Un sistema sostenible

Más allá de buscar ganancias a corto plazo, el sector financiero le apuesta al desarrollo social.

Un sistema sostenible

Archivo Portafolio

Un sistema sostenible

Finanzas
POR:
junio 19 de 2015 - 02:28 a.m.
2015-06-19

Ya han pasado más de 25 años desde que Gro Harlem Brundtland, entonces primera ministra de Noruega, empezara a hablar de desarrollo sostenible como un instrumento para satisfacer el presente y cuidar las necesidades de las futuras generaciones.

La banca sostenible es un ejemplo concreto de esta ideología aplicada a la realidad de las instituciones financieras, pero ¿cuáles son sus ejemplos más grandes en la actualidad y cuáles sus principios? Algunas luces al respecto.

La banca sostenible, también conocida como banca ética, es una tendencia que busca, más allá de la pura rentabilidad, un balance de una economía que genere beneficios sociales en la actualidad y en el porvenir, en diferentes áreas que van desde la ecología hasta el desarrollo social.

Para Asobancaria, “ser socialmente responsable significa estar comprometido y ejercer con ética la actividad bancaria en todas sus dimensiones y en todo momento, cumpliendo con la normatividad, desarrollando acciones que fortalezcan el gobierno corporativo, la transparencia y el fortalecimiento del sector, y promoviendo la adopción de prácticas precursoras e innovadoras que apunten a construir un modelo de desarrollo sostenible y respetuoso con las necesidades económicas, sociales, la diversidad cultural y por un medio ambiente sano para todos”.

Pero para cumplir con este compromiso de desarrollo se requiere involucrar a los diversos actores de interés, guardando coherencia entre la dimensión interna y externa de la estrategia de sostenibilidad, incluyendo entidades financieras afiliadas, usuarios, colaboradores, proveedores, comunidad, gobierno y entidades reguladoras, además de gremios y asociaciones.

Entre los ejemplos destacables en Colombia y en el mundo que promueven la banca sostenible están: el Dow Jones, que es el índice de sostenibilidad más prestigioso del planeta, con el que se analizan asuntos como el gobierno corporativo y los códigos de conducta, entre otros factores.

Los Principios de Ecuador (PE), creados en el 2003, son una directriz que las instituciones financieras adoptan voluntariamente respecto a la gestión social y medioambiental en temas relacionados con el financiamiento de proyectos.

El Protocolo Verde es un acuerdo que suscribieron el sector financiero y el gobierno colombiano, que busca aunar esfuerzos para promover el desarrollo sostenible del país, y trabajar por la preservación ambiental y el uso adecuado de los recursos naturales. Actualmente, esta iniciativa cuenta con 16 miembros de instituciones de este renglón de los servicios financieros.