SIC se defiende en debate de control en el Congreso

En total, este año el organismo ha impuesto multas por 160.000 millones de pesos por distintas conductas irregulares

POR:
septiembre 18 de 2013 - 04:28 a.m.
2013-09-18

Tras varios cuestionamientos a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sobre su papel de defensa del consumidor y la libre competencia, al titular de ese despacho, Pablo Felipe Robledo, le faltópoco para 'salir a hombros' del recinto de la Comisión III de la Cámara de Representantes, donde acudió a una citación de control político sobre esos temas.

Tras las exposiciones, dijo Robledo, el representante David Barguil, reconoció la labor que viene cumpliendola entidad para amparar los consumidores y las normas de competencia, y precisó que loscuestionamientos no son a título personal contra Robledo sino contra actuaciones pasadas del organismo.

Sin embargo, el titular de la SIC dijo que antes también se habían hecho acciones valientes como hoy y si no se emprendieron otras es porque la entidad no tenía, como ahora, mayores elementos como millonarias

MULTAS REPRESENTATIVAS PARA LOS INFRACTORES.

En total, este año el organismo ha impuesto multas por 160.000 millones de pesos por distintas conductas irregulares y en 2012 sumaron 85.000 millones de pesos y en 2011, 73.000 millones.

También dijo que entre 2011 y 2012 la planta de personal de la SIC se elevó 68 por ciento para aumentar los controles y la vigilancia, e investigar infracciones contra el consumidor y la libre competencia.

Además, sostuvo, que entre el 2009 y el 2014 el presupuesto anual del organismo se triplicará y pasará de 38.000 millones de pesos a 121.000 millones de pesos.

“La nueva ley de competencia del 2009 hoy permite a la Superintendencia imponer multas hasta de 60.000 millones de pesos por infracción anticompetitiva y se puede mandar un mensaje más claro a los agentes del mercado de que violar la leyes sobre el tema es asunto serio”, aseveró Robledo al término del debate.

Respecto a la protección al consumidor dijo que a través de la Ley 1480 se permitió la SIC pasar de imponer una multa máxima individual de 60 millones de pesos a 1.200 millones de pesos.

Respecto a la investigación contra cinco cementeras y 14 de sus empleados, por presunto acuerdos deprecios y repartición geográfica del mercado, sostuvo que solo el fallo de la investigación final determinará si hay responsabilidades.

También sostuvo que la investigación contra el sector se origina en otra preliminar que duro más de un año, periodo en el que se allegaron pruebas y entraron a las oficinas de las cementeras. Por tanto, sostuvo, no salió del ruido mediático que se hizo recientemente sobre los precios del producto.

MANO DURA

Robledo también respondió a cuestionamientos previos de Barguil, afirmando que no es cierto que haya tenido mano blanda para aprobar ofrecimientos de garantías a los investigados por diversas conductas.

Dichas garantías son pólizas de seguro que se comprometen a pagar los investigados si en un futuro

realizan prácticas irregulares y no dilatan un proceso, aunque no conducen a inocencia ni culpabilidad.

No obstante, dijo Robledo, durante cerca de un año que lleva en el cargo ha rechazado 13 ofrecimientos de garantías y no ha aceptado ninguna.

Sin embargo, acotó que tampoco le temblará la mano para aceptar las que cumplan con el decreto 2153 de 1992 (régimen de competencia) y la Ley 1340 de 2009, que son las normas que dan ese derecho a los investigados.

Barguil expuso los correos electrónicos que se cruzaron representantes de las cementeras, contenidos en la resolución 49.141 de 2013, a través de la cual la SIC elevó pliegos de cargos contra Cementos Argos,

Cemex Colombia, Holcim Colombia, Cementos Tequendama y Cementos San Marcos y el mencionado número de empleados.

Al margen del debate, el presidente de Cementos Argos, Jorge Mario Velásquez, dijo al respecto que no han participado en repartición de mercados o acuerdos de precios en el país u en otros donde tienenoperaciones, por lo que compiten con infraestructuras y redes de distribución establecidas.

Añadió que los correos electrónicos, expresó son extractos de operaciones que tienen toda la legalidad, y en el curso de la investigación ante la SIC aportarán las pruebas.

Con relación a los precios del cemento, Barguil dice que mientras en Nicaragua el bulto vale 10.500 pesos, en Colombia se duplica ese valor y llega a 25.000 pesos.

Según Argos, las estructuras de costos y oportunidad de infraestructura no hacen comparables los precios y prefiere comparar el número de sacos que se compran con un salario mínimo, que en 10 años pasó de 17 a 24 por ciento, contra un aumento en el sueldo del 38 por ciento.

Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido