Sigue incertidumbre en Bolsas del mundo pese a recuperación; AIG cayó 21,22% | Finanzas | Economía | Portafolio

Sigue incertidumbre en Bolsas del mundo pese a recuperación; AIG cayó 21,22%

La bolsa de Colombia fue de las más golpeadas de A. Latina, tras bajar 3,78%. Le sigue México, en 3,79%. La jornada transcurrió en medio de la decisión del Gobierno de E.U. de brindar ayuda a AIG.

POR:
septiembre 16 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-16

La Bolsa de Nueva York cerró al alza levemente, este martes, impulsada por la esperanza de un salvataje de la aseguradora AIG y por la decisión de la FED de mantener las tasas de interés en 2 por ciento. El Dow Jones cerró con un aumento de 1,30 por ciento, y el índice Nasdaq, en 1,03 por ciento.

Hacia la media sesión de este martes, el Dow Jones Industrial Average (DJIA) ganaba 84,11 puntos a 11.001,62 unidades, y el índice Nasdaq, de alto componente tecnológico, subía 15,66 puntos a 2.195,57 puntos.

Las acciones de la aseguradora American International Group (AIG) bajaron en 21,22 por ciento en la Bolsa de Nueva York.

Los títulos de AIG perdían este martes 1,76 dólares (-36,97%) y se negociaban en Wall Street a 3 dólares, después de haber llegado a tocar en las primeras horas de negociación un mínimo de 1,25 dólares, lo que supuso un descenso del 73,7 por ciento de su valor.

El lunes, las acciones de AIG bajaron un 61 por ciento y cerraron
a 4,76 dólares. En lo que va de año, los títulos de esta aseguradora han perdido un 91,83 por ciento de su valor, con respecto a los 58,30 dólares que valía su acción a finales de 2007.

En la apertura de la jornada, el índice ampliado Standard & Poor's 500 cedía 1,52 por ciento, es decir 18,11 puntos a 1.174,59.

El pasado lunes, Wall Street tuvo su mayor caída desde los ataques terroristas del 11 de setiembre de 2001, tras el anuncio de quiebra del banco de inversiones Lehman Brothers, la compra de Merrill Lynch y el desplome bursátil de la aseguradora AIG: el Dow Jones perdió 4,42 por ciento, el Nasdaq 3,60 por ciento y el S&P 500 4,64 por ciento.

Incertidumbre por seguros AIG tumba bolsas mundiales

El gobernador del Estado de Nueva York David Paterson afirmó este martes que la aseguradora AIG dispone de solamente esta jornada para captar los 75.000 a 80.000 millones de dólares que le permitirían evitar la quiebra.

Así, la suerte del gigante estadounidense de seguros AIG, que como el banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers podría verse obligado a declarar la bancarrota, estremecía el martes a las principales bolsas mundiales, golpeadas la víspera por un huracán financiero.

El American International Group (AIG), una de las mayores compañías de seguros del mundo, entró en caída libre el lunes y perdió un 60,8 por ciento, tras haberse hundido otro 31 por ciento el viernes. En un año, sus títulos han retrocedido un 93 por ciento, y podría convertirse en la siguiente víctima de la crisis del crédito.

Las tres principales agencias de calificación financiera, Standard & Poor's, Moody's y Fitch, rebajaron la notación de AIG. El diario Wall Street Journal afirmó el martes que AIG se vería obligado a declarar la bancarrota si no obtiene suficientes fondos antes del miércoles.

Las peores caída del día fueron del IGBC de la Bolsa de Colombia (-3,78%), del IGBVL de Lima (-3,35%) y del IPSA de Santiago (-1,74%), mientras que el Ibovespa de Sao Paulo, que llegó a perder en la jornada el 4,45%, se benefició del repunte de Wall Street y subió el 1,68%.

El Merval de Buenos Aires, que también abrió con pérdidas, avanzó finalmente el 0,61%, en tanto que la bolsa mexicana, que la víspera había caído el 3,79%, no operó hoy por festivo local.

"No hay cómo saber si lo peor ya pasó. La sensación es de que estamos realmente en medio de un vendaval", dijo a Efe el director de la Asociación de Analistas y Profesionales de Inversión del Mercado de Capitales de Brasil (Apimec), Antonio Carlos Colangelo.

La turbulencia externa también agitó nuevamente a los mercados de divisas, donde las monedas locales volvieron a ceder terreno frente al dólar, una tendencia que, para algunos expertos, puede continuar mientras no se vea una luz al final del túnel por el que transita el sistema financiero estadounidense.

Las bolsas europeas cayeron, este martes, por segundo día consecutivo, excepto Madrid, pese a las nuevas inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo (BCE) y del Banco de Inglaterra, que no lograron disipar la atención en los problemas de la banca estadounidense.

Los principales índices de las bolsas europeas bajaron una media del 2 por ciento, menos que el lunes, antes de conocer la decisión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) sobre los tipos de interés, que no se había publicado al cierre de la negociación en Europa.

La renta variable europea se mantuvo en el terreno de las pérdidas después de que las agencias rebajaran la calificación crediticia de la aseguradora estadounidense American International Group (AIG).

Londres bajó un 3,4 por ciento, Fráncfort cayó un 1,6 por ciento, París cedió casi un 2 por ciento, mientras que Madrid subió un 0,1 por ciento.

Los mercados de valores del Viejo Continente recibieron en la sesión de tarde impulsos negativos por la apertura bajista de Wall Street, y siguieron la línea de las asiáticas, donde el Nikkei de Tokio cayó al cierre un 5 por ciento.

En Europa, los bancos y las aseguradoras retrocedieron una media en torno al 6 por ciento, ya que ha aumentado el temor a impagos, como indican los intercambios de derivados de crédito CDS (Credit Default Swaps).

En Londres, el Halifax Bank of Scotland (HBOS), el mayor banco hipotecario del Reino Unido, cayó un 22 por ciento (el lunes un 18%) por el temor de los inversores a que tenga dificultades para encontrar refinanciación ya que está afectado por la quiebra Lehman Brothers.

En Fráncfort, Commerzbank cedió un 9,5 por ciento y el Santander subió en Madrid un 0,2 por ciento.

El BCE prevé que "los bancos posiblemente necesiten incrementar, al menos una vez más, el capital social aumentado desde el comienzo de la crisis" financiera, dijo en Berlín el presidente del Banco de Italia, Mario Draghi, si bien apostilló que la situación  de los bancos de la zona del euro es mejor que la de los de EEUU.

El sector de compañías de materias primas de Europa cedió alrededor del 7 por ciento ya que la caída del precio de los metales reduce sus márgenes de beneficio.

El BCE inyectó en el mercado 70.000 millones de euros (99.400 millones de dólares) con un vencimiento a un día, un poco más del monto inyectado después tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York.

Con esta inyección de liquidez, que se añade a los 30.000 millones de euros (42.600 millones de dólares) de ayer, el banco europeo quiere acercar las tasas a corto plazo en el mercado interbancario a su tipo de interés rector (4,25 por ciento), que es la tasa mínima en sus operaciones de refinanciación.

Los bancos son muy reacios actualmente a prestarse dinero entre ellos porque desconocen la exposición real de sus competidores a los problemas de las entidades estadounidenses y por ello se han disparado los tipos de interés en el mercado interbancario, lo que tiene el mismo efecto que si el BCE subiera los tipos y encarece los créditos.

El Banco de Inglaterra inyectó otros 19.999 millones de libras(25.142 millones de euros), que se suman a los 5.000 millones de libras (6.293 millones de euros) del lunes.

La crisis financiera tiene su propia dinámica y hoy se ha intensificado con las ventas masivas de títulos del sector bancario, dijo a Efe la analista bursátil de Commerzbank Petra Gräfin von Kerssenbrock.

En estos momentos, los mercados de valores sólo miran a Lehman Brothers, AIG y a EEUU.

El origen de los problemas actuales del sistema financiero están en la expansiva política monetaria de Alan Greenspan, que puso a disposición mucho dinero y ello creó la burbuja inmobiliaria que ha explotado, según Kerssenbrock.

Al no poder ganar dinero con los tipos de interés, muchos bancos idearon una serie de productos financieros estructurados muy complejos mediante los que principalmente vendían sus deudas y que ahora sufren pérdidas e importantes problemas de liquidez.

La FED inyectó, en total, US$70.000 millones

La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó, este martes, otros 20.000 millones de dólares más al sistema financiero de Estados Unidos, lo que supone la segunda entrada de liquidez este martes y que eleva el total de la jornada a 70.000 millones de dólares.

El organismo -encargado de la política monetaria del país- aceptó hoy, en dos operaciones, la compra de deuda por un valor total de 70.000 millones de dólares, aunque las ofertas recibidas ascendieron a 131.450 millones de dólares.

La deuda adquirida por un valor total de 70.000 millones está respaldada por títulos de agencia (21.200 millones) y por créditos hipotecarios (48.800 millones de dólares), precisó la Reserva Federal de Nueva York.

Con estas dos nuevas inyecciones, en lo que va de semana el banco central estadounidense ha dado liquidez al sistema por un total de 140.000 millones de dólares.

La Reserva Federal colocó el lunes otros 70.000 millones de dólares, siempre a través de su banco regional de Nueva York, encargado de realizar este tipo de aportaciones de liquidez.

¿Qué es un banco de inversiones?

Un banco de inversiones, como el moribundo Lehman Brothers de Estados Unidos, centra su actividad exclusivamente en la financiación del desarrollo de las grandes empresas.

El término "banco de inversiones" (o "banco de negocios") es una traducción del inglés "investment bank".

Su existencia surge de una ley promulgada en Estados Unidos después de la crisis de 1929, que impuso una separación entre los bancos de inversiones y los comerciales o minoristas, para proteger los depósitos de los pequeños ahorristas.

Esa separación -que ya no es obligatoria pero que siguió vigente en la práctica- explica las graves dificultades que enfrentan bancos de inversiones estadounidenses independientes como Lehman Brothers o Merrill Lynch.

Eso ocurre porque la financiación de los bancos de inversiones depende exclusivamente del mercado bancario (préstamos entre establecimientos); los bancos comerciales, en cambio, tienen la posibilidad de convertir en créditos los depósitos de los particulares.

Un banco de inversiones presta asesoría y financiación a las operaciones de fusión, adquisición o reestructuración de empresas. También se ocupa de la introducción en bolsa o del aumento de capital de una sociedad.

Puede igualmente crear productos de inversiones para sus clientes o por cuenta propia; las ganancias que procuran esos productos financieros están vinculadas a su nivel de riesgo.

Instrumentos de inversión por cuenta propia son los que llevaron a la catástrofe a Lehman Brothers y a otras instituciones, que sufrieron pérdidas colosales en operaciones conectadas al mercado de los préstamos inmobiliarios de riesgo en Estados Unidos, los "subprime".

Tras la ruina de Lehman, en Estados Unidos sólo subsisten dos de sus cuatro grandes bancos de inversiones: Goldman Sachs y Morgan Stanley.

Siga bajando para encontrar más contenido