Servicio médico en Colombia gana mercado internacional por oportunidad, efectividad y costos

Tras enterarse en Venezuela de que Medellín era la capital de los transplantes, Claudio Vogel, dueño de fábrica de tejas cerámicas más grande de Brasil, se trasladó para un transplante de hígado.

POR:
mayo 07 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-07

La operación se realizó en el Hospital Universitario San Vicente de Paúl, de la cual salió exitosamente hace poco.

"Las familias allí donan órganos y tienen hígados sobrando. La concientización comienza en la escuela", dice el industrial al diario Jornal NH, de Brasil, al narrar su experiencia con el personal médico del hospital colombiano.

El ejecutivo extranjero pagó unos 92.000 dólares por el transplante mientras que en su país le costaba cuatro veces más y entraba a una 'cola' extensa y llena de trámites.

"Estoy renovado y ahora tengo la misión de divulgar una esperanza para quien esté en la fila brasileña", sostiene.

El hombre de negocios tiene 55 años y también estuvo en la fila de transplantes por cuatro años, desde 2004, año en el que le descubrieron que era portador de Hepatitis C.

Pero el centro hospitalario no se queda en los elogios e invertirá 200.000 millones de pesos en la construcción de una nueva sede, en la zona franca de Rionegro (Antioquia), cuya primera fase arranca a finales de 2010.

La fundación igualmente ha previsto que en esa fase dispondrá 180 camas más, de cuidados intensivos e intermedios (35), diagnóstico y terapia. "En la segunda fase se han previsto, entre otros, centros de atención, de cáncer, neurología, traumatología, cirugía plástica, siquiatría y dolor", dijo recientemente Guillermo León Valencia, gerente del proyecto.

Entre las metas al 2012 del San Vicente de Paúl están fortalecer los programas de alta complejidad y elevar la utilidad operacional a través de la optimización de recursos.

Con la nueva sede, el centro hospitalario espera además elevar los ingresos y la rentabilidad actual.

Según el Ministerio de Comercio, entre las ventajas que tienen las empresa prestadoras de salud colombianas frente a sus pares extranjeros se encuentran, que poseen infraestructura, personal adecuado y precios competitivos, los cuales están hasta 75 por ciento por debajo.

Siga bajando para encontrar más contenido