La encrucijada para cumplir con la meta de crecimiento

Aceleración de la inflación genera una disyuntiva a las autoridades. Empresarios advierten riesgos para PIB por efectos de alzas en costo del dinero.

IPC anualizado a mayo.

IPC anualizado a mayo.

Archivo Portafolio.co

Finanzas
POR:
Daniel Guerrero
junio 06 de 2016 - 10:31 p.m.
2016-06-06

El Gobierno está entre la espada y la pared, por cuenta de la inflación y la desaceleración económica. Si bien se daba por descontado por el mercado que la inflación superaría el 8% en mayo, no se ve tan factible que ésta retorne al rango meta del Banco de la República en el 2017. Todavía hay quienes piden continuar con los aumentos de las tasas del Banco de la República, pero otros consideran que esto no garantiza una solución al problema.

Para Mauricio Reina, economista, “el problema es que lo que está generando la inflación (que son transables y precios de los alimentos), no se controla con tasa de interés. Un aumento adicional de los tipo de interés no garantiza que baje la inflación y sí puede frenar en exceso la economía”.

Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), sostuvo que es posible que el Gobierno Nacional logre cumplir con su objetivo de crecer al 3% este año, pero que para ello sus decisiones deberán ser consistentes con dicho objetivo.

El dilema surgió luego de que el Dane revelara que en el primer trimestre la economía nacional tuvo un crecimiento del 2,5%, inferior al 3% que espera el Gobierno Central para todo el 2016.

Mientras que la misma entidad reportó que en mayo el Índice de Precios al Consumidor subió en 0,51%, para dejar así la inflación en lo corrido del año en 4,60% y la de los últimos 12 meses en el 8,20%.

Los precios de los alimentos y la devaluación del dólar han sido los principales generadores de inflación en el último tiempo, en el caso del primero, por cuenta del fenómeno de ‘El Niño’ y en el caso del segundo por cuenta de la transmisión del efecto a los precios.

El Gobierno ya dio por descontado que la meta de inflación no se cumplirá este año, pero confía que en que con los ajustes del gasto, así como con los incrementos de la tasa de interés por parte del Banco de la República, ésta retorne al rango meta en 2017, es decir, que se ubique entre el 2% y el 4%.

Ante dicha subida de tasas el presidente de la Andi sostiene que se debe tener cuidado con dichos aumentos para evitar que se afecte la producción.

Sostiene por otra parte, que “no se debería tratar de forzar la caída de la tasa de cambio anunciando grandes entradas de dólares, supuestamente para bajar la inflación ignorando que el gran dinamizador de la economía ha sido justamente la tasa de cambio”.

Mac Master añade que de hacerlo, “se podría incluso, profundizar la caída en producción si no se es consciente de esta realidad. Se puede lograr un crecimiento del 3%, pero hay que actuar consistentemente”.

GOBIERNO SE MANTIENE EN EL 3%

Haber crecido por debajo de lo previsto para todo el 2016 no afana al Gobierno.

Si bien el 2,5% reportado es inferior a lo previsto para el primer trimestre, sí se contaba con que la actividad económica del primer cuarto de año fuera baja. En Semana Santa está la clave. En 2015 cayó durante el segundo trimestre y este año lo hizo en el primero, por lo cual para el viceministro Técnico de Hacienda, Andrés Escobar, era esperado un crecimiento inferior al 3% en los primeros meses del año.

“La meta sigue en el 3%. Eso no lo hemos cambiado. Hay un efecto por la Semana Santa porque cambio de trimestre de 2015 a 2016, pero por eso mismo el crecimiento del segundo trimestre será mejor”, puntualizó Escobar.

El Viceministro Técnico dijo, además, que el de enero a marzo será el crecimiento más bajo que se registrará durante este año debido a que por efecto de la Semana Santa hubo menos días de actividad económica y por ende el crecimiento del segundo trimestre mostrará un mejor comportamiento.

De acuerdo con la agencia calificadora Fitch Ratings “las fuertes presiones inflacionarias siguen poniendo a prueba el compromiso de Colombia para preservar la credibilidad de su régimen de metas de inflación y del ajuste de las cuentas externas del país en un contexto de bajos precios del petróleo”.

La de mayo fue la inflación más alta desde el 2001 y el PIB de primer trimestre el más bajó desde el 2009. Aun así, el Gobierno confía en un crecimiento del 3% y en que la inflación del 2017 vuelva a la meta.

PRESIONES INFLACIONARIAS PONEN A PRUEBA LA META

De acuerdo con la calificadora de riesgos Fitch Ratings, las presiones inflacionarias están poniendo a prueba la credibilidad en el cumplimiento de la meta, así como el ajuste de las cuentas corrientes del país en una coyuntura de bajos precios del petróleo.

La calificadora señala que la subida en los precios de los alimentos y los efectos de la devaluación del peso han hecho que la inflación subyacente y las expectativas de inflación también se ubiquen por encima del rango meta del Banco de la República (2% a 4%).

El Emisor ha subido sus tasas en 275 puntos básicos desde septiembre (la tasa pasó de 4.5% a 7,25), y Fitch espera que la política monetaria se siga centrando en la reducción de la inflación y en el control de las expectativas, con lo cual también se corregirán los desequilibrios externos del país. Dice la agencia, que las tasas de interés altas contribuyen al proceso de adaptación de Colombia al escenario de precios bajos del petróleo.

Añade que políticas monetarias y fiscales más estrictas, un peso más débil y un poco de sustitución de importaciones con la producción nacional podrían apoyar la reducción gradual del déficit de la cuenta corriente, que sigue siendo una fuente de vulnerabilidad para la economía nacional. Concluye que Colombia ha demostrado flexibilidad del tipo de cambio, con el apoyo de metas de inflación creíbles.

Daniel Guerrero
dangue@eltiempo.com