Sigue agravándose más la sequía en la región Caribe

Durante lo corrido del año, los pluviómetros en varios departamentos de la costa no han registrado la caída de una sola gota de lluvia. El Gobierno ya tiene planes de contingencia para la sequía.

En la costa norte del país ha comenzado a evidenciarse el movimiento de ganados de un lugar a otro.

Archivo Portafolioco

En la costa norte del país ha comenzado a evidenciarse el movimiento de ganados de un lugar a otro.

Finanzas
POR:
julio 22 de 2014 - 02:01 a.m.
2014-07-22

“Nunca como hoy la situación es más difícil, pues hace más de nueve meses tenemos un déficit hídrico muy marcado que ha deteriorado las fuentes de agua y la producción de forrajes que demandan la actividad ganadera”.

El testimonio es de Fabián Daza, director de la Fundación para el Desarrollo de Alianzas Estratégicas, Productivas y Sociales (Fundalianza), refiriéndose a la situación climática de los departamentos de la costa Caribe.

El dirigente empresarial destacó que las condiciones de sequía extrema están convirtiéndose rápidamente en un problema económico y social, pues los ganaderos han mermado sus ingresos, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de las familias.

“Los que más padecen son los pequeños productores, quienes generan sus ingresos solo de las actividades del campo; los medianos y grandes, bien pueden echar mano de una ‘segunda caja’, que generan sus actividades profesionales alternas”, anotó Daza.

El director de Fundalianza destacó que la situación es complicada en todos los departamentos de la costa, agravada en La Guajira y en Atlántico.
Martín Atencio, subsecretario de Gestión Agropecuaria del departamento del Atlántico, dijo que ayer fue notificado de la muerte de 70 reses en el municipio de Piojó, debido al intenso verano.

Destacó que la administración departamental ha atendido el problema con carrotanques con agua para la población y ha entregado 25 toneladas de maíz ensilado a los pequeños ganaderos afectados.

“Tenemos un convenio con Fedegan (el gremio ganadero) para que nos suministre hasta 100 toneladas de ensilaje de maíz, con el fin de atender la sequía”, concluyó el funcionario.

Los municipios de la zona norte de Atlántico son los más afectados.

OCURRENCIAS.jpg (630×722)

En La Guajira, además de los casos de fallecimientos de menores de edad por la escasez de agua en la alta Guajira, en la zona sur, la situación es la misma, pues tampoco ha llovido desde hace ocho meses.

“Así las cosas, la posible llegada del fenómeno climático de El Niño terminaría por agravar las cosas”, concluyó Fabián Daza.

“El Niño se nos vino encima”, dijo el presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (FedegAn), quien reiteró que nunca antes había visto tan secos a los ríos Guatapurí y Cesar, en el Cesar, y al Ranchería en La Guajira.

Destacó que en Casanare –que ya sufrió una sequía que conmocionó al país por las imágenes de animales muertos– la cantidad de agua que están recibiendo las llanuras inundables es inferior a los volúmenes históricos, por lo que esta zona no podrá resistir el impacto del fenómeno climático.

Según lo reportado por el gremio ganadero, junto con el Ministerio de Agricultura, están ejecutando planes de contingencia, capacitando a los productores del sector rural, particularmente a los de las zonas donde se considera que el fenómeno climático sería más intenso (Andina y Caribe).

“Adicionalmente, se ha solicitado al Ministerio de Agricultura la ampliación en cobertura y más duración de las 25 bodegas que, actualmente, están funcionando para distribuir suplementos alimenticios a bajo costo entre los ganaderos afectados”, reportó Fedegán en su página de internet CONtextoganadero.

Ante la inminencia del fenómeno climático, Fedegan pidió al Ministerio de Agricultura que apropie subsidios y asigne líneas de crédito para enfrentar la sequía.

Con la línea de crédito que solicitan, cuyas condiciones serían a cinco años y dos de gracia, se buscaría financiar obras como jagüeyes, distritos de riego o represas, la compra de maquinaria agrícola y la siembra de forrajes y ensilajes para alimentar al ganado en las épocas de sequía.

Los subsidios, por su parte, se destinarían de forma particular para el transporte de agua hacia los hatos. De forma simultánea al petitorio de Fedegan, el Ministerio de Agricultura anunció recursos por 3.450 millones de pesos para subsidiar la compra de alimentos para el ganado en las zonas afectadas por la sequía.

Por último, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo (UNGRD) anunció que cuenta con un presupuesto de 200.000 millones de pesos para atender las emergencias que genere el fenómeno.

Además, ya puso en marcha el llamado plan de contingencia con Medidas y acciones de preparación para la respuesta.

LO QUE DEJÓ EL NIÑO MÁS FUERTE

Según el informe ‘Las lecciones de El Niño’, publicado por la Corporación Andina de Fomento (CAF), el impacto económico que generó El Niño que afectó al país en el perIodo 1997-1998 (el más fuerte de los últimos años), las pérdidas registradas en la economía nacional sumaron US$ 563,5 millones, cifra que representó cerca del 1 por ciento del PIB de 1998, el 22 por ciento del servicio de la deuda externa y afectó negativamente cerca del 0,5 por ciento del crecimiento económico del país.

Del total de costos estimados, US$ 507 millones fueron costos indirectos y US$ 55,8 millones como costos directos. Las regiones más afectadas fueron la Andina y la Caribe.