Sano y salvo llegó este miércoles el ganado colombiano al puerto de Beirut (Líbano)

Según el ICA esta operación marca un hito en la historia del comercio exterior, gracias al reconocimiento sanitario dado a la ganadería nacional, como país libre de aftosa.

Finanzas
POR:
marzo 24 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-24

Las dudas sobre el paradero de las 2.825 reses que partieron del puerto de Barranquilla el pasado 28 de febrero con destino final Líbano quedaron despejadas ayer (miércoles) en la noche cuando la embarcación 'Pollux', hizo su entrada al puerto de Beirut.

Hussein Sleiman, vocero y socio de la compañía importadora, recibió en el puerto a la delegación colombiana encabezada por la embajadora Rida Aljure, quienes llegaron al lugar para comprobar que el barco sí hubiera llegado a tierras libanesas. La embarcación debería haber atracado el 21 de marzo pero por mal tiempo en el Atlántico tardó dos días más, según explicó a este diario el capitán del barco, Answar Busso, quien aseguró que todas las reses llegaron en perfecto estado, excepto una que murió en el camino por enfermedad.

Ante el rumor de que el ganado iba a ser desembarcado en Venezuela, Sleiman aseguró que algunos quieren hacer propaganda para presionar al Gobierno y hacer fuerza para que se abra el mercado con ese país.

Quién las importó

El ganado fue llevado al Líbano por la empresa Sleiman Co. For Life Stock, que hace años empezó importando reses desde Iraq a través de caminos y ahora tiene cinco barcos. El Líbano, a pesar de ser un país de apenas cuatro millones de habitantes, se caracteriza por ser un gran importador de animales en pie, especialmente machos sin castrar. "Todo tiene una explicación", asegura Bissar aclarando que todo esta relacionado con la calidad del producto, algo que es fundamental en la cultura gastronómica libanesa.

Por un lado, los carniceros libaneses prefieren la carne fresca, porque tiene más nutrientes y es más saludable. "Pagan mucho mejor por la carne fresca". Lo de los machos también tiene que ver con la calidad: tienen más proteínas y menos grasa. "Cuando están castrados son más calmados y tienen más grasa", asegura Bissar.

"Nos interesa Colombia porque la calidad de las reses es muy buena, son alimentadas con pasto y creo que hay un gran mercado", asegura Hussein quien explica sin problemas que otras empresas libanesas también van a empezar a importar.

La próxima semana salen otros 6.000 toros

La semana próxima partirá otro barco con 6.000 reses y la familia Sleiman tiene planeado realizar más im- portaciones en los meses próximos. Incluso asegura que está planeando abrir otros mercados para la ganadería colombiana en la zona, de los cuales no da detalles en concreto.

Se cree que si este negocio continúa se podrán exportar al año más de 30.000 cabe- zas. Como están las cosas, Líbano podría convertirse en uno de los principales destinos del ganado colombiano. No importa que esté a miles de kilómetros de distancia.