Soluciones verdaderas para el ISS

Tanto se ha dicho y escrito sobre la recurrente crisis del ISS que podría parecer superfluo intentar nuevos análisis o recomendaciones. Sin embargo la eventual liquidación del Instituto, planteada de manera sorpresiva por el presidente Uribe, amerita una discusión a fondo de las ventajas y desventajas de esta alternativa, así como de sus implicaciones para el funcionamiento del sistema de seguridad social del país, pues los problemas de la EPS del ISS y de su antigua red hospitalaria son parte de la crisis general de la salud pública en Colombia.

POR:
agosto 11 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-11

La liquidación de entidades publicas es una medida extrema que en algunos casos puede ser necesaria e incluso conveniente, pero que en el caso específico del ISS no garantiza la solución de su problemática si no hay la decisión política de atacar de raíz los males que lo aquejan. Es lo que se acaba de constatar con el fracaso de las reformas adoptadas en el primer gobierno de Uribe, pues la transformación del Seguro en una EPS como las privadas, y la separación de sus clínicas y hospitales para conformar siete Empresas Sociales del Estado (ESE) que operaran de manera independiente, tan solo cambió de sitio los problemas financieros y administrativos, de manera que cuatro de las ESE están quebradas y ya se decretó la liquidación de la primera de ellas. En este mismo espacio hemos propuesto la separación de las tres funciones de la seguridad social que hoy se desarrollan en una sola entidad: la administración del sistema de pensiones de prima media, las actividades de salud y la administración de riesgos profesionales. Es una reforma administrativa que seguimos considerando necesaria, pero que tampoco es suficiente ni mucho menos garantiza la prestación del servicio público de la seguridad social y la salud como ordena la Constitución, porque no resuelve los problemas de fondo del ISS. En el caso de los servicios de salud, hay por lo menos tres problemas que no se resuelven con la liquidación del ISS. El primero es la carga pensional de los 17.000 jubilados, que representa erogaciones superiores a los 400.000 millones de pesos anuales. Se dice que este gasto es una de las causas de que el ISS no tenga recursos suficientes para atender a sus afiliados, y puede ser cierto, pero se trata de una obligación que no va a desaparecer con la liquidación, sino que el Gobierno deberá seguir atendiéndola. El segundo es la composición de la población afiliada al ISS: el 50 por ciento es mayor de 45 años y además concentra la mayoría de pacientes con enfermedades de alto riesgo (Sida, cáncer y problemas renales), lo que implica unos costos mayores de atención médica y hospitalaria que no alcanzan a ser cubiertos con los aportes de los usuarios. Como las EPS privadas no van a admitir estos afiliados, pues se les disminuiría significativamente su rentabilidad, si se liquida el ISS habrá que crear otra entidad pública que va a enfrentar el mismo faltante de ingresos frente a los costos. Finalmente, el clientelismo, la corrupción y la politiquería que han sido causas continuas de desangre financiero y de deterioro de la calidad de los servicios de salud, es lo que a su vez ha llevado a la pérdida de afiliados y al debilitamiento de la entidad. Si no hay la decisión política de frenar estas prácticas e impedir que el ISS siga siendo explotado para pagar favores políticos, no servirá para nada la liquidación del Instituto para reemplazarlo por otra entidad, pues la nueva seguirá afectada por lo mismos vicios. En conclusión, los problemas del ISS sólo se resuelven con decisiones oficiales de aportar los recursos necesarios y hacer eficiente su administración. Sin estas decisiones la liquidación es un sofisma de distracción que sólo trasladará los mismos problemas a una nueva entidad; por el contrario, si se adoptan estas medidas la liquidación no es necesaria, ni conveniente si es el primer paso para la privatización. "El clientelismo, la corrupción y la politiquería han sido causas continuas del desangre financiero y deterioro de la entidad”.

Siga bajando para encontrar más contenido