Rusia y Oiea crean banco de combustible nuclear

Viena/EFE. Garantizar el acceso al combustible nuclear a países que necesiten satisfacer sus necesidades energéticas es el objetivo del primer banco mundial de uranio poco enriquecido, un proyecto puesto en marcha por el Oiea y Rusia.

Finanzas
POR:
marzo 30 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-30

La firma del acuerdo se produjo ayer en la sede de la ONU en Viena y contó con la presencia del director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (Oiea), Yukiya Amano, y del responsable de la empresa estatal rusa de energía nuclear, Sergei Kirienko. La creación del banco pretende evitar que los Estados miembros se vean desprovistos de uranio para uso pacífico debido a razones de disputas políticas que nada tengan que ver con cuestiones técnicas o económicas, explicaron a EFE fuentes del Oiea. La idea no es así que el nuevo banco sustituya al actual mercado de compra-venta de uranio, que se considera que funciona de forma adecuada. En cualquier caso, cualquier operación de venta de combustible nuclear tiene que ser aprobada por el Oiea, el organismo de la ONU que vela por el uso pacífico de la energía atómica. El costo del proyecto, que albergará unas 120 toneladas de uranio poco enriquecido se estima en unos 250 millones de dólares. La creación y el mantenimiento del banco, que se ubicará en Angarsk, al sureste de Siberia, corre a cargo de Moscú. “Con este proyecto hacemos que el mundo sea un poco mejor”, indicó Kiri-jenko en rueda de prensa tras la firma del acuerdo. El responsable ruso indicó que el proyecto no tiene intereses comerciales sino aumentar el control sobre la diseminación de combustible atómico. En cualquier caso, el uranio del nuevo banco no será distribuido de forma gratuita, sino a precio de mercado. Según el Oiea, los ingresos producidos por la venta serán empleados para volver a llenar la reserva. El proyecto fue aprobado el pasado 27 de noviembre por la Junta de Gobernadores del Oiea. Límites al enriquecimiento de uranio La Oiea pretende evitar que más países -como actualmente Irán- quieran hacerse con el ciclo completo de combustible nuclear, incluido el enriquecimiento de uranio, un material de posibles aplicaciones militares. La iniciativa fue rechazada por Egipto, Malasia y Venezuela, al considerar que la reserva sería un impedimento indirecto a la adquisición de tecnología nuclear.ADRVEG