SAC analiza propuesta de banca de inversión

El gremio dice que no se ha entendido la dimensión que puedan tener los negocios.

Los gremios, reunidos en la SAC, analizarán la conveniencia de la puesta en marcha de esta unidad de banca de inversión.

Archivo Portafolio.co

Los gremios, reunidos en la SAC, analizarán la conveniencia de la puesta en marcha de esta unidad de banca de inversión.

Finanzas
POR:
junio 26 de 2014 - 04:04 a.m.
2014-06-26

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, dijo que la junta directiva del gremio, reunida en la mañana de ayer, decidió revisar –en detalle– el tema de banca de inversión puesto en marcha por el Ministerio de Agricultura.

Esa unidad, que funcionará en la cartera agraria, promoverá proyectos de inversión que sean rentables para el sector agropecuario.

Se busca que estos sean integrales, en los que participen los dueños de tierras, trabajadores, inversionistas locales y extranjeros.

“Por ahora, nadie le ha dado la importancia que merece a este tema y merece la pena analizarlo.

“Esta es la tarea que concretamos ayer en nuestra junta directiva, así que en esto vamos a trabajar.

Los bancos de inversión pueden jugar un magnifico papel”, dijo el dirigente gremial.

Así, los gremios, reunidos en la SAC, analizarán la conveniencia de la puesta en marcha de esta unidad de banca de inversión.

Por último, el presidente del gremio recalcó la necesidad de que, al cambio de Gobierno, se mantenga la continuidad en los programas como el anotado.

En entrevista con Portafolio, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, destacó que los temas de tierras, cuyo proyecto de Ley cursa en el Congreso, pueden manejarse de diferentes formas.

“No estamos proponiendo negocios de compra y venta de tierras, sino proyectos productivos, bien sea con tierras en arriendo, cuentas en participación, alianzas productivas o mandatos. Propondremos negocios productivos a través de esa unidad de banca de inversión”, dijo el Ministro.

Se destacó que las prioridades estarán en los subsectores de maíz, soya, hortofrutícola (aguacate hass, fresa, brócoli, etcétera), forestales y cacao, entre otros, con los que pueda cumplirse la meta de sembrar un millón de hectáreas adicionales durante los próximos seis años, es decir, al 2020.

Lo anterior, demandaría inversiones por unos 47 billones de pesos, recursos que saldrán del sector público y los inversionistas privados.

En cuanto al componente de inversión, el proceso productivo se realizará a través de un operador que se encargará de implementar y ejecutar el proyecto en cuanto al uso de tecnologías, capital de trabajo, productividad, procesos industriales en la cadena de valor y control fitosanitario y de calidad.

EL IMPACTO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LOS PROYECTOS

Mientras se aspira a la meta de sembrar un millón de hectáreas –adicionales– para el año 2020, se estima que con una buena gestión y con la puesta en marcha de proyectos en cada una de las cadenas productivas anotadas, se generaría empleo e ingresos para no menos de 540.000 pequeños productores y sus familias, quienes tendrían ingreso superiores a 5,4 billones de pesos.

Esto, obviamente, tendría un impacto positivo en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, calculado en más de 3 billones de pesos.

Así, el Gobierno espera que se den las alianzas para estructurar proyectos productivos integrales entre los propietarios de tierras, trabajadores, inversionistas locales e internacionales, para fortalecer el sector agropecuario del país.