‘O salimos ahora o nos quedamos’

Ha sido descrito como la persona que impulsó las reformas que hicieron de la economía peruana la de mayor dinamismo en América Latina. Con una prestigiosa hoja de vida en el sector privado, Pedro Pablo Kuczynski ha desempeñado en varias ocasiones cargos públicos de primera importancia en su país, incluido el de Primer Ministro. El economista limeño está en Bogotá y habló en exclusiva con PORTAFOLIO.

POR:
septiembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-10

¿Por qué las cifras del Perú son tan buenas? Diría que por varias razones. Primero, el Perú esta recuperando todo lo que perdió durante 25 ó 30 años. Luego, hay el efecto de inercia de los ingresos de los altos precios de los minerales que nos van seguir apoyando por un tiempo. Tercero, el Perú se esta diversificando bien y no solo en la exportación de minerales. Tenemos toda la parte de confecciones, de pesca, de agricultura, de exportaciones no tradicionales como los aguacates. Todo eso nos da bastante ánimo. La cuarta razón es que los mecanismos de financiamiento de vivienda que se pusieron en marcha en el anterior Gobierno están teniendo un buen efecto y hay mucha construcción de vivienda popular privada, donde antes había un rezago muy grande, con algunas garantías financieras del sector público, y eso seguirá por un buen tiempo. ¿Qué necesidades tienen? Infraestructura. Se están haciendo concesiones en consorcios públicos y privados, en algunas grandes carreteras. Los puertos también se están concesionado y todos los aeropuertos ya han cumplido ese proceso. Ahora viene una etapa de construcción importante. ¿Perú se ha destacado por haber manejado con relativo éxito el tema de la tasa de cambio? Cuando yo estaba en el Gobierno hubo mucha presión de tener cosas predecibles, tener tipos de cambio que no son predecibles es muy costoso para las decisiones de inversión. Obviamente nunca he abogado, ni personas sensatas abogan, para que se tengan tipos artificialmente depreciados o sobrevaluados. ¿Está de acuerdo con imponer controles a los capitales en ciertos casos? Hay dos tipos de controles. Controles en el sentido de decir ‘bueno, usted no puede entrar aquí por una cuestión legislativa’, que en general son inefectivos. Chile, por ejemplo, empleó un poco de esto, lo cual no impidió que su tipo de cambio se apreciara demasiado y luego se devaluara otro tanto. Sí creo que se pueden poner encajes y en el Perú se hizo eso, y fue muy efectivo en parar la depreciación del tipo de cambio. ¿Y el hecho de haber permitido cuentas en dólares sirvió para eso? Las cuentas en dólares en el Perú son la inercia de la hiperinflación que hubo a fines de los 80, donde la gente perdió confianza en la moneda y un depósito en soles valía la mitad en unas cuantas semanas. Eso el Banco Central lo desalienta, pero no está prohibido. Ahora, el caso de Colombia es muy distinto pues aquí nunca ha habido hiperinflación. Entonces estas propuestas de dolarizar de la economía en realidad no tienen una causa fundamental. Hablando de América Latina, ¿cómo ve las cosas este año tan convulsionado? Lo que veo es un grupo de países dispares donde hay varios, más o menos, en las misma banda que son México, Colombia, Perú, Chile y Brasil, y algunos países más pequeños; y luego hay otros que están en otra onda, como Venezuela, Ecuador, Bolivia y, en cierta forma, Argentina y Nicaragua. Entonces, hay naciones a las que les está yendo bien, que son los tres mosqueteros, o sea, Colombia, Perú y Chile, con buenas tasas de crecimiento. Brasil, por su parte, se ha frenado un poco con una política correcta de tratar de parar la inflación. Y México crece muy lentamente debido a su cercanía a Estados Unidos y al hecho de que hay sectores en los que todavía no se han llevado a cabo las reformas necesarias, como en el sector energético. ¿Qué viene en el 2009? Habrá una frenada más grande en unos países y un poco menor en otros. ¿Lo ve delicado? Completamente. Por un lado, por Estados Unidos, aunque dicen que no están en recesión por razones técnicas; por otro, Europa entrando en recesión; China, después de las olimpiadas se va a una tasa más baja; India igualmente. Y si al final todos los grandes elefantes frenan, los gatitos también van a frenar. ¿Ve los precios de los productos básicos muy abajo? No al nivel de hace unos años, pero sí con una caída porcentual fuerte en los próximos meses. ¿Por qué veo un nivel básico más alto?, porque ahora hay 1.300 millones de chinos que consumen más y es la cuarta parte de la población del mundo. Con el tiempo, la producción va a alcanzar la demanda, pero eso toma tiempo. ¿Cómo ve el dilema de América Latina de un menor crecimiento pero al mismo tiempo inflaciones bajas? La inflación es el peor impuesto y tenemos tasas de inflación que no son tolerables. Hay varios países de América Latina que están alrededor de un 10 por ciento, vecinos de Colombia están realmente en un 30 ó 40 por ciento. Todo eso lleva a la presión política para poner control de precio y los controles de estos terminan en escasez. Entonces, para acelerar el proceso hay que apretar un poco el crédito, que no puede crecer a tasas del 30 ó 40 por ciento en economías que crecen al 7 u 8 por ciento anual. De manera que así se presente cierta desaceleración, ¿usted cree en lo que han hecho los bancos centrales de la r egión es correcto? Así es. No es el instrumento perfecto, porque uno esta tocando con la puntilla del bisturí una parte de toda la economía, cuando la inflación viene de todas las partes y obviamente un banco central tiene muy poca influencia sobre el precio de los transables importados. Creo que no hay alternativa, es impopular, es imperfecta, no es la mejor, pero la otra opción es dejar que corra la inflación y después vienen los platos rotos, los ajustes de combustibles, de transporte, de salarios, las expectativas infladas y la carrera incontrolable. ¿Cuál es el desafío principal de un país como Colombia? La pobreza. Uno no puede decir que tiene un país moderno y tiene, como en el Perú, el 37 por ciento de la gente en la pobreza. Ése es el reto número uno y tiene su propia solución: con infraestructura y educación, eso va a generar los recursos que nos van a sacar de más miseria. O sea, es un círculo virtuoso y para mí ese es el gran reto de Colombia o Perú. Deberíamos fijarnos metas: que en unos 7 años lleguemos a un nivel de pobreza del 20 por ciento. Eso implica mucho esfuerzo, pero hay que apurarse. O salimos ahora o nos quedamos. '' El TLC más que su efecto en el comercio, lo importantes es que crea un ambiente muy bueno para la inversión”. '' Colombia ha salido de toda una crisis de tipo subversiva, de la fuerza que tenía la droga con las guerrillas”. '' Hay que distinguir entre tendencias fundamentales y las que son especulación efímera, y eso a veces es difícil de hacer”. ¿CÓMO VE A COLOMBIA? Colombia es un país que admiro, ha salido de toda una crisis de tipo subversivo. Creo que Uribe es una figura súper popular y por eso se discute que tenga un mandato más. La economía va bien. Viniendo de un país donde somos un poco sencillotes en lo que son los temas económicos yo creo que Colombia debería hacer un poco lo mismo: hay que bajar tasas de impuestos, hay que tener tarifas arancelarias más planas que busquen llegar poco a poco a un nivel muy bajo. Todo eso es difícil si uno gasta mucho en defensa. Pero a pesar de los desafíos, ésta es la tercera población de América Latina después de Brasil y México. Es un país grande, con una clase empresarial muy fuerte. Ahora, yo creo que es una pena que el TLC con Estados Unidos no se pueda sacar a tiempo. Ustedes están un poco contra la marea y va a ser difícil que se saque el TLC después de las elecciones y antes de que llegue el nuevo presidente, el nuevo congreso. Nosotros tuvimos suerte, nos metimos justo en el momento . Pero el TLC más que su efecto en el comercio, lo importantes es que crea un ambiente muy bueno para la inversión. La gente se siente más segura y sabe que los dirigentes van a tener que modernizar muchas cosas. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido