Rockero de noche, inversionista de día

Gene Simmons, el bajista y vocalista de Kiss, se une a un nuevo grupo asegurador que se especializa en clientes acaudalados

Finanzas
POR:
abril 09 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-09

Consideraría comprarle un seguro de auto a un demonio con pantalones de cuero que escupe sangre?

Gene Simmons, el sexagenario cofundador de la legendaria banda de rock Kiss espera que sí. Por lo menos, si usted tiene suficiente dinero.

El nuevo grupo de Simmon, Cool Springs Life Equity Strategy, se lanzó el mes pasado para atraer a un lucrativo grupo demográfico: artistas, deportistas y otros con un patrimonio superior a US$20 millones y que necesitan una póliza de seguro de vida de al menos US$10 millones. Los fundadores de la firma consideran que la venta de pólizas de seguro gigantes, también conocidas como jumbo, son una gran oportunidad.

El único problema: Cool Springs está en Franklin, Tennessee, lejos de las mecas del entretenimiento en Los Ángeles y Nueva York. El pasado septiembre, los fundadores se dieron cuenta de que necesitaban a alguien que atrajera a individuos millonarios.

Así que llamaron al tragafuegos.

Reconocido como uno de los mejores vendedores de mercancías en el mundo de la música, Simmons está involucrado "en todo tipo de proyectos, desde condones Kiss a ataúdes Kiss", en palabras del bajista. Hay una cafetería Kiss en Carolina del Sur e incluso un sello postal del grupo.

Cool Springs promete a la gente rica la posibilidad de comprar grandes pólizas de seguro sin gastarse nada de su propio dinero en primas anuales, que pueden superar los US$300.000 para la gente mayor.

La firma se basa en la asunción de que el Congreso estadounidense reestablecerá un impuesto sobre la herencia que ha sido desactivado. Este impuesto sobre los bienes de la sucesión hace más atractivo el seguro de vida para los multimillonarios. Las pólizas que incluyen un componente de ahorros pueden aumentar de valor durante la vida del titular libres de impuestos; el dinero tras la muerte de la persona puede estar exento de impuestos sobre herencia, donaciones y sobre la renta.

Cool Springs afirma que lo que distingue la firma es un programa de financiamiento patentado. En colaboración con un banco de inversión, la compañía acuerda un préstamo para el comprador para cubrir las primas. El préstamo se repaga sobre la marcha, con los ahorros acumulados en la póliza, o tras el fallecimiento del titular, con el dinero recibido. Cool Springs asegura que su método reduce los costos de endeudamiento del comprador.

Al enfocarse en pólizas de gran tamaño, Cool Springs afirma que puede cobrar una comisión mucho menor que la que reciben normalmente los agentes de seguros, menos del 40% de la prima del primer año, comparado con el 100% más o menos para los consumidores comunes. El resto del dinero permanece en la póliza, donde aumenta con el paso del tiempo, produciendo, en teoría, un mejor retorno para el titular.

Cool Springs dice que ya ha procesado varias solicitudes, entre ellas una de Simmons, quien afirma que tiene una póliza de US$10 millones.

Endeudarse para pagar una póliza de seguro no es nada nuevo. A medida que la deuda se disparó en EE.UU. en los últimos años, el negocio de prestar dinero para compras de seguros de vida registró un gran auge, antes de caer drásticamente durante la crisis financiera, dicen ejecutivos de la industria. Los candidatos más lógicos para estas transacciones son las personas acaudaladas con activos ilíquidos, como negocios o propiedades, que enfrentan elevados impuestos en la sucesión de bienes.

Algunos expertos en planificación de patrimonio no están muy entusiasmados con la noción de pedir dinero prestado para pagar primas de seguro. Aseveran que los costos de endeudamiento pueden ser mayores que los esperados por el comprador, o que pueden surgir otros problemas, como la petición de más garantías por parte del banco.

Una de las mayores preocupaciones es que estos programas asumen que los ahorrosque se logran con la póliza serán superiores al interés sobre el préstamo, algo que podría no ser cierto si las tasas de interés registran una fuerte alza.

Cool Springs afirma que mantiene bajos los costos de endeudamiento y otros, y elige las pólizas de alta calidad con la mejor oportunidad de lograr un sólido crecimiento de ganancias para minimizar el riesgo. "No haremos una transacción con quien no esté en posición" de firmar un cheque para pagar las primas, dice Samuel B. Watson, quien dirige Cool Springs Financial Group LLC.

Simmons conoció a Watson hace unos tres años a través de una firma de Wall Street con la que ambos hacían negocios y han sido amigos desde entonces. "Pensé que la mejor forma de hacernos conocidos era a través de Gene", explica Watson.

"He trabajado con seguros toda mi vida, y los ejecutivos de este sector no tienen un público", agrega otro socio de la firma, David R. Carpenter. "Gene tiene público. Tiene la reputación de ser un genio del marketing. Tiene maneras excelentes de conceptuar un producto".

Por su parte, Simmons dice que "el factor curiosidad" le ayudó a promocionar el negocio. Él y otros socios de Cool Springs fueron festejados recientemente por una rica socialite neoyorquina y organizarán fiestas en Londres y Cannes en mayo, después que se inicie la gira de Kiss en Europa.

Joshua Rubenstein, un abogado de Nueva York que critica el modelo de pólizas con dinero prestado, no comparecerá en ninguno de estos eventos. Pero mantiene la mente abierta para nuevos vehículos aseguradores.

"Avísenme cuando Alice Cooper invente uno", dice.