Salidas rentables a problemas sociales

Hemos visto en los últimos tiempos una avalancha de publicaciones sobre el tema de los negocios inclusivos. En privado, muchos se preguntan legítimamente si este es otro tema pasajero que disfruta de sus cinco minutos de gloria, o si esta nueva mirada ha llegado para quedarse. Pero ¿Por qué necesitamos de los negocios inclusivos? Respondamos dando una mirada al sector de salud de Venezuela.

Finanzas
POR:
febrero 16 de 2016 - 06:58 p.m.
2016-02-16

Según datos recogidos por una investigación de la Social Enterprise Knowledge Network sobre negocios inclusivos, que abarcó nueve países de Iberoamérica, distintos sectores compiten por brindar servicios de salud en ese país. Los hospitales públicos, con apoyo del Estado, tienen por misión atender a la gran mayoría de la población. Sin embargo, están desfinanciados y carecen de los insumos más elementales, como algodón, yeso o medicinas. También está la seguridad social, cofinanciada por trabajadores y empleadores. Pero su alcance es limitado en un país donde la mayoría trabaja en la economía informal: Sólo alcanza al 14 por ciento de la población. Para remediar esto el Gobierno creó ‘Barrio Adentro’, un programa financiado por Pdvsa e implementado con médicos cubanos. Pero muchos se preguntan cuán sostenible será esta solución. También compiten en ese mercado organizaciones religiosas, las ONG y empresas de distinto tipo (clínicas privadas, administradoras de fondos de salud, compañías de seguro y medicina prepaga), que no reciben subsidios públicos. Su servicio es bueno, pero limitado por barreras de precio, pues sólo accede a él un 15 por ciento de la sociedad venezolana. En líneas generales, el sector público de salud tiene escala y alcance, pero es ineficiente. Las ONG dan un servicio efectivo, aunque sufren los límites de la filantropía para llegar a las masas. El sector de salud privado tradicional es eficiente, pero basado en modelos de negocio que excluyen a 4/5 de la población. En esta problemática social, algunos vieron una oportunidad comercial. Así nació Cruzsalud, una empresa privada fundada en noviembre del 2004 con la misión de dar servicios de salud de calidad al estrato E (equivalente a estratos 1-2 de Colombia), en forma rentable. En lugar de trasladar mecánicamente modelos concebidos para las clases medias, partió desde cero. Invirtió tiempo y recursos en conocer y segmentar a su público objetivo, sus necesidades, su voluntad de pagar, y sus posibilidades financieras. Desde esa realidad, diseñó hacia atrás una cadena que le permitiese dar respuestas en forma costo-efectiva. Todos sus planes incluyen acceso a un centro de atención integral abierto 24 horas los 365 días del año y atención médica domiciliaria. Desde el primer año de operación, la empresa fue rentable; en sus primeros dos años de existencia concretó 10.000 afiliaciones, y desde entonces no ha dejado de crecer. Lo que Cruzsalud nos muestra es que cuando el sector privado opera a partir de modelos inclusivos, es el único actor capaz de combinar eficiencia, efectividad, replicabilidad y escala. Si conseguimos que nuestra comunidad empresarial acepte el desafío de concebir esos modelos, habremos dado un paso adelante para la construcción de una sociedad más armoniosa. ear@adm.uniandes.edu.co 14% de los venezolanos puede acceder a la seguridad social. 10.000afiliaciones logró, en sus primeros dos años, Cruzsalud.WILABR