Se acentúa el enfriamiento de la cartera de crédito

Al cierre de junio, el saldo de préstamos a personas y empresas aumentó 2,7% real frente al mismo corte del 2015. Desaceleración se profundizó.

Créditos de Finagro sumaron $2,8 billones

Asobancaria espera que el crecimiento de la cartera al cierre del 2016 ronde el 3 por ciento. 

Finanzas
POR:
Portafolio
agosto 30 de 2016 - 09:34 p.m.
2016-08-30

La cartera de crédito, que por años fue uno de los indicadores con mayor crecimiento en el país, continúa desacelerándose marcadamente.

El enfriamiento de la actividad productiva, el aumento en el desempleo, la menor confianza de consumidores y empresas, así como el alza en los intereses, son algunos de los elementos que le están poniendo el freno a la dinámica de los préstamos.

Este martes, la Superintendencia Financiera informó que el saldo de cartera de los establecimientos de crédito vigilados (incluido el Fondo Nacional del Ahorro) cerró el primer semestre en 398,6 billones de pesos, que muestran un incremento de 2,7 por ciento real anual. Esto, mientras que hace apenas algunos meses, la expansión era de dos dígitos.

No obstante, varias voces han advertido que dicho enfriamiento se acentuó en las últimas semanas.

Primero fue el superintendente Financiero, Gerardo Hernández, quien dijo recientemente a este diario que la dinámica del crédito había sido mucho menor entre junio y junio pasados en comparación con meses anteriores.

De igual manera, el presidente de Bancolombia, Juan Carlos Mora, señaló que desde su óptica, en julio se notó un mayor enfriamiento, originado en el alza de las tasas de interés y por temas coyunturales como el paro camionero.

Asobancaria también ha lanzado advertencias en ese sentido. No obstante, “el crecimiento real de la cartera continuará por encima del 2%, una cifra compatible con la dinámica de crecimiento actual y proclive a que los niveles de profundización financiera en el país continúen aumentando”, afirmó Germán Montoya, director económico del gremio.

De todas formas, uno de los elementos que juegan a favor es que “los indicadores de calidad y cubrimiento se han mantenido relativamente estables, según las cifras a junio”, dice Munir Jalil, economista jefe del Citi para Colombia y Venezuela.

LAS MODALIDADES

Aunque la moderación en el crédito es generalizada, hay segmentos más afectados que otros.

De hecho, la encuesta sobre la situación del crédito del Banco de la República, ya había señalado que las entidades percibieron una menor demanda de préstamos comerciales, de consumo y microcréditos en el segundo trimestre.

Y en las cifras que reveló ayer la Superfinanciera se ve que la cartera comercial (la de mayor peso), aumentó 2,1 real anual. Si bien hubo más desembolsos para créditos preferenciales y de tesorería, bajaron los sobregiros y tarjetas empresariales, entre otros.

Entre tanto, la cartera de consumo mantuvo una dinámica similar, y el otorgamiento de créditos ha sido inferior al de otras épocas. Aparte de que las entidades han dicho estar más cautelosas a la hora de prestar, la realidad es que hay menos disposición de los usuarios para endeudarse. Una muestra de esto es la encuesta de confianza del consumidor que realiza Fedesarrollo, según la cual ha bajado la disposición a comprar bienes durables, que por lo general se financian a crédito.

Pero el más afectado ha sido el microcrédito, en el que se espera incluso que haya una contracción al cierre del año, por el menor ritmo de la actividad productiva.
En contraste, la vivienda es el que más crece y con el cual se tienen las mejores expectativas para lo que resta del 2016.

luicon@eltiempo.com