'Seguro de desempleo debería estar atado a los préstamos', dice Fasecolda

El gremio de los aseguradores, respondió a la propuesta del presidente Álvaro Uribe que la cobertura no puede ser general y que hay que ser cuidadosos para no fomentar la desocupación.

POR:
mayo 21 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-21


La posibilidad de que los desempleados cuenten con un seguro que les permita sobrevivir mientras están cesantes revivió con el anuncio hecho el miércoles por el presidente Álvaro Uribe de que planea promover esta cobertura, sin que implique una carga adicional para las empresas.

Los aseguradores, reunidos en Cartagena para su convención anual, respondieron a la propuesta advirtiendo que hay ser precavidos a la hora de diseñar este tipo de productos. Para ellos, la clave de su funcionamiento es que sean obligatorios.

"Cuando los seguros son obligatorios suelen funcionar mejor, pues así se evita la selección adversa, es decir que quienes tengan más probabilidad de quedar desempleados sean los que compren el seguro", dijo Roberto Junguito, presidente de Fasecolda, el gremio del ramo. Además, señaló, la obligatoriedad hace que más personas tomen estas pólizas y, en consecuencia, que los costos bajen.

Tasa subsidiada más póliza

El gremio también considera que el seguro de desempleo no debe ser uno de tipo general, sino estar relacionado a una cobertura específica.

La propuesta de Fasecolda es que esté atado a los créditos, de tal forma que cubra las cuotas si el beneficiario pierde su trabajo.
En ese sentido, una de las alternativas que suenan para ser analizadas hoy es que los créditos que está subsidiando el Gobierno para la compra de vivienda en estratos medios cuenten con este tipo de seguros.
En un conversatorio sobre vivienda, celebrado la noche del miércoles en la Casa de Nariño, el presidente Uribe vio con buenos ojos la idea.

El vicepresidente de Fasecolda, Gustavo Morales, opinó que estas iniciativas funcionan también como estabilizadores en tiempos de turbulencia. Si bien los principales beneficiados son los establecimientos de crédito, pues no habría morosidad -anotó-, los usuarios de los préstamos y la economía en general no estarán expuestos a los riesgos que conlleva el no pago de las obligaciones.

Así mismo, esta cobertura específica podría ayudar a empujar los créditos, desacelerados por el endurecimiento de las condiciones para prestar y por el temor del público a endeudarse, derivado en buena medida de la incertidumbre sobre el empleo.

No obstante, representantes de la industria observaron que hay que tener cuidado al definir las condiciones de las pólizas (valores cubiertos y tiempos para hacerlas efectivas, por ejemplo), pues son susceptibles de fraude.

Según ellos, la cobertura debe ser limitada. De esta manera, el seguro no se convierte en un incentivo para que el usuario permanezca desempleado. Por eso, sostienen, otro elemento clave es que se trate de un seguro y no de un subsidio, como ocurre en los países desarrollados.

Esto, porque un subsidio implica que hay una fortaleza fiscal para estar haciendo ese tipo de desembolsos. En cambio, en el caso de los seguros hay beneficiarios potenciales que constantemente están haciendo aportes, con los cuales se paga por los siniestros.
La propuesta del Gobierno, explicada ayer por el presidente Uribe en el Congreso Andino de Call Centers, es que sean los propios trabajadores y las cajas de compensación los que provean los fondos para el seguro de desempleo.

"El Estado podría entrar con créditos para anticipar el pago de ese seguro, pero con la certeza de que los aportes van a permitir crear la masa de recursos que le dé al país la garantía de poder pagar el seguro", afirmó el Jefe de Estado.

El tema será discutido hoy por los aseguradores, el presidente Uribe y el superintendente financiero, Roberto Borrás, al cierre de la Convención de Seguros.

Siga bajando para encontrar más contenido