Los Saboya, herederos del último rey de Italia, quieren de vuelta todos sus tesoros reales

Los Saboya, herederos del último rey de Italia, han pasado de la gratitud por permitirles el regreso del exilio a pedir al Estado una millonaria indemnización por los daños sufridos durante 56 años de su alejamiento del país.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

Víctor Manuel de Saboya pisó en marzo del 2003 suelo italiano en Nápoles, la misma ciudad que le vio partir en 1946 junto a sus padres María José y Humberto II. Y lo pudo hacer, gracias a que el Parlamento eliminó el artículo de la Constitución de 1948 que les prohibía a los varones de la familia pisar territorio patrio. Cinco años después, la gratitud se ha convertido en una demanda al Estado por 260 millones de euros ante los que consideran “daños morales sufridos al haber sido obligados al exilio”. Víctor Manuel de Saboya, de 70 años, pide 170 millones de euros, y a su hijo, el príncipe Manuel Filiberto, le corresponderían 90. Los Saboya quieren, además, que les sean restituidos todos los bienes que fueron confiscados a la corona, entre ellos varios edificios, joyas y el Palacio del Quirinal, actual sede del Presidente de la República. El príncipe heredero aseguró que el dinero sería destinado a una Fundación para ayudar a los más necesitados. La reacción del Gobierno ha sido tajante en que no se pagará nada a los Saboya, mientras que ha generado indignación en los italianos. Efe

Siga bajando para encontrar más contenido