el escote pueda sonar obvio, conseguir el look apropiado no es tan fácil como piensa la gente. Lo que algunas mujeres ven como moderno a menudo resulta ser sexy en un ambiente de negocios. Muchas mujeres profesionales habrán cometido el mismo error que yo cometí al mostrar demasiada piel en una cena de negocios. Un invitado me elogió por mi vestido que dejaba ver mi espalda. Pero evidentemente, el vestido que yo pensaba que era apropiado para la noche le pareció a él que era algo que me había puesto para llamar la atención.

Después, esta persona insinuó que yo estaba interesada en otro invitado soltero, algo que no era para nada cierto. Debido a que en nuestra cultura las mujeres y el poder tienen una complicada relación, el vestido es un riesgo para las mujeres ejecutivas. La gente no se asombra cuando una asistente aparece en un vestido revelador. Pero cuando se trata de la presidenta ejecutiva ¿o Hillary Clinton¿ es una historia diferente. No es sólo una cuestión de imagen, a veces puede ser un problema serio. Lisa Goldstein, abogada y fundadora de la fi rma consultora Rainmaker Trainers en Filadelfi a, dice que durante una cena con clientes y sus cónyuges, la jefa de una fi rma de abogados recibió una propuesta de un cliente y su esposa.

El cliente sugirió que hicieran intercambio de parejas, dice Goldstein, quien fue consultadainformalmente sobre cómo recuperar la relación entre el profesional y el cliente. La abogada sintió que su vestido revelador había estado fuera de tono, mandando "señales que fueron malinterpretadas", dice Goldstein.

La razón por la cual existen códigos de vestimenta es para limitar las señales que pueden malentenderse.

Siga bajando para encontrar más contenido