Robert Kiyosaki y su fórmula para hacerse rico y retirarse joven

Ríos de tinta y millones de resmas se han gastado varios 'gurús', teóricos, analistas, economistas, administradores y empíricos del mundo escribiendo sobre los pasos, tips, secretos y fórmulas para hacerse rico. En ellos hay mucho de experiencia personal y otro tanto de teoría que, al parecer, si se tomaran al pie de la letra, la historia económica del mundo sería muy diferente. Sin embargo, algunos de sus planteamientos han servido a otros para alcanzar esa meta.

POR:
agosto 05 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-05

El más popular de estos escritores en la actualidad es Robert Kiyosaki, el autor de Padre rico, padre pobre, que ha vendido más de 20 millones de ejemplares en el mundo desde su aparición a comienzos de este siglo XXI y que le dio pie para hacer, al estilo de Harry Potter, una serie de libros que ya va en siete títulos. Según este hombre de 60 años que se retiró hace 12 después de vender sus empresas porque ya tenía suficiente con qué vivir el resto de su vida, la clave para ser rico está en tener una educación financiera y saber manejar las finanzas de uno mismo. El problema es que en las escuelas no preparan para lidiar con los asuntos relacionados con el dinero. Y muchas veces, los papás tampoco enseñan cómo hacerlo. Por el contrario, según este hombre que nació en Hawai, “estudia, trabaja duro y ahorra es un mal consejo”. Eso le decía su padre pobre, como se refiere a su papá biológico, un hombre preparado, que incluso hizo un doctorado, y que fue director de escuelas en Hawai. Pero vivió siempre a ras en sus gastos y murió pobre. En cambio, su padre rico, como llama al papá de un compañero de colegio de la escuela para ricos a la que asistió por casualidad y que lo entrenó en temas de inversión y dinero, vivió como millonario y dejó una herencia importante a su familia y a instituciones de caridad. Y ni siquiera terminó la escuela. “Los padres ricos no les dicen a sus hijos que trabajen para ganar dinero, sino que hagan que el dinero trabaje para ellos. En vez de ahorrar, hay que invertir fundando compañías, en la bolsa o bienes raíces para multiplicar el dinero. No poner todas las ganancias en una casa o un auto para uso propio, como hacen los pobres y la clase media, sino hacer que ese dinero rinda frutos, y recién con las ganancias quizá comprarse algo”, le dijo Kiyosaki a la periodista Juana Libedinsky en una reciente entrevista para el diario La Nación de Argentina. Sin embargo, el hombre que se retiró para seguir haciendo dinero esta vez escribiendo libros de ‘superación económica’ reconoce que nada de esto funciona si falta un punto crucial: querer ser rico. Su padre rico le enseñó a saber en qué invertir. “Una de sus primeras lecciones es que uno debe comprar activos, no pasivos, e intentar que el dinero trabaje para ti, no tu para él. Los pasivos, como un coche, un televisor o un microondas, pierden valor en el momento que uno lo compra, mientras que los activos, como una propiedad, un negocio o derechos intelectuales, tienen una tendencia a aumentar su valor. Sí hay necesidad de tener un coche, pero un Porsche no lo debes comprar hasta que realmente puedes permitírtelo, es más, mejor hacerlo sólo cuando tus inversiones puedan financiarlo”, dice el afamado autor. Hay una última enseñanza: “Cuando uno está corto de dinero, o siente la necesidad de algo, lo mejor es dárselo a los demás y volverá a uno en caudales. Esto es verdad para el dinero, pero también para la amistad y el amor.” PARA TENER EN LA CUENTA GUÍA. Otros puntos que menciona Kiyosaki en la entrevista con ‘La Nación’ para hacerse rico son: - Saber de ventas y mercadeo. La habilidad de vendedor es la base del éxito personal. - Nunca nadie será realmente rico como empleado. A veces conviene mantener el trabajo que uno tiene, al menos al principio, pero ir poniendo el dinero que se gana a trabajar para nosotros. - La gente inteligente es la que contrata gente más inteligente que ella. - Los errores no son malos, como nos enseñaron en el colegio. La gente que evita el fracaso también evita el éxito. - Hay que empezar temprano. Mi papá rico decía que lo mejor es fundirse por primera vez antes de los 30 años, así uno tiene tiempo de recuperarse.

Siga bajando para encontrar más contenido