Roya en Centroamérica, una oportunidad para café colombiano

Colombia tendrá tres años claves para reposicionarse en los mercados y aumentar volúmenes de exportación de café, pues ese es el tiempo antes del cual se espera que Centroamérica no recupere su producción, afectada por la plaga de la roya.

Cafetal en el Valle del Cauca.

Archivo particular

Cafetal en el Valle del Cauca.

POR:
mayo 28 de 2013 - 05:48 a.m.
2013-05-28

Para Centroamérica, una de las primeras barreras por superar, antes de iniciar un proceso de erradicación y renovación de sus cafetales, es que no encuentre semilla para sembrar.

Por lo menos Colombia no le exportará una, en la medida en que la demanda interna copa las necesidades de la renovación de cafetales, reconoció Luis Genero Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

La oportunidad para Colombia radica en que comiencen a mermar las exportaciones centroamericanas y Colombia las aumente, explica Germán Meneses, jefe de compras de la tostadora Brooklyn Roasting Company (BRC), con sede en Nueva York.

El empresario destacó que el precio del café colombiano ha repuntado, aunque anotó que dos ‘grandes’ –Vietnam e Indonesia– vienen ‘pisando los talones’ en la oferta de cafés suave arábica lavado.

Por su parte, Carlos Ignacio Rojas, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Asoexport), no es tan optimista en materia de precios.

Destacó que, por ahora, Brasil está en sus mejores cosechas (incluso en sus ‘años malos’), mientras que a Colombia le queda la labor de recuperar lo perdido, luego de cuatro años de merma en la producción y las exportaciones.

Así las cosas, Rojas destacó que la roya en Centroamérica evitó una caída más severa de los precios del café suave. “Sigue siendo muy optimista la proyección de que produzcamos 10 millones de sacos”, concluyó el director de Asoexport.

Al ser consultados directamente sobre la oportunidad que podría representarle para el café colombiano, los voceros de la Federación prefirieron abstenerse de opinar.

Según Robério Oliveira Silva, director de la Organización Internacional del Café (OIC), con sede en Londres, la actual plaga en Centroamérica “es la peor que se ha visto desde que hizo su aparición allí, en 1976, lo que ha llevado a algunos de los países a declarar el estado de emergencia fitosanitaria”.

Más del 54 por ciento del área sembrada con café en ocho países centroamericanos está infectada por la plaga de la roya, por lo cual 373.584 trabajadores han perdido sus empleos, mientras que este año dejarán de producirse un total de 2,7 millones de sacos.

Oliveira aseguró que es necesario aprender a convivir con la plaga, modificando el manejo de los cafetos, ante las alteraciones producidas por el cambio climático.

Como mínimo, Centroamérica podría recuperar dentro de tres años su producción y exportaciones, tiempo durante el cual los demás países productores irán por sus mercados.

Colombia tendrá tres años claves para reposicionarse en los mercados y aumentar volúmenes de exportación de café, pues ese es el tiempo antes del cual se espera que Centroamérica no recupere su producción, afectada por la plaga de la roya.

Para Centroamérica, una de las primeras barreras por superar, antes de iniciar un proceso de erradicación y renovación de sus cafetales, es que no encuentre semilla para sembrar.

Por lo menos Colombia no le exportará una, en la medida en que la demanda interna copa las necesidades de la renovación de cafetales, reconoció Luis Genero Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros.

La oportunidad para Colombia radica en que comiencen a mermar las exportaciones centroamericanas y Colombia las aumente, explica Germán Meneses, jefe de compras de la tostadora Brooklyn Roasting Company (BRC), con sede en Nueva York.

El empresario destacó que el precio del café colombiano ha repuntado, aunque anotó que dos ‘grandes’ –Vietnam e Indonesia– vienen ‘pisando los talones’ en la oferta de cafés suave arábica lavado.

Por su parte, Carlos Ignacio Rojas, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Café (Asoexport), no es tan optimista en materia de precios.

Destacó que, por ahora, Brasil está en sus mejores cosechas (incluso en sus ‘años malos’), mientras que a Colombia le queda la labor de recuperar lo perdido, luego de cuatro años de merma en la producción y las exportaciones.

Así las cosas, Rojas destacó que la roya en Centroamérica evitó una caída más severa de los precios del café suave. “Sigue siendo muy optimista la proyección de que produzcamos 10 millones de sacos”, concluyó el director de Asoexport.

Al ser consultados directamente sobre la oportunidad que podría representarle para el café colombiano, los voceros de la Federación prefirieron abstenerse de opinar.

Según Robério Oliveira Silva, director de la Organización Internacional del Café (OIC), con sede en Londres, la actual plaga en Centroamérica “es la peor que se ha visto desde que hizo su aparición allí, en 1976, lo que ha llevado a algunos de los países a declarar el estado de emergencia fitosanitaria”.

Más del 54 por ciento del área sembrada con café en ocho países centroamericanos está infectada por la plaga de la roya, por lo cual 373.584 trabajadores han perdido sus empleos, mientras que este año dejarán de producirse un total de 2,7 millones de sacos.

Oliveira aseguró que es necesario aprender a convivir con la plaga, modificando el manejo de los cafetos, ante las alteraciones producidas por el cambio climático.

Como mínimo, Centroamérica podría recuperar dentro de tres años su producción y exportaciones, tiempo durante el cual los demás países productores irán por sus mercados.

Juan Carlos Domínguez

Redacción de Economía y Negocios

 

Siga bajando para encontrar más contenido