Roubini alerta sobre una recesión de caída doble

Bloomberg/. Nouriel Roubini, profesor de la Universidad de Nueva York y quien predijo la crisis financiera, dijo que la probabilidad de una recesión de caída doble es creciente debido a los riesgos vinculados con el fin de los estímulos globales monetarios y fiscales.

Finanzas
POR:
febrero 16 de 2016 - 06:59 p.m.
2016-02-16

La economía mundial tocará fondo en el segundo semestre de 2009, escribió Roubini el 23 de agosto en un comentario en el diario Financial Times. La recesión en Estados Unidos, el Reino Unido y algunos países europeos no “terminará formalmente” antes del final del año, en tanto la recuperación ha comenzado en países como China, Francia, Alemania, Australia y Japón, escribió. Los gobiernos de todo el mundo han comprometido alrededor de 2 billones de dólares en medidas de estímulo en medio de la peor recesión mundial desde la Gran Depresión. El presidente de la Reserva Federal (FED), Ben S. Bernanke, y otros estrategas globales han advertido que la recuperación probablemente sea muy discreta, indicando que no descartarían pronto todo el estímulo inyectado en el sistema financiero. “Hay riesgos asociados con las estrategias de salida de la enorme ayuda monetaria y fiscal”, escribió Roubini. “Los estrategas están de malas, tanto si actúan como si no lo hacen”. Los funcionarios gubernamentales y de bancos centrales pueden socavar la recuperación e inclinar sus economías de vuelta a una ‘estandeflación’ si aumentan los impuestos, reducen el gasto y absorben el exceso de liquidez en sus sistemas para reducir los déficit fiscales, dice Roubini, quien define la ‘estandeflación’ como recesión y deflación. Quienes mantienen grandes déficit de presupuesto serán castigados por los vigilantes del mercado de bonos, según aumentan las expectativas inflacionarias y los rendimientos de bonos gubernamentales de largo plazo, escribió. Funcionarios del Banco Central Europeo encabezados por el presidente Jean-Claude Trichet están insinuando que no se apresurarán a revertir su estímulo de emergencia en medio de las crecientes pruebas de una recuperación económica. El BCE ha reducido su tipo de interés referencial a un récord de 1 por ciento y está comprando bonos cubiertos e inundando de dinero los bancos. “Vemos algunas señales que confirman que la economía real está comenzando a salir del periodo de caída libre”, dijo Trichet en el simposio anual de la FED en Jackson Hole, el 22 de agosto. “Esto no significa en absoluto que no tengamos un camino difícil por delante”. MEDICINA MONETARIA Estados Unidos tiene que resolver la cuestión de las cantidades enormes de ‘medicina monetaria’ que se han inyectado en el sistema financiero y que ahora representan amenazas a la economía y al dólar, aseguró la semana pasada el multimillonario Warren Buffett. Roubini espera una recuperación en forma de U, durante la cual el crecimiento será “anémico y por debajo de la tendencia por al menos un par de años”. Una recuperación global total de la recesión actual puede tomar dos años o más, dijo a comienzos de mes el Nobel de economía Paul Krugman. El creciente desempleo, un sistema financiero global que aún está “gravemente dañado” y ganancias empresariales débiles están entre las razones por las cuales la recuperación no será en forma de V, sostuvo Roubini. “Aún persisten las tensiones en muchos mercados financieros en todo el planeta”, expresó o Bernanke en un discurso del 21 de agosto. “La recuperación económica probablemente sea relativamente lenta al comienzo, y el desempleo sólo bajará desde niveles altos”. Los precios de la energía y la comida también están subiendo más rápido de lo previsto por los fundamentos de la economía, lo cual también puede elevar el riesgo de una recesión de caída doble, escribió Roubini, añadiendo que podrían ser impulsadas por contrataciones especulativas. Roubini predice igualmente un aumento de los precios del petróleo que frenará la actividad. En conclusión: la reanudación será fantasmagórica y la recaída inevitable. -2.9% será la contracción de la economía mundial, de acuerdo a las proyecciones del Banco Mundial. 9% caerá el comercio mundial este año, según los pronósticos entregados en marzo por la OMC. '' Hay riesgos asociados con las estrategias de salida de la enorme ayuda monetaria y fiscal. Los estrategas están de malas, tanto si actúan como si no lo hacen”. '' El año pasado, el petróleo a 145 dólares por barril fue un punto de inflexión para la economía mundial porque creó tendencias negativas en materia de comercio”. '' La economía mundial tocará fondo en el segundo semestre. La recesión en E.U., el Reino Unido y algunos países europeos no terminará for- malmente antes del final del año”. El tema divide las opiniones de los economistas La recesión de doble caída reaviva oscuros recuerdos. En 1937, en momentos en que Estados Unidos se recobraba del crac de 1929 y volvía al crecimiento, la Reserva Federal cortó los flujos del crédito por miedo a la inflación, provocando una recaída del Producto Interno Bruto de -3,4 por ciento. Una “recesión de doble caída provocaría un frenazo brutal de la actividad y podría conducir a un repliegue proteccionista de los Estados, los que estarían sometidos a fuertes presiones sociales internas”, recalcó Eswar Prasad, profesor de la Universidad de Cornell. Daniel Gros del Centro de Estudios Políticos Europeos considera prematuro hablar de recaída. “Antes de hablar de ello, primero hay que llegar al rebote”, dijo, recordando que sólo algunas economías salieron ya de la recesión. Los expertos, en conjunto, están de acuerdo en que la economía mundial no está a salvo de un nuevo bandazo. “La actual recuperación es estimulada por fuerzas temporales ligadas a los planes de reactivación que van a agotarse progresivamente. Una salida demasiado rápida de estas medidas podría provocar una recaída”, señaló Michel Aglietta, director del Centro de Estudios e Informaciones Internacionales. Organizaciones internacionales tradicionalmente alérgicas a los déficit (Fondo Monetario Internacional, Ocde, entre otras) aconsejan además a los Estados no reducir brutalmente sus gastos para no asfixiar la recuperación. La cuestión del "ritmo" no resolverá todo. Una vez que pasen los efectos de los planes de reactivación, el sector privado deberá imperativamente tomar el relevo de la inversión pública para consolidar la recuperación. Y es ahí donde radica el problema.WILABR