Shanghái se prepara para la Exposición Universal 2010 en el corazón de la ciudad

Entre el primero de mayo y el 31 de octubre de este año, la zona más moderna de China será la sede de este evento que tiene por lema 'Una ciudad mejor, una vida mejor'.

POR:
enero 08 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-08

Por cuenta de la Exposición Universal 2010, en apenas medio año los habitantes de Shanghái han visto florecer cientos de edificios en un enorme solar de 5,28 kilómetros.

Desde el 2003, un ejército de obreros se ocupó de derribar barrios completos de viejos y grises bloques de viviendas modestas construidas décadas antes.

Así mismo, unas 18.000 familias fueron desalojadas, para hacer sitio para la Expo. En el 2007, cayeron los últimos edificios del lugar, una acería y unos astilleros centenarios, situados en la orilla del río Huangpu, cuyas turbias aguas dividen ahora el recinto ferial.

Hoy, la Expo 2010 ya ha batido el récord de participantes: 190 países y 48 organizaciones internacionales, y se levanta a toda velocidad a tan sólo 20 minutos en carro de la Plaza del Pueblo, centro neurálgico de Shanghái, la ciudad china de los rascacielos.

A pocos meses para su comienzo, el próximo 1° de mayo, la actividad en el recinto de la Expo es frenética, con todos los pabellones creciendo poco a poco en extrañas construcciones, que competirán entre ellos por atraer la atención de los 70 millones de visitantes que se esperan que lleguen.

Los más adelantados en su construcción son los cuatro pabellones que sobrevivirán al evento, situados en los vértices de un cuadrado imaginario que será la zona principal del recinto.

El pabellón de China, llamado ya la Corona de Oriente, está destinado a convertirse en visita turística obligada en Shanghái.

Una enorme pirámide invertida roja apoyada sobre cuatro pilares, que imita el estilo ancestral de construcción dougong, la cual puede verse en lugares míticos de China como la Ciudad Prohibida de Pekín.

Su color rojo evoca la tradición y la historia milenaria del pueblo chino, denostadas durante años y recuperadas hace poco como motivo de orgullo nacional.

Un poco más allá, a orillas del río Huangpu, surge el Centro de Actuaciones de la Expo, 120.000 metros cuadrados con capacidad para 18.000 personas que asistirán a conciertos y otros espectáculos.

Su sorprendente forma ovalada y casi plana hace que las opiniones se dividan entre quienes lo consideran una concha gigante y quienes apuestan por un platillo volador. Su techo estará cubierto por potentes focos de colores que animarán la noche shanghainesa.

De igual forma, la originalidad del Centro de Actuaciones y la innovación del pabellón de China contrastan con la sobriedad del Centro de la Expo y el Pabellón Temático, dos descomunales 'cajas de zapatos' de diseño menos arriesgado.

El Centro de la Expo tendrá siete plantas y estará envuelto en cristal. Será el encargado de celebrar importantes convenciones internacionales durante el evento, misión que seguirá cumpliendo una vez finalizada la Expo, el 31 de octubre.

Con más de 120.000 metros cuadrados, el Pabellón Temático, en el que se desarrollará el lema de la muestra, Una ciudad mejor, una vida mejor, combina un diseño poco original con innovaciones ecológicas como un tejado recubierto de placas solares que pueden generar 2,8 millones de kilovatios/hora anuales.

Siga bajando para encontrar más contenido