Sidoc distribuye el acero como pan o gaseosa

La Siderúrgica de Occidente produce 20% de la chatarra que demandan lassiderúrgicas del país. Su presidente, Maurice Armitage, revela algunos secretos.

Archivo Portafolio.co

Maurice Armitage / presidente de la Siderúrgica de Occidente (Sidoc).

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 10 de 2011 - 12:56 a.m.
2011-12-10

 

En la zona industrial de Yumbo (Valle del Cauca), en 32.000 metros cuadrados, se producen 150.000 toneladas de acero que salen de la Siderúrgica de Occidente (Sidoc), que en los próximos tres años busca sumar 200.000 toneladas.

La siderúrgica, la más pequeña del país, consume 16.000 toneladas de chatarra al mes y reporta este año un crecimiento de 30 por ciento en la producción de acero líquido y de 60 por ciento de sus ventas en pesos.

Su presidente, Maurice Armitage, dice que ya no le teme a las multinacionales, porque en 27 años su compañía se fortaleció industrial y socialmente.

Sidoc creció al lado de Sidelpa.

¿Cómo hicieron para que no los sacaran del camino?

Esto era una fundición que estaba cerrada. Compramos las instalaciones que elaboraban piezas para la industria azucarera. Creíamos que podíamos montar una pequeña fábrica y morder algo del mercado nacional de la chatarra, que era deficitario.

Pensábamos que el vecino del lado nos iba a comprar el negocio, nunca lo hizo, y el sueño de tener nuestra fábrica se volvió realidad.

¿Tras ese resultado, cuál ha sido la estrategia?

No dejarnos desbancar. Además, tenemos un grupo de empleados luchando contra la competencia, lo que nos ha fortalecido, en la medida en que ‘mordimos’ el mercado de la chatarra.

¿Ese ha sido el éxito, la materia prima?

El éxito ha sido la gente. Teníamos un competidor al lado con tres sindicatos y aquí nunca los tuvimos. La gran sabiduría es tener gente comprometida en sacar esta compañía adelante.

¿Cuántos empleados son?

Somos 600, con una antigüedad promedio de 20 años.

Tenemos una forma de remunerarlos, fuera de un buen salario. Cada noventa días les distribuimos unas utilidades, que van en función de lo que nos hemos ganado en el trimestre.

De alguna manera, así derrotamos una competencia dura y, con el tiempo, en la medida que progresábamos acompañados del auge del acero en el mundo, salimos adelante.

¿La clave es la chatarra?

En Colombia hacer acero no es importante, pero sí comprar la chatarra y darle el valor al reciclador. En este momento podemos decir, con orgullo, que somos el 20 por ciento de la chatarra nacional que se produce para siderúrgicas.

De ahí en adelante, industrialmente hemos progresado porque tuvimos dinero que nos proporcionó la fábrica para mejorar el horno y los trenes de laminación.

¿Cómo manejan el mercadeo?

En los últimos cinco años montamos las tiendas del acero para competir con los grandes importadores. Además, la industria del acero quedó amenazada con la revaluación del peso.

La forma de competir es llegar al consumidor final. Sidoc tiene 500 clientes directos, fuera de los constructores; son ferreterías pequeñas a las cuales les llegamos con nuestro acero. Distribuimos el acero como pan o gaseosa, esa es la clave.

Y a pesar de ser pequeños nos movemos como el pez, o sea, rápido.

Gloria Inés Arias

Corresponsal Cali

Siga bajando para encontrar más contenido