A salvo por ahora parece estar Colombia de efectos de la crisis económica en Estados Unidos

Todo dependerá de cuán profunda sea la crisis hipotecaria, hasta dónde llegue el desempleo en ese país y qué tanto se cuide el Gobierno Nacional en el frente fiscal.

POR:
mayo 03 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-03

Cuatro frentes permiten afirmar que hasta el momento a Colombia no le ha pasado nada con la crisis de E.U.: las exportaciones, los precios de los productos de exportación, la inversión extranjera -al alza- y la posibilidad de adquirir crédito en el exterior.

Las exportaciones tradicionales hacia Estados Unidos crecieron 7,5 por ciento en volumen en el primer bimestre del año, según el Dane, mientras que en valor aumentaron 64,2 por ciento.

En otras palabras, ese país no ha dejado de comprarle a Colombia; aunque no está demandando muchas más mercancías, está pagando más por ellas. Los precios de estos productos han subido 15,25 por ciento en 12 meses, lo que (pese a la revaluación), ha significado más ingresos para los exportadores.

Opinan los expertos

Álvaro Montenegro, profesor de economía de la Universidad Javeriana, explica que el hecho de que la producción se vaya a los inventarios, como pasó en la nación norteamericana en el primer trimestre, llevará a un recorte en la producción y a una prolongación de la crisis.

"La disminución del crecimiento de la economía estadounidense eventualmente repercutirá en la colombiana. La producción de un país que no se consume se va a inventarios, que es lo que está ocurriendo allá", explicó.

Salomón Kalmanovitz, decano de la Facultad de Economía de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, señala que efectivamente a Colombia aún no le pega la crisis de E.U. y subraya que los precios de recursos como el carbón, el níquel y el petróleo están muy altos.

Mientras que en los dos primeros meses del 2007 las exportaciones de carbón sumaron 524 millones de dólares, en el mismo lapso del 2008 alcanzaron los 651,96 millones. En febrero del año pasado el dólar se cotizó a 2.227,63 pesos, frente a los 1.903,27 de igual mes de este año.

En ferroníquel las cosas son aun mejores. En el primer bimestre del 2007 se vendieron al exterior 89,09 millones de dólares, 160,31 millones menos que entre enero y febrero pasados.

Los ingresos para los exportadores de café sumaron 298,7 millones de dólares durante los dos primeros meses del año anterior. Este año subieron a 404,4 millones.

En cuanto al petróleo, mientras que las exportaciones en enero y febrero del 2007 reportaron 789,3 millones de dólares, en el mismo periodo del 2008 se duplicaron.

La inversión extranjera directa sigue creciendo a un ritmo sorprendente. Los datos del Emisor al 11 de abril señalan que alcanzó los 2.527,2 millones de dólares, 27 por ciento más que a la misma fecha del año pasado.

El director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional, Germán Umaña, llama la atención sobre este tema. La inversión extranjera directa, recuerda, financia el déficit en cuenta corriente (exportaciones de bienes y servicios menos importaciones). Si por la crisis política se empieza a perder la confianza inversionista en el país y se empieza a retirar ese dinero, Colombia tendrá serios problemas.

"Si se profundiza la crisis en Estados Unidos es claro que se transmitirá al sistema financiero y, por consiguiente, a la economía global, lo que disminuye la inversión", afirma el investigador Mauricio Reina, de Fedesarrollo.

Para él, por ahora no hay signos que hagan pensar en un cambio en las previsiones o en las condiciones sobre las que hoy camina la economía, pero todo dependerá de qué tan profunda sea la caída en los precios de la vivienda en ese país y de su incidencia en el sistema financiero.

Finalmente, en endeudamiento externo tampoco ha habido sorpresas, pues Colombia sigue teniendo el respaldo de los organismos multilaterales y obteniendo créditos.

La crisis en Estados Unidos

¿Hay recesión en Estados Unidos? Según el producto interno bruto (PIB), todavía no, pero ya casi; según los ingresos personales, no, y no hay riesgos a la vista; según la producción de la industria, quién sabe. Pero según las ventas al por menor y el empleo, sí, y arrancó desde el año pasado.

El miércoles se supo que, según los primeros datos disponibles (que serán revisados en los dos meses siguientes), Estados Unidos mantuvo entre enero y marzo el mismo ritmo anual de crecimiento de 0,6 por ciento con el que terminó el año pasado.

Aunque el PIB aún no baja, no se puede descartar que ese país ya esté en recesión. De hecho, de los cinco principales indicadores que se revisan para saber si está en recesión, dos están cayendo claramente, otros dos lucen estancados y solo uno goza de buena salud.

Los indicadores que caen son el empleo y las ventas al por menor. Los que dejaron de crecer pero aún no caen son el PIB y la producción industrial. Los ingresos personales muestran un crecimiento aparentemente normal.

Estas cinco variables son a las que más les presta atención la Oficina Nacional de Investigación Económica (Nber), que declara cuándo hay recesión y cuyo veredicto es aceptado por el Gobierno.

MAURICIO GALINDO
IVONNE VENEGAS
REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido