Los Rodríguez se han vuelto populares en E.U.

Los García y los Rodríguez amenazan el reinado de los Smith...por lo menos en el directorio telefónico de varias ciudades estadounidenses donde los latinos están dejando de ser una minoría. Según el censo de Estados Unidos, estos dos apellidos están ya entre los diez más comunes del país. En concreto, 858.259 estadounidenses llevan el apellido García y 804.240 el de Rodríguez, frente a los 2’376.206 que se apellidan Smith, el número uno de la lista.

POR:
noviembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-21

Sin embargo, su supremacía se ha visto reducida. Según la Agencia de la Seguridad Social, casi 3,4 millones de personas llevaban el apellido Smith en 1984. En 1990, el Censo contabilizó 2,5 millones, una cifra que se redujo a 2,4 millones en el 2000. En cambio, el crecimiento de los latinos es rápido, si se tiene en cuenta que los García treparon al puesto número ocho de la clasificación desde el 18, mientras que los Rodríguez saltaron del 22 al noveno. A mediados de los años 60, cuando se alcanzaron los 200 millones de habitantes, el 84 por ciento de la población de Estados Unidos era blanca, el 11 por ciento negra, el 4 por ciento hispana y el 1 por ciento asiática, según el Pew Hispanic Center. Cuatro décadas más tarde, los hispanos representan ya el 15 por ciento de la población, con 45 millones de personas en sus filas. Esas cifras convierten a los latinos en el grupo de más rápido crecimiento en el país del norte, gracias tanto a la inmigración, como a unas tasas de fertilidad superiores a la media, lo que los ayudará a seguir ganando presencia y poder. Varios demógrafos creen, además, que es probable que se trate de la primera vez que un apellido -en este caso varios- de origen no anglosajón aparece entre los diez más populares del país. Los expertos apuntan a que son varios los factores que ayudan a explicar el protagonismo de la nomenclatura hispana. Mencionan, en ese sentido, que durante las oleadas migratorias de los siglos XIX y XX era común que los funcionarios de turno adaptaran o simplificaran los nombres de los recién llegados. P. Rodríguez, un residente de Washington, recuerda que, aunque sin llegar a esos extremos, hay una dejadez en la grafía que hace que muchos de los que comparten su apellido acaben convertidos en ‘Rodrigues’ o variaciones por el estilo. Pese a esas adaptaciones, los hispanos se mantienen fieles a sus raíces y son pocos los que optan por cambiar sus apellidos, aunque sí se inclinan por nombres anglos a la hora de bautizar a sus descendientes. Las estadísticas del Censo revelan que hay seis millones de apellidos distintos en Estados Unidos. EFE

Siga bajando para encontrar más contenido