Senado aprobó la Reforma Tributaria

Se creará una comisión para estudiar una reforma estructural. Centro Democrático y Polo Democrático se opusieron en la votación. Hoy tendrá su debate en la Cámara de Representantes.

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

Archivo particular

Mauricio Cárdenas, ministro de Hacienda.

Finanzas
POR:
diciembre 11 de 2014 - 12:31 a.m.
2014-12-11

La plenaria del Senado aprobó la reforma tributaria que entró con 72 artículos en total, después de haber empezado con 23, y, tras ser tramitado el proyecto en segundo debate, le agregaron más medidas.

El proyecto de reforma tributaria, que va por los 12,5 billones de pesos que le faltan al presupuesto general del 2015, queda pendiente de la aprobación en Cámara, prevista para este jueves.

La iniciativa contó con el respaldo de la mayoría de congresistas, a excepción de los integrantes del Polo Democrático y el Centro Democrático, quienes, al igual que parlamentarios de otros partidos, abogaron por una reforma estructural que organice el Estatuto Tributario y facilite el camino a los contribuyentes que pagan impuestos en el país.

"El Gobierno debe hacer una reforma para los próximos 20 años y no reformitas frágiles cada año", señaló el senador Juan Carlos Restrepo.

En consecuencia, se aprobó la creación de una comisión, para el estudio de una reforma integral.

Aunque al debate final del Senado la ponencia de la reforma llegó con 13 artículos nuevos, se conservó la esencia. Es decir, el mantenimiento del gravamen a los movimientos financieros o 4x1.000 por cuatro años más, a partir de los cuales empezará su desmonte; las medidas para controlar la evasión; la sobretasa progresiva al impuesto de renta para la equidad Cree, y el impuesto a la riqueza, con tasas marginales que van decreciendo año a año hasta desaparecer el tributo en el 2018. Durante el primer año, dichas tarifas empiezan en un rango de entre 0,20 y 1,25 por ciento; en el segundo bajarán a, de entre 0,15 y 1 por ciento; en el 2017 estarán entre 0,05 y 0,40 por ciento y en el 2018 ya no habrá más impuesto a la riqueza.

FERIA DE LA EXENCIÓN

El momento de aprobación del impuesto a la riqueza fue uno de los más críticos, por lo que la senadora Claudia López llamó a la sensatez, debido al peligro de convertir el debate en una feria de la exención, pues “se intentaban introducir exenciones a dedo, de los impuestos de renta (Cree) y patrimonio (riqueza) a los petroleros, mineros, empresas de servicios públicos y cultivos de rendimiento tardío, entre otros”.

Cabe destacar que el impuesto a la riqueza fue modificado en varias oportunidades, junto con su pareja, el impuesto de renta a la equidad Cree, que finalmente quedó con tarifas de 5 en 2015, 6 en 2016, 8 en 2017 y 9 por ciento en el 2018. Todo, porque hubo una fuerte resistencia por parte de los gremios económicos, en particular al impuesto a la riqueza, al que consideran como un desestímulo a la inversión privada.

Dentro del paquete de artículos nuevos, se introdujeron iniciativas como la prórroga de los subsidios a los servicios de energía y gas de los estratos 1, 2 y 3. También se agregó el derecho de las empresas a descontar del impuesto sobre la renta a su cargo, dos (2) puntos del IVA pagado en la adquisición o importación de bienes de capital gravados a la tarifa general de impuesto sobre las ventas, que es del 16 por ciento.

Un tema que podría ser polémico, o en la plenaria de Cámara o, posteriormente, en la Corte Constitucional, es la medida que permite que la Nación se haga cargo del pago de las pensiones de los jubilados de Caprecom, toda vez que, por mandato de ley, dicha entidad deberá liquidar lo relacionado con el negocio de pensiones. El tema tiene poco que ver con lo tributario.

Entre otras medidas adoptadas está una para incentivar la inversión en infraestructura a través de las Asociaciones Público Privadas. Así, se establece una tarifa de la retención en la fuente, del 5 por ciento en vez del 14 por ciento, “para los pagos o abonos en cuenta por concepto de rendimientos financieros o intereses, realizados a personas no residentes o no domiciliadas en el país, originados en créditos o valores de contenido crediticio, por término igual o superior a ocho (8) años, destinados a la financiación de proyectos de infraestructura”.

FUERTES POLÉMICAS

Aunque hubo un paquete de 56 artículos de la reforma que fueron aprobados en bloque, los restantes generaron polémica y extendieron la jornada de aprobación, que duró alrededor de 14 horas. Senadores como Álvaro Uribe, integrante de uno de los partidos de oposición al Gobierno, señalaron que “la reforma puede afectar la inversión productiva y la política social”.

Entre tanto, Iván Duque, del mismo partido de Uribe, indicó que “es un mito que la reforma solo afectará a pocos, a las empresas”. Mencionó que quitar la devolución de los dos puntos del IVA por compras con tarjeta de crédito o débito afectará a la clase media, y que en relación al impuesto a la riqueza, “las tasas no son progresivas”.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, salió al quite sobre las críticas a la propuesta tributaria, según las cuales, las empresas ya están muy cargadas con impuestos. “Su pago es de 36,5 por ciento de la utilidad y con la reforma pasa a 40,5 por ciento”, indicó. Desvirtuó también lo que catalogó como ‘mitos’, pues señalan que la iniciativa afecta a la clase media, que el Gobierno no controla la evasión y que el hueco fiscal del presupuesto es producto del despilfarro, entre otros.

Una gran mayoría de parlamentarios dejaron ver su adhesión a la tramitación de una reforma más integral que incluya, en particular, el impuesto a los dividendos. Al respecto, el senador Ángel Custodio Cabrera recordó que no se hace una iniciativa de ese calado desde 1974. Dijo que “el proceso era tan difícil, que en esa oportunidad, ni siquiera la hizo el Congreso, sino que se adoptó a través de un decreto extraordinario”.

Se destaca la tensión generada alrededor del artículo que promueve que, “a partir del periodo gravable 2018, la sanción por inexactitud en el reporte de información tributaria será equivalente al 200 por ciento del mayor valor del impuesto a cargo determinado”. El partido verde expresó que dicha propuesta no había sido suficientemente debatida en las sesiones de las comisiones económicas, que son las primeras llamadas a depurar la reforma. Al final, la medida fue aprobada con 61 votos a favor y 20 en contra.

El debate en plenaria de Cámara, este jueves, también promete ser tan álgido como el que se dio el miércoles en el Senado.
MARTHA MORALES MANCHEGO