¡Sorpresa!... operación peaje

El inobjetable triunfo de la ‘Operación Jaque’, será sin lugar a dudas, la ‘jugada maestra’ del mandato Uribe. Como les dio resultado dicha maniobra, pretendieron extrapolarla a cuanto proyecto planeaban ejecutar sin oposición. Por eso, meses después del exitoso día, observamos cómo de manera sigilosa y calculada se tejió al interior del Ministerio de Transporte la operación peaje, que pretendía la instalación de uno nuevo en la entrada norte de Bogotá. De habérseles permitido la maniobra, no dudamos que repetirían en forma masiva esta estrategia a lo largo y ancho de las capitales del país.

POR:
noviembre 17 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-17

Al develarse que se reunieron, el Ministro de Transporte, el Alcalde de Chía, y el Director del Inco, quien dijo contar con la aquiescencia del Alcalde de Bogotá, donde tomaron la autoritaria decisión en mención, a encuentro que por cierto no fueron invitados los alcaldes ni concejales de los municipios aledaños, ni se tuvo en cuenta la participación ciudadana, y mucho menos contó con la presencia de la primera autoridad del departamento, situación que nos llevó a iniciar con el representante Joaquín Camelo y la comunidad en general, una cruzada para evitar la imposición arbitraria de nuevos peajes, no solo en Chía, sino en el resto de entradas de las grandes ciudades del territorio nacional. En primera instancia, nos extrañó que de manera ilógica el Ministro declarara que comenzaría el cobro del peaje sin existir los diseños y las licencias ambientales para que dicha obra pudiera iniciarse. Fue necesario recordarle al ejecutivo que la Constitución obliga, para tomar este tipo de medidas, concertar con la comunidad afectada, y una vez logrados los acuerdos, concretar las obras a realizar para evitar al máximo los efectos colaterales. Cuestionamos también el tema de la compra de predios, ya que por la no afectación oportuna el precio de los mismos se irían a las nubes, y esto sería otro sobrecosto para la obra y un negocio indebido para algunos particulares. Reclamamos a tiempo que por ser esta obra de carácter nacional, su ejecución debería realizarse con partidas directas del Presupuesto Nacional del 2009, más aún cuando está claro que la región de Bogotá y Cundinamarca será fuertemente maltratada por el recorte presupuestal del próximo año. Sin embargo, quedan muchas inquietudes que es necesario que el Director del Inco nos aclare: ¿por qué continúan con la política de iniciar el cobro de los peajes antes de ejecutada la obra, como en el caso Villeta-Guaduas-Honda, o Fontibón-Facatativá-Los Alpes? ¿Por qué estas operaciones no incluyen las vías alternas gratuitas al igual que las ciclovías paralelas, como las tienen todos los países del mundo que utilizan el sistema de autopistas con peaje? ¿Por qué se habla de rehabilitación de las vías cuando están habilitadas y lo que requieren es su mantenimiento? El papel que deben cumplir las concesiones, es el de invertir el dinero privado en las obras públicas cuando el Estado no tiene en sus arcas los recursos, y cuya contraprestación es concederles hasta por 20 años el recaudo del peaje, una vez terminado el objeto. En Colombia, esta figura es el negocio más rentable y seguro por la forma como se vienen contratando, porque la nación se encarga de asumir todos los riesgos a través de las famosas compensaciones, los aportes de la nación y la entrega de la vía nacional para su manejo desde antes de iniciadas las inversiones por el concesionario. Si bien requerimos tener un sistema vial óptimo, lo que no permitiremos es sacrificar la movilidad, integración y bienestar de la población, que en este caso ya está sitiada con ocho peajes. Quedó demostrado ministro Andrés Uriel, que el pueblo unido jamás será sorprendido. sanchezca42@hotmail.com ''¿Por qué continúan con la política de iniciar el cobro de los peajes antes de ejecutada la obra como en el caso Villeta-Guaduas-Honda, o Fontibón-Facatativá-Los Alpes?.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido