Se sabía, pero...

Finalmente, no hay prueba de supervivencia. La respuesta de las Farc ante el plazo fijado por el presidente Uribe confirma la vieja táctica dilatoria, reconocida por el Comisionado de Paz. Entonces para qué, sorpresiva e incomprensiblemente, involucramos a doña Piedad Córdoba, enemiga del Gobierno y al presidente Chávez, quien tiene una agenda totalmente opuesta a los objetivos de paz del país, como son una guerrilla sometida a la Constitución, leyes e instituciones nacionales.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

La paz en Colombia a la que Chávez viene refiriéndose hace mucho tiempo y sobre la cual todo se ha ido en retórica a su favor y en función de su imagen, es diferente a la que la mayoría de los colombianos, empezando por el Gobierno, queremos. Su objetivo, a pesar de la opinión de algunos, es el de un próximo gobierno proclive a los intereses ‘bolivarianos’ y financiado por ellos, que permita a la guerrilla lograr sus metas. La paz o un acto amistoso con el presidente Uribe no están en su libreto. Como resultado, doña Piedad, en primera página, con una boina de las Farc que posiblemente siempre ha usado debajo del turbante. Iván Márquez, residente, y sus secuaces en Miraflores, agasajados como huéspedes especiales entre abrazos ‘bolivarianos’. El protagonismo de nuestra senadora y su futura bandera política, pero ante todo la financiación por el régimen ‘bolivariano’, ya lo tiene asegurado. Chávez , como lo acaba de reafirmar, seguirá siendo el apóstol de la paz en Colombia. Según la entiende y busca. Recordemos cómo hace más de siete años, al explicar su neutralidad en el conflicto colombiano, juró el mismo apostolado. Al final, culparán a Uribe por no tener ‘flexibilidad’ o no impedir las operaciones militares, etc. El último episodio, fruto de la ingenuidad y desconocimiento de Chávez por quienes se jactan de conocerlo fue la filtración de que el presidente Uribe lo autorizó a ina- ugurar mesa en el Caguán con ‘Tirofojo’ y después con él. Fuera de ser un acto de prestidigitación estilo Cooperfield, todos quedamos impactados por la inconsistencia entre el discurso categórico y vehemente, y las concesiones privadas. Paciencia dirán algunos. Como la que tuvimos y terminó en el asesinato de los diputados del Valle. O la mágica estrategia implícita que todos venimos asumiendo en las acciones que no entendemos. A nuestra suplicante invitación para el regreso de Venezuela a la Comunidad Andina, ya nos contestaron los tres socios. Piden mínimos y un mes para responder. No olvidemos que en Tarija, Bolivia, se declaró que deberíamos modificar lo que fuera necesario para permitir el ansiado regreso. Consultor internacional Chávez , como lo acaba de reafirmar, seguirá siendo el apóstol de la paz en Colombia”.

Siga bajando para encontrar más contenido