Segunda ola de vías 4G por $ 7,6 billones, a licitación

Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, dijo que la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) abre hoy el proceso que les permitirá a los interesados presentar propuestas para los primeros cuatro proyectos de un total de nueve.

Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Archivo particular

Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Finanzas
POR:
abril 10 de 2015 - 11:45 a.m.
2015-04-10

La segunda ola de la cuarta generación de concesiones (4G), la cual requerirá cerca de $12 billones para su ejecución y que está conformada por nueve proyectos, ya recibió bandera verde para arrancar.

Por ello, desde hoy la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), comenzará a recibir las propuestas para poner en marcha la primera iniciativa de este bloque. Se trata de la vía que comunicará a Sincelejo con Barranquilla y Cartagena.

Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, le contó a este diario que el segundo proyecto, del que se admitirán ofertas este mes, será la vía entre El Sisga (Cundinamarca) y Casanare. A esta, le seguirán las carreteras Villavicencio – Yopal y Santana de Mocoa – Neiva. Las inversiones en estas cuatro iniciativas suman aproximadamente $7,6 billones.

Ya comienzan a licitarse los proyectos de la segunda ola de vías 4G. ¿En qué va el proceso?

El 10 de abril es la entrega de ofertas del primer proyecto de la segunda ola. Es el que une a Sincelejo con Barranquilla y Cartagena. Técnicamente, se llama Puerta de Hierro – Cruz del Viso – Palmar de Varela.

Es un proyecto muy interesante. Aunque estas carreteras ya existen, lo que estamos haciendo es hacer variantes, mejorando las curvas. La vía Puerta de Hierro – Cruz del Viso – Palmar de Varela es muy transitada por camiones, pero tiene muchas limitaciones. En abril recibiremos ofertas para cuatro proyectos. Los otros vienen en mayo y en junio de este año.

En ese orden, ¿cuál oferta le sigue a la de este proyecto?

La siguiente se presentará el viernes 17 de abril. Es para la vía que sale de la laguna del Sisga (Cundinamarca) hasta Casanare. Nosotros llamamos a esa vía Sisga – El Secreto. Es una carretera alterna para ir a los Llanos.

En la actualidad, la gente va al Llano por la vía Bogotá – Villavicencio. Pero esta vía alterna es muy interesante. Desafortunadamente está en malas condiciones (existen tramos sin pavimentar y áreas con derrumbes).

Además, tiene una serie de túneles que se realizaron para construir la represa de Chivor. Estos fueron dejados de un ancho que no es para tránsito regular, entonces son muy estrechos.

El proyecto mejorará toda esa vía, la dejará en buenas condiciones, arreglará puntos críticos de derrumbes e inestabilidades y ampliará el ancho de esos túneles.

Esa vía acercará al Casanare de forma impresionante a Bogotá. Se ahorran al menos dos horas para ir a Yopal. Le tengo mucha fe a esa vía. El Casanare necesita una buena conexión con el centro del país y en la actualidad no la tiene.

Dentro del cronograma está otra vía de gran importancia, que es la que iría entre Mocoa y Neiva…

Esa sí que es importante. Hoy la única forma de ir a Ecuador es cruzando La Línea, bajando a Popayán, a Pasto y luego hasta Quito (Ecuador).

Hay una buena carretera en el Ecuador, entre la frontera (que se llama San Miguel) y Quito. Pero si uno se va de Bogotá por el Valle del Magdalena hasta San Miguel (en lugar de ir a Pasto), se terminará ahorrando cuatro horas en la conexión a Ecuador.

La vía existe hasta Mocoa y está pavimentada, pero hay zonas en un estado difícil, con derrumbes y curvas muy estrechas. Lo que se hace hoy día es que se hacen terceros carriles de sobrepaso en zonas complicadas. También, se disminuye la longitud de las curvas, se hacen túneles y una doble calzada saliendo de Neiva. Se termina de pavimentar la vía desde Mocoa hasta Santana. De Santana a la frontera hay otro tramo que está terminando el Invías.

Entonces, todo el comercio de Bogotá, incluso el de Venezuela con Ecuador, se facilitaría mucho.

Otro paso estratégico de la segunda ola es el que va entre Rumichaca y Pasto…

Esa vía existe, pero está en calzada sencilla. Tiene mucho tráfico, porque Pasto y Nariño en general tienen una fuerte relación comercial con Ecuador. Allí, es necesaria una doble calzada en toda su extensión.

Eso facilita la comunicación de todo el occidente colombiano con el Ecuador. Lo que va a pasar es que el comercio de Bogotá, los Santanderes, Tolima y Huila se va a ir por el lado de Neiva. El de Medellín, Cali, Eje Cafetero, Popayán se iría por el otro lado.

Dentro de este bloque de obras, van dos vías asociadas a las Autopistas de la Prosperidad. ¿En qué va este proyecto?

Estas comunican a Antioquia con el Urabá. Son dos tramos. El primero va entre Medellín y Santa Fe de Antioquia. El segundo, entre Cañasgordas y el Urabá antioqueño.

No hay un tramo entre Santa Fe y Cañasgordas (ahí queda un ‘hueco’ donde se hará un túnel gigantesco que se llamará el Túnel del Toyo).

Lo haremos por obra pública porque no tiene sentido económico concesionarlo. La mayor parte de los recursos los pondrán Antioquia y Medellín.

Esa conexión al Urabá va a cambiar mucho los tráficos en el país. Hoy día, si uno está en Pereira, Manizales o Medellín, para ir a un puerto en el Caribe toca desplazarse a Cartagena. Esto, en camión, toma 17 horas. Pero con estas obras se recortarían cuatro horas. Desde Manizales y Pereira, se ahorrarían seis.

Lo que hace esa carretera es poner al occidente colombiano al lado del mar Caribe.

¿Qué otras vías están en las segunda ola?

Una es la continuación del eje Pasto – Rumichaca y es la carretera entre Santander de Quilichao (Cauca) y Popayán. Esa vía hay que llevarla a doble calzada porque el tráfico es cada vez mayor entre Cali y Popayán.

Además, está una vía importante para los Santanderes que es la doble calzada entre Bucaramanga y Barrancabermeja, la cual se constituye como un eje de desarrollo fundamental.

Otra es la que va entre Villavicencio y Yopal. Esa carretera va pegada al piedemonte. Tiene un tráfico muy grande, especialmente saliendo de Villavicencio y llegando a Yopal.

Lo que se hace allí son dobles calzadas, una saliendo de la capital del Meta y otra, de la principal ciudad del Casanare.

Héctor Sandoval D.

hecsan@eltiempo.com