Solidaridad silenciosa | Finanzas | Economía | Portafolio

Solidaridad silenciosa

Desde el 2002, muchos habitantes de Bogotá han venido, de forma silenciosa, usando una vía institucional para ejercer su solidaridad.

POR:
mayo 08 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-08

Se trata de un pago del 10 por ciento adicional de los impuestos Predial e Industria y Comercio el cual es realizado conjuntamente con el pago de los tributos. Los contribuyentes deciden el destino de su aporte dentro de las posibilidades que ofrece la Administración. A pesar de estar relacionado con el pago de impuestos, no se trata de un tributo, sino de una donación realizada por ciudadanos, para que la administración pública, por sus canales institucionales la dedique a fortalecer una serie de proyectos con un claro efecto de redistribución. En el 2005, por esta vía, 26.314 declarantes, hicieron una donación a la ciudad, por valor de 516 millones de pesos. Estos ciudadanos, al realizar el aporte voluntario han expresado, de manera silenciosa, tres mensajes muy importantes: Primero, tengo la posibilidad de ser solidario y además de pagar impuestos quiero entregar una parte de mis ingresos para ayudar a personas en condiciones más difíciles que las mías. Segundo, no se necesita ser multimillonario para hacer donaciones voluntarias y tercero, la administración pública de la ciudad me genera la confianza suficiente para hacer llegar, por su conducto, mi donación. Estamos hablando del 1,5 por ciento de quienes pagaron en ese año sus impuestos. Es una parte pequeña del universo posible de donantes, pero no por ello deja de ser muy significativo. De un gran valor civil es el ejemplo de 4.760 propietarios de viviendas de interés social, quienes hicieron un aporte voluntario, que en el 2005 superó los 17 millones de pesos. La solidaridad de estos donantes también manifestó sus preferencias hacia el tipo de programa que desean apoyar. La atención a las víctimas de delitos sexuales y violencia intrafamiliar recibió el 18,7 por ciento de los recursos, los comedores comunitarios el 18,4 por ciento, y la atención a las personas mayores en situación de pobreza 18,2 por ciento. El programa con menos apoyo, por parte de los donantes, fue la Red Distrital de Bibliotecas, el 6,3 por ciento. Valdría la pena que la administración pública local, resaltara que muchos bogotanos, silenciosamente, han cambiado su indiferencia, canalizándola por los mecanismos institucionales ofrecidos por el Gobierno local. También sería bueno ofrecer un informe, a la ciudadanía, sobre cómo se usaron estos recursos y el efecto redistributivo y de bienestar que el año pasado, 26.314 declarantes contribuyeron a generar. Consultor "De un gran valor civil es el ejemplo de 4.760 propietarios de viviendas de interés social, quienes hicieron un aporte voluntario”.

Siga bajando para encontrar más contenido