La seguridad, prioridad en la vía a Villavicencio

Implementar todo el tema de tecnología y seguridad, Coviandes está invirtiendo más de un 25 por ciento del total del costo del proyecto, que es de 1,8 billones de pesos.

Vía a Villavicencio.

Archivo particular

Vía a Villavicencio.

Finanzas
POR:
marzo 10 de 2015 - 11:24 p.m.
2015-03-10

Las obras de construcción de la doble calzada Bogotá Villavicencio avanzan satisfactoriamente lo cual  permitirá  que  el primer  tramo de  esta vía, que comprende los  sectores 3  y  3A,  se pongan en funcionamiento a mediados de junio de  este  año.

Entre las novedades tecnológicas que ofrecerá esta autopista están las de que  dispondrá de un sistema de control que estará basado por seguridad en tres centros, los cuales no operarán simultáneamente y  desde allí  se manejará  toda la  operación de  la misma.

Con  esta  estructura  se  busca  ofrecer  la  mayor  tranquilidad  posible a los  usuarios  de  esta carretera ante  una  eventualidad que suceda, es por eso,  que  este  sistema estará compuesto “por el Centro de Gestión Integral (CGI) ubicado junto al Túnel de Boquerón, que es el principal; si falla se tiene el Centro de Gestión Local (CGL) en el Túnel de Buenavista, y en caso de que este dejara de funcionar está el CGL en Naranjal”, dice Enrique Segura Echániz, subgerente de Operación de Túneles e Integración Vial de  la Concesionaria Vial de los Andes S.A. (Coviandes).

Adicionalmente, en cada túnel se tienen unas salas técnicas, transformadores y grupos electrógenos entre otros elementos, en donde un operario de la concesión se puede conectar desde un ordenador portátil y manejar toda la concesión desde ahí y si todo esto fallara se cuenta con unos sistemas automatizados que se llaman PLC Skynet, que tienen programadas las secuencias lógicas del manejo de los túneles, lo que permitirá que estos  se manejen solos.

El primer  tramo en  abrirse  al  tráfico de  esta  doble  calzada se  controlará inicialmente desde el Centro de Control de Naranjal, y las primeras pruebas de esta unidad se harán en un mes y medio, antes de la apertura de los sectores 3 y 3A.

El CGI contará con un video wall, desde  el cual  se vigilará permanente el movimiento de la vía, lo que facilitará la  administración del  tráfico y  minimizará  el costo  de  tener  un  punto de  estos en cada túnel,  que  encarece la  gestión.

Con esta integración se ofrecerá  a los  usuarios mayores medidas  de  seguridad en este  tramo  vial, el cual cuando se termine la construcción del tercio medio (sectores 3 y 3A), que actualmente se está ejecutando, quedaran 21 túneles en operación con una longitud de 21,5 kilómetros (Km).

Pero  una vez se culmine la totalidad de la Doble Calzada se estima que habrá entre 42 y 45 Km de túneles en los 172 Km de calzada.

Jairo Charry Gómez, gerente  Técnico y de Operaciones  de Coviandes, señala que “al llevar todas las señales de lo que sucede en la vía al CGI en Boquerón y  adoptar la normativa de seguridad española, estamos garantizando unos planes  de  intervención muy estrictos en este trayecto”.

MÁS  AVANCES

Además, de esta tecnología en la calzada los conductores y viajeros encontrarán sistemas de Circuito Cerrado de Televisión (Cctv); de Detección Automática de Incidencias (DAI) y  señalización variable.

Entre tanto, los sistemas de ventilación que se colocarán en los túneles de más de 700 metros están preparados para resistir temperaturas de hasta 400 grados durante dos horas y capaces de soportar una potencia térmica de 100 megavatios.

Mientras que los de iluminación, basados en vapor de sodio de alta presión se hallaran en los túneles, destacando una uniformidad superior al 65 por ciento y una potencia lumínica que asegurará que el sistema DAI, el cual de forma automática avisa al operador de centro de control de anomalías en estos, funcione con tasas de acierto superiores al 90 por ciento.

ELEMENTOS  DE  OPERACIÓN

Los  túneles  dispondrán igualmente de elementos  de  operación de  drenaje  de líquidos inflamables; iluminación artificial de  emergencia y evacuación;  sensores de visibilidad; detección de incendios; calidad  y  velocidad del  aire; semáforos; generadores de  energía UPS´s; señales luminosas; radiocomunicaciones; altavoz; emisora; control de  accesos; entre otros que facilitarán la reacción inmediata ante sucesos que puedan poner en riesgo la seguridad del usuario o la circulación en la vía.

Entre tanto, en la  vía a superficie contará con iluminación artificial;Cctv; estaciones meteorológicas; postes S.O.S.; talanqueras, gálibos de  barrera; señales de  afectación de carril y limitación de  velocidad y  semáforos.

Todos estos sistemas, están orientados para tomar rápidamente las medidas más adecuadas. Entre ellas, está permitir que los vehículos transiten en forma bidireccional por una sola calzada en caso necesario, sin necesidad de interrumpir la circulación.

Igualmente habrá medidores de velocidad y sistemas de señalización variables, que informarán a los conductores en tiempo real sobre el estado de la vía, límites de velocidad e incidentes.

Para  implementar todo el tema de tecnología y seguridad, Coviandes está invirtiendo más de un 25 por ciento del total  del  costo del proyecto,  el cual es  de 1,8 billones de  pesos  a  precio del año 2008.