Seguro de desempleo para deudores

La posibilidad de que los desempleados cuenten con un seguro que les permita sobrevivir mientras están cesantes revivió con el anuncio del Gobierno de su intención de promover esta cobertura, pero sin que implique una carga adicional para las empresas.

POR:
mayo 22 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-22

Ante la propuesta, los aseguradores, que están reunidos en Cartagena en su convención anual, consideran que hay que tener precaución al diseñar este tipo de productos, pues si bien existen muchas alternativas para su desarrollo, la clave para que funcionen implica que sean obligatorios y que se puedan atar a un producto específico. El presidente de Fasecolda, Roberto Junguito, señala que la obligatoriedad es uno de los aspectos clave en la discusión, “pues tradicionalmente los seguros cuando son obligatorios funcionan mejor para evitar lo que se llama selección adversa, es decir que quienes tengan más probabilidad de quedar desempleados sean los que compren el seguro”. Sumado a esto, a medida en que más personas tomen estas pólizas, los costos serán más bajos. El otro tema tiene que ver con que no debe ser seguro general, sino estar relacionado a alguna cobertura específica. Por eso, la propuesta es que esté atado a los créditos, de tal forma que en caso de perder el empleo, cubra las cuotas del préstamo. En ese sentido, una de las opciones que está sonando para ser analizada hoy es que los créditos que está subsidiando el Gobierno para la compra de vivienda en estratos medios cuenten con este tipo de seguros. El vicepresidente de Fasecolda, Gustavo Morales, cree que esta iniciativa funciona como estabilizador en crisis. Si bien los principales beneficiados son los establecimientos de crédito, pues no habrá morosidad, lo cierto es que el usuario final no estará expuesto a riesgos del no pago de las obligaciones. Además, esto puede ayudar a empujar los créditos. Sin embargo, representantes de la industria aseguradora consideran que hay que tener mucho cuidado a la hora de definir las condiciones de las pólizas, como valores cubiertos, y tiempos para que se hagan efectivas, pues son susceptibles al fraude. Además, el cubrimiento debe ser limitado. De esta manera, no se convierte en un ‘incentivo’ para que el usuario esté desempleado. Por eso, otro elemento clave es que sea un seguro y no un subsidio, como ocurre en los países desarrollados. Esto, porque un subsidio implica que haya una fortaleza fiscal para estar haciendo este tipo de desembolsos, pero en el caso de los seguros hay usuarios que están haciendo constantemente aportes para el pago de los siniestros. La propuesta del Gobierno, que fue presentada ayer por el presidente Uribe, es que sean los propios trabajadores y cajas de compensación los que fondeen el seguro. “El Estado podría entrar con créditos, para anticipar el pago de ese seguro de desempleo, pero con la seguridad de que los aportes van a permitir crear la masa de recursos que le dé al país la garantía de poder pagar este seguro”, dijo el Jefe de Estado. La oferta actual En Colombia, se han desarrollado algunos productos en caso de que un trabajador quede sin empleo. Por ejemplo, el Fondo Nacional del Ahorro y Colpatria ofrecen pólizas que cubren las cuotas de los préstamos durante determinado tiempo si el deudor pierde el empleo. Poco más de 100.000 usuarios de crédito han adquirido este tipo de productos.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido