Subasta de energía del Gobierno fue ganada por Gecelca, Isagén y Poliobras

En total, se asignaron 3.009 gigavatios/hora-año de energía en firme, equivalentes a una capacidad de 429,6 megavatios, a un precio de 13,99 dólares por megavatio/hora.

POR:
mayo 07 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-07

Para satisfacer esa demanda del Gobierno, la central hidráulica Amoyá de Isagén aportará 78 megavatios; la térmica a carbón de Gecelca entregará, 150 megavatios, y la térmica que funciona a partir de combustibles líquidos de Poliobrás (que entró a pujar como firma nueva) aportará otros 210 megavatios.

Estas compañías lograron mantener su oferta hasta el final luego de competir con 10 proyectos de 8 empresas y que comenzaron ofertando 9 teravatioshora-año de energía en firme los cuales se producirían en una capacidad instalada de 1.208 megavatios. La energía ofertada fue tres veces la requerida por las autoridades energéticas.

El precio del megavatio al comienzo de la subasta fue de 26 dólares pero en el transcurso de  los dos días fue descendiendo paulatinamente hasta llegar a los 13,99 dólares. Este nivel  marcará el precio inicial de una nueva subasta energética que se llevará a cabo a mediados del año y la cual será para asegurar la electricidad a más largo plazo.

Para los generadores de energía reunidos en Acolgén, si bien la subasta fue un buen ejercicio, pues por primera vez se realizaba en el país, el mecanismo requerirá de algunos ajustes hacia el futuro especialmente por las condiciones de las plantas térmicas que entrarán a ofrecer la energía con combustibles fósiles como el fuel oil.

"Nos preocupa que algunas plantas que han sido de gran utilización en otros países se instalen en Colombia por que  no sabemos si pueden dar la confiabilidad que se requiere en el futuro", dijo la presidenta del gremio, María Zulema Vélez.

Aún así, el gobierno se declaró satisfecho. Para el ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, los beneficiados serán los consumidores que podrán contar desde ahora con una energía confiable para el futuro y a unos precios razonables, pues la producción de esa electricidad se cobrará a través de la factura.

 

La iniciativa se diseñó para garantizar la electricidad que va a requerir Colombia entre el 2012 y 2013, así se produzca una fuerte sequía o un fenómeno del Niño y evitar el apagón del pasado.

Siga bajando para encontrar más contenido