El síndrome Munchausen

El síndrome Munchausen

POR:
noviembre 12 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-12

Nathan Bennett Un problema psicológico muy perturbador es el de Munchausen, cuando una persona induce la enfermedad de otra para ser elogiada por ayudar a la víctima. Una patología similar ocurre cuando los empleados crean ficticios problemas de organización, a fin de solucionarlos. Esa conducta, que llamaremos Munchausen en funcionamiento (MEF), despilfarra el tiempo y los recursos. Basta analizar este caso de una firma de servicios profesionales que integra la lista Fortune 100. Philip tenía fama por su capacidad para que las personas trabajaran en conjunto. Pero con el tiempo se descubrió que los conflictos resueltos por Philip eran su propia creación. El problema de MEF cubre un amplio espectro. Puede incluir tácticas destructivas, como la conducta de Philip, que corroe la eficacia de una organización. Puede involucrar embellecer un problema real, o hacer creer que se cierne en el horizonte. Del mismo modo en que solucionar un problema creado por una persona puede generar recompensas, una crisis pronosticada o inflada puede llamar la atención de otros. Algunos perpetradores de MEF retienen valiosas contribuciones al trabajo para generar problemas que llevará a que otros le imploren regresar a las tareas. Otro tipo suele encender pequeños fuegos y luego los apaga. El diagnóstico de MEF es difícil. Un gerente que sospecha que hay un empleado con esas características puede preguntarse: ¿está el empleado muy involucrado en identificar y combatir incendios?, ¿se muestra el empleado resistente a ofrecer ayuda en problemas que ha identificado? ¿trata el empleado de desviar los esfuerzos de la gerencia para comprender la causa subyacente de un problema?

Siga bajando para encontrar más contenido