Siete proyectos de la tercera ola 4G quedarían congelados

El Gobierno está terminando de sacar las cuentas para financiar apenas tres de las iniciativas que conforman ese paquete de obras. Nuevas aprobaciones de carreteras son poco probables este año.

Según el Gobierno, hay que ajustar la tercera ola 4G a la actual realidad fiscal.

Archivo

Según el Gobierno, hay que ajustar la tercera ola 4G a la actual realidad fiscal.

Finanzas
POR:
septiembre 20 de 2015 - 04:32 a.m.
2015-09-20

A medida que avanzan los cierres financieros correspondientes a la primera ola de concesiones viales de cuarta generación (4G), el Gobierno está terminando de sacar las cuentas de cómo se financiará la tercera ola –conformada por 10 proyectos que cuesta $11 billones e intervendrá 1.882 kilómetros–.

Y aunque el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, es consciente de que la destorcida de los precios del crudo ha impactado no solo al fisco sino a la ejecución de obra pública (este año el Estado recibiría apenas $ 9 billones de renta petrolera), entre el alto Gobierno ya se advierte que de los 10 proyectos de la tercera ola, siete tendrán que quedar suspendidos mientras la situación fiscal comienza a dar síntomas de mejoría.

Hasta el momento, confirmó una fuente del alto Gobierno, se han aprobado dos proyectos de la tercera ola: se trata de los corredores Bucaramanga-Pamplona y Pamplona-Cúcuta. “Es poco probable que este año se den aprobaciones adicionales. El Ministerio de Hacienda ha dicho que revaluará el inicio de otras licitaciones”.

Y bajo la actual coyuntura fronteriza, manifestó la fuente, es urgente que se mejore la conexión de Cúcuta con el resto de la geografía colombiana.

Sin embargo, el Vicepresidente señaló que además de estas vías (cuyo valor será cercano a los $ 2 billones), se busca que el corredor Pasto-Mojarras-Popayán (el cual funcionará como conexión de dos autopistas –una de ellas es la que va desde Rumichaca, frontera con Ecuador, hasta Pasto–), también salga a licitación.

Incluso, Clemente del Valle, presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN),también confirmó recientemente que en Hacienda continúa debatiéndose cuáles de los proyectos de la tercera ola podrán hacerse, dada la situación derivada de la caída de los ingresos del Estado. “Es ajustar esa parte del programa a la realidad fiscal”, dijo.

Asimismo, Luis Fernando Andrade, presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), dejó claro que pese a la situación fiscal no se dejarán de adjudicar más proyectos. Agregó que el Gobierno mantiene un interés constante en el desarrollo de obras bajo la figura de Asociación Público Privada (APP) de iniciativa particular, la cual no requiere recursos públicos.

“Estamos aprobando una APP por mes. Esperaría que ese ritmo de aprobación de iniciativas privadas continúe mientras mejora la situación fiscal para poder sacar más proyectos de la tercera ola 4G”, manifestó el Presidente de la ANI.

ISAGÉN, ¿UNA SALIDA PARA FINANCIAR LA TERCERA OLA?

Luego de que el Consejo de Estado destrabó el proceso para la enajenación de la generadora Isagén, el Gobierno ya está en la tarea de reorganizar el cronograma y los pasos para realizar el proceso de venta de este activo de la Nación, el cual está avaluado en poco más de 5 billones de pesos.

Hasta el momento, en el proceso de venta (que se suspendió el 14 de mayo y se reanudó el pasado 10 de septiembre) estaban precalificadas tres empresas: Colbún de Chile, GDF Suez, de Francia, y el grupo canadiense Brookfield.

Según espera el vicepresidente Vargas Lleras, los recursos que reciba el Estado por cuenta de la venta de Isagén no se dispondrán para ejecutar gasto corriente, sino para proveer de recursos a los proyectos que forman parte de la tercera ola de concesiones de cuarta generación. Incluso, el dinero de una eventual venta también podría llegar a generar una ampliación en la financiación de los proyectos de obra pública como las Vías de la Equidad (originalmente este plan vale $ 10 billones y tiene 90 iniciativas viales en todo el país).

NUEVO CIERRE FINANCIERO, A LA VISTA

Luego de que se concluyeran los cierres financieros de los proyectos Girardot-Puerto Salgar, Pacífico 3 (vía que va entre los municipios de La Pintada y La Virginia) y del corredor Barranquilla-Cartagena (en todas estas iniciativas tiene participación el empresario Mario Huertas Cotes), en los primeros días de octubre se llegará a un nuevo cierre.

Se trata del correspondiente al proyecto Pacífico 1, el cual hace parte de la primera ola de las concesiones 4G. A cargo de este cierre se encuentra el contratista Concesionaria Vial del Pacífico S.A.S.–Covipacífico S.A.S., cuyos accionistas son las firmas Episol (en un 60 por ciento e Iridium Colombia Concesiones Viarias S.A.S. (40 por ciento).

El valor total de este contrato (que se conectará con la concesión Pacífico 2), asciende a $2,08 billones. Se estima que las obras en ese corredor inicien en noviembre y, también, está prevista la intervención de 49,7 kilómetros (de estos, 31 kilómetros estarán en doble calzada).

Entre tanto, una fuente del alto Gobierno confirmó que el cierre financiero de la concesión Pacífico 2 (que forma parte del primer paquete de las vías 4G), ya está a punto de concluirse.

Este cierre financiero estará a cargo de Grupo Odinsa, Construcciones El Cóndor, Termotécnica Coindustrial S.A., Icein y Mota – Engil Sucursal Colombia. “He hablado con todos los concesionarios que ganaron los proyectos de la primera ola y ninguno ha dicho que tenga problemas. Todo va bien. Estamos satisfechos con los resultados”, manifestó el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

El funcionario manifestó que el objetivo es que un total de seis proyectos completen sus cierres financieros entre octubre y noviembre.