Sector azucarero no tiene mayor interés en más inversiones para la producción del biocombustible

Etanol, cinco años sin proyectos. Empresarios del sector piden reglas de juego claras para poder tom

POR:
diciembre 15 de 2010 - 01:31 a.m.
2010-12-15

Al cierre del 2010 se cumplirán cinco años en que la industria azucarera colombiana no invierta en una nueva planta de etanol.

En el último lustro, sólo se han ejecutado –y ya casi terminados– los proyectos de Ecopetrol, en el Meta, y el del Grupo Merhav, en Magdalena, que tienen a la caña azucarera como su materia prima.
Un proyecto más, Cantaclaro, que beneficia yuca amarga, funciona en Puerto López (Meta).

“La razón principal por la que no han aparecido nuevos proyectos de producción de etanol tiene que ver con la falta de reglas de juego claras y estables en el tiempo, que incentiven las inversiones”, aseguró Luis Fernando Londoño Capurro, presidente de la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña).
El dirigente gremial explicó que así lo han hecho Brasil y Estados Unidos; por ejemplo, en el primero, durante más de 30 años se dieron subsidios a productores y consumidores de etanol y aún hoy en día existe la obligatoriedad de la mezcla con gasolina, exención de impuestos y apoyo a los productores para el almacenaje del etanol.

“En Estados Unidos, por su parte, están vigentes estímulos para los productores y para los consumidores del biocombustible”, anotó Londoño.
Para Jorge Bendeck, presidente de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles), en el inmediato futuro el país aumentará el número de hectáreas sembradas, pero reconoce que una mayor capacidad para aumentar la mezcla de etanol al 15 por ciento es consecuente con la expansión del complejo de Mayagüez y las dos nuevas plantas en el Meta y en el Magdalena.

“Son zonas en donde nunca se ha sembrado caña, sino ha habido pasto, donde hay una vaca cada 3 ó 4 hectáreas, se está sembrando caña con tecnología de punta”, dijo el directivo, para quien los biocombustibles son una actividad que sigue generando una rentabilidad importante.

Una opinión contraria la expresó Mauricio Iragorri, gerente del ingenio Mayagüez: “En el Valle del Cauca no se han dado más proyectos, en mi opinión, por dos razones: hay que hacer inversiones bastante altas de capital, y las rentabilidades no son lo suficientemente atractivas”.

En cuanto al tema regulatorio del negocio, Asocaña ha denunciado en varias oportunidades que el Gobierno comprometió a los inversionistas privados (los ingenios) a invertir en esta infraestructura, con la garantía de darle estabilidad a las reglas de juego.

Sin embargo, a los 5 años de haberse iniciado el programa de Etanol, se hizo una reforma arancelaria que significó una reducción de 5 puntos al arancel del etanol (pasó del 15 al 10 por ciento), que implica una menor protección a este producto.

En Brasil el arancel para la importación de alcohol es 20 por ciento e igual en los Estados Unidos, donde se calcula con un impuesto de 14,3 centavos de dólar por litro.

Siga bajando para encontrar más contenido