Sería inevitable la declaración de bancarrota de General Motors (GM), coinciden expertos en E.U.

Para que la firma evite la bancarrota, primero debe persuadir a tenedores de una deuda por US$27.000 millones, y que la intercambien por participación del 10% de sus acciones, una operación riesgosa.

POR:
mayo 11 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-11

Además de ello, la empresa automotriz debe alcanzar acuerdos con sus sindicatos, anunciar cierres de plantas, eliminar o vender marcas de autos y obligar a cientos de concesionarios a salir del mercado.    

Todas estas tareas deben alcanzarse en un período de tres semanas. ''Simplemente no considero posible lograr todas esta partes'', afirmó Stephen J. Lubben, un catedrático de la Escuela de Derecho de la Universidad de Seton Hall que se especializa en bancarrotas.    

GM, que se mantiene a flote gracias a un préstamo gubernamental de 15.400 millones de dólares, tiene el 1 de junio como plazo impuesto por el gobierno para completar un plan de reestructuración.    

Si no puede concluirlo a tiempo, la empresa seguirá el ejemplo de su rival, Chrysler LLC, en acogerse al capítulo 11 de bancarrotas, que protege a las empresas de sus acreedores mientras reestructura sus finanzas.    

Pese a que los dirigentes de la empresa indicaron la semana pasada que preferirían lograr la reestructuración afuera de los tribunales, los expertos indicaron que todo lo que GM está haciendo ahora es agrupar a la mayoría de sus accionistas para lograr que la reorganización, supervisada por la corte, se desarrolle de una manera más rápida.

Siga bajando para encontrar más contenido