Santa Marta decidió marchar contra la violencia

Los samarios no toleran la seguidilla de atentados terroristas y salieron a protestar.

POR:
noviembre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-22

El mismo día que sicarios motorizados segaron la vida de Judith Faride Álvarez, la funcionaria del CTI que investigaba desde hace un año a ‘paras’ emergentes en Santa Marta, pistoleros balearon a Amarildo Arturo Villa Acosta. Y 48 horas más tarde, desconocidos en moto atacaron, también a bala, a dos mujeres. Murió la estilista Marjorie Barbosa, de solo 24 años. El lunes, en un rastrojo del barrio El Prado, apareció el cuerpo de la empleada doméstica Luzdary Morales Vallejo. Esa seguidilla de asesinatos, que treparon a 148 los crímenes cometidos este año en las calles de Santa Marta, tiene conmovido al gobernador del Magdalena, Francisco Infante Vergara. Ayer, al frente de una marcha, gritó a todo pulmón que terminara la indiferencia. “Aquí matan a la gente en las esquinas y los demás dicen ‘eso no es problema mío’. Ese es el gran enemigo en el Magdalena”, dijo el mandatario, empeñado en despertar sentimientos de solidaridad por el dolor ajeno. Hombres y mujeres vestidos de blanco, con pañuelos y pancartas, salieron ayer del Palacio Tairona, pasaron por la calle primera hasta la 22 y de allí subieron hasta la carrera quinta y marcharon hasta la plaza de la Catedral. Entre ese centenar de personas clamando paz se confundían funcionarios de la Fiscalía y del CTI, adoloridos aún por el crimen de su compañera, el pasado viernes, de la Defensoría del Pueblo, de la Policía, de los bomberos y periodistas de diferentes medios. La gente –dice Infante– tiene que ver que quien cae puede ser una hermana, una esposa, una madre a la que van a extrañar sus hijitos. Lo que se debe hacer, agrega, es generar conciencia, dolor de pueblo y que ante cualquier asesinato, la gente salga a las calles a protestar. Reconoce que el temor frena a posibles testigos, pero pidió vencerlo y colaborar con las autoridades. Informó que Alcaldía y Gobernación se unieron para aumentar a 50 millones de pesos la recompensa por información que permita esclarecer el crimen de Judith Faride Álvarez y aunque se abstuvo de precisar detalles, dijo que la investigación va por buen camino. En el departamento, según la Policía, este año han sido cometidos 364 homicidios. Algo más del 50 por ciento han sido perpetrados en la capital y la modalidad, en el 80 por ciento de los casos, es el sicariato.

Siga bajando para encontrar más contenido