‘Sector petrolero perdió atractivo entre inversionistas'

El interés por los proyectos de crudos no convencionales en Estados Unidos, el deterioro de la percepción de seguridad en el país y la disminución en las tasas de éxito en la exploración han bajado el interés en las acciones de las petroleras.

POR:
febrero 22 de 2013 - 12:49 a.m.
2013-02-22

Las empresas extranjeras que desarrollan actividades petroleras en Colombia estarían perdiendo atractivo ante los ojos de los inversionistas internacionales.

Después del auge que se presentó entre el 2006 y el 2011, en el último año han surgido nuevos elementos en el panorama.

El interés por desarrollar proyectos de crudos no convencionales en Estados Unidos y Canadá, el deterioro de la percepción de seguridad en el país y la disminución en las tasas de éxito en la exploración son algunos de los elementos que han incidido en esta situación.

Sobre este y otros temas, Rafi Khouri, analista de la firma canadiense de servicios financieros Raymond James, y especialista en las compañías petroleras, habló con Portafolio.

¿Qué perspectiva tienen del mercado petrolero internacional?

Creemos que la producción de petróleo no convencional en Estados Unidos tendrá un crecimiento importante, de manera que la oferta superará la demanda y eso se traducirá en precios más bajos del crudo frente a los de hoy. Por ejemplo, nuestro pronóstico de largo plazo es que el precio del barril de petróleo en la referencia WTI ronde los 85 dólares. Hoy está en alrededor de los 94 dólares.

¿Cómo han visto la evolución del sector petrolero en Colombia?

En los últimos 10 años se ha visto una gran transformación. En 2002 había dificultades de seguridad y el sector petrolero se limitaba únicamente a Ecopetrol. Posteriormente, con la creación de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, cambió la forma de hacer los contratos petroleros y por eso, entre 2005 y 2006 llegaron empresas de otros países para pedir bloques de exploración y explotación.

Entre ellos Canadá...

Muchas de estas empresas son de origen canadiense y están inscritas en la Bolsa de Toronto, por lo cual tienen inversionistas en todo el mundo. Si se adiciona la producción de todas las petroleras canadienses, representan cerca del 40 por ciento de lo que se extrae en el país, lo cual es un ejemplo de la posibilidad de crear valor en Colombia con el trabajo de las firmas y los recursos de inversionistas de todo el mundo.

¿Cuándo se produjo el punto de quiebre?

En los últimos dos años, la percepción de esos inversionistas ha cambiado por varios factores. Por ejemplo, el auge de la producción de crudos no convencionales en Estados Unidos necesita mucho capital, y esto se está convirtiendo en una nueva alternativa para quienes tienen recursos, lo cual no era tan claro hace algunos meses. Pero, adicionalmente, inversionistas en muchos países han leído sobre los secuestros recientes en Colombia, con lo cual ha cambiado mucho la percepción de seguridad.

¿Esta situación cómo se ha traducido?

Desde la perspectiva de los inversionistas, constantemente están revisando los precios de los títulos y el riesgo de sus inversiones. Si el riesgo es alto, pero hay potencial y rendimientos, invierten. Pero los bancos en Canadá no son como en otras partes del mundo, pues son bastante aversos al riesgo.

¿Y qué ha pasado con la perspectiva del sector?

En esta industria se miden el éxito y potencial con dos temas, que son la producción y las reservas. Por ejemplo, entre el 2005 y el 2010 ambos indicadores se multiplicaron para muchas empresas, pero del 2011 hasta ahora se ha visto un crecimiento que está sobre el 10 por ciento, y en muy pocos casos han logrado duplicarse. Entonces, si el riesgo es alto y el inversionista ve que las oportunidades son menores, ya no están dispuestos a pagar lo mismo que pagaban antes por una acción de una empresa.

¿Y eso ya es una realidad?

Mientras que entre 2009 y 2011 los títulos de las petroleras que operan en Colombia tenían, en promedio, rendimientos muy superiores a los índices del sector o de la Bolsa de Toronto, lo que hemos visto desde el año pasado es una caída que ronda el 40 por ciento.

¿O sea que el sector petrolero colombiano está perdiendo competitividad?

El sector petrolero actual está perdiendo competitividad, pero frente a lo que era hace algunos años. Los inversionistas tenían unas condiciones favorables, y si desmejoran un poco, ya no les interesa tanto el negocio. No se puede decir que el país sea menos competitivo que otros. Por ejemplo, en Perú se necesitan más de dos años para obtener una licencia ambiental, y aunque en Colombia han aumentado el tiempo para obtener los permisos, no es menos competitivo.

¿Qué se puede hacer?

En términos generales, se necesitan seguridad y regímenes fiscales justos, lo cual ha sido una ventaja en Colombia. Pero la gran mayoría de los asuntos no se puede controlar. Por ejemplo, no depende de Colombia de que la producción de petróleo no convencional en Estados Unidos funcione o no. No sabemos qué pueda pasar en cuanto a la seguridad.

¿Pero el hecho de que se estén produciendo unos diálogos de paz no mejora esa percepción?

Eso solo pasará si el proceso de paz da resultado. Pero hay que recordar que hace algunos años no había paz, pero se presentaban menos secuestros y menos ataques contra oleoductos, por ejemplo.

Siga bajando para encontrar más contenido