El señor de las burbujas

El señor de las burbujas

POR:
octubre 24 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-24

Después de J. Edgar Hoover, quien ocupó la Dirección del FBI por 48 años, Alan Greenspan es uno de los funcionarios norteamericanos que más tiempo sobrevivió los cambios de gobierno. Como presidente de la Reserva Federal desde 1987 hasta el 2006, este neoyorquino de 82 años se convirtió en una de las personas más influyentes de la economía mundial. Durante su gestión debió enfrentar todo tipo de crisis que van desde el famoso ‘lunes negro’ ocurrido hace 20 años, en el que la Bolsa de Nueva York sufrió una de las principales caídas de su historia, hasta el auge de la burbuja inmobiliaria del 2004, pasando por las crisis de Rusia, Asia, las ‘.com’ y el famoso fondo conocido como Ltcm (Long Term Capital Management). Sus memorias recientemente publicadas bajo el nombre de The age of Tubulence son una pieza histórica que desatará polémicas, no solo por las opiniones emitidas, sino por la forma en la que Greenspan juzga su propia responsabilidad frente a algunas burbujas que terminaron convirtiéndose en crisis, incluyendo la actual situación del mercado inmobiliario en los Estados Unidos. Independiente de sus explicaciones y puntos de vista, Alan Greenspan será juzgado frente a la evidencia de las decisiones polémicas que lideró. El haber mantenido las tasas de interés en niveles bajos por un largo período durante el auge de las .com fue una de las causas que dio vida a la burbuja especulativa que explotó llevándose por delante los ahorros de millones de ciudadanos. La forma en la que intervino luego del colapso del famoso fondo de cobertura Ltcm, dejó el sabor en los inversionistas que la Reserva Federal estaba lista a jugar el papel de salvavidas frente a errores especulativos. Un precedente que para muchos ortodoxos generó cuestionamientos al papel de la banca central. En cuanto a la actual explosión de la burbuja inmobiliaria, las decisiones lideradas por Greenspan no dejarán de ser criticadas. La reducción de las tasas de interés de 6,5% a 1% entre enero del 2001 y junio del 2003 -el nivel más bajo desde 1958- ha sido considerada por el profesor de Stanford John Taylor, como una de las causas de la crisis que hoy golpea los E.U. La razón no es otra distinta a que la reducción de las tasas de interés a niveles tan bajos y por un período prolongado disparó la oferta de crédito barato desatando una ola especulativa y una preocupante laxitud crediticia en el mercado inmobiliario. A pesar de las advertencias cuando el mercado subprime ascendía aceleradamente a finales del año 2004, Greenspan ignoró la existencia de una burbuja, que de haber sido atendida con medidas oportunas, se hubiera podido contener, como lo insinúa The Economist, en su última edición. Si bien las decisiones de la Reserva Federal en la era de Alan Greenspan se fundamentaron en serias consideraciones técnicas, no cabe duda que el matrimonio entre niveles bajos de inflación y bajas tasas de interés pueden ser un condimento ideal para desatar burbujas. El punto para debatir es cómo y cuándo los Bancos Centrales deben actuar para anticipar movimientos especulativos con consecuencias mayores, al mismo tiempo que controlan la inflación. Al margen de las críticas y la evidencia de sus desaciertos, Greenspan tendrá un lugar privilegiado en la historia de los E.U. y sus memorias servirán para reflexionar sobre el papel de la Banca Central. Quizás por eso, ante una pregunta formulada en días pasados respondió que “la política monetaria es más un arte que una ciencia”. Iván Duque Márquez Consejero Principal por Colombia y Ecuador ante el BID Durante su gestión debió enfrentar todo tipo de crisis”.

Siga bajando para encontrar más contenido