¿Quién sube los intereses?, ¿Quién sube los intereses?

¿Quién sube los intereses?, ¿Quién sube los intereses?

POR:
noviembre 06 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-06

Las noticias recientes sobre las tasas de interés son de gran importancia para entender las fuerzas que controlan el mercado financiero en materias tan sensibles como la determinación del nivel de las tasas. Contra lo que muchos creían, no es el Banco de la República (BR) quien tiene la última palabra en este tema, y sus decisiones son solo uno de los factores que pueden llegar a incidir en la subida o bajada de las tasas. Veamos los hechos. Primer acto, el presidente Uribe le pide al BR que no suba sus tasas de interés para no elevar los costos del crédito, ni desestimular el auge del consumo de los colombianos, ni frenar las decisiones de inversión privada, que son factores que están impulsando el crecimiento económico. Segundo acto, el BR decide mantener inalteradas sus tasas, pero por razones muy diferentes a las aducidas por el Presidente; en efecto, el Banco considera que la demanda agregada continúa con alto dinamismo y que sigue presente el riesgo de inflación, pero decide quedarse quieto por la incertidumbre que existe en los mercados financieros internacionales. Entre líneas se lee que la junta directiva querría seguir subiendo sus tasas, pero se ve frenada por la decisión de la Reserva Federal de E.U. que ha bajado 0,75% sus tasas de intervención. Tercer acto, los bancos comerciales anuncian que para fin de año los consumidores podrán contar con muy buena disponibilidad de crédito, pero que van a seguir subiendo sus intereses, que en lo que va de este año en promedio han pasado del 15% al 22,3%; estas cifras corresponden al llamado Interés Bancario Corriente (IBC) certificado por la Superintendencia Financiera, el cual ha tenido un incremento de casi el 50% en solo 10 meses. La falta de correlación entre las decisiones del BR y los costos del crédito se ha venido dando desde abril del año pasado, cuando el Banco cambió la orientación de su política y después de tres años de continuas reducciones a su tasa de intervención empezó a subirla y lo hizo 10 veces, llevándola de 6,25% a 9,25%. Lo curioso es que durante todo el 2006, mientras esta tasa subía, el IBC bajaba de 17,5% a 15%, y el DTF de 90 días se ubicó por debajo de la tasa diaria del BR. En el 2007 la situación cambio, y al tiempo que el BR aminoraba la subida de su tasa, lo bancos aceleraban el aumento de las propias como se acaba de mencionar; viendo el conjunto de los dos años se concluye que el incremento en el IBC fue el doble del de la tasa del BR y 250% más que el aumento del DTF, que representa solo una parte de los costos de captación de los bancos. Entonces puede suponerse que hubo algún otro factor que empujó el alza del IBC. Este factor bien puede haber sido la decisión de la Superintendencia Financiera de modificar el cálculo de la tasa máxima de mora, que como se sabe, es el tope de los intereses sin incurrir en el delito de usura. En el 2007 se empezaron a usar tres tasas, una para el crédito ordinario, otra para el de consumo y una más para el microcrédito, de manera que en la práctica se les eliminó a los bancos un techo que tenían para cobrar intereses y, ni bobos que fueran, los subieron. Por supuesto se dispararon las utilidades del sector financiero (hasta agosto ascendían a $5,3 billones con un crecimiento del 52% frente al año anterior) y el PIB del sector creció 12,7% en el primer semestre del año. La conclusión es que si el Presidente no quiere que suban las tasas de interés no debe pedírselo al Banco de la República, sino a los bancos comerciales. Mauricio Cabrera Galvis Consultor privado Si el Presidente no quiere que suban las tasas de interés no debe pedírselo al Banco de la República, sino a los bancos comerciales”., Las noticias recientes sobre las tasas de interés son de gran importancia para entender las fuerzas que controlan el mercado financiero en materias tan sensibles como la determinación del nivel de las tasas. Contra lo que muchos creían, no es el Banco de la República (BR) quien tiene la última palabra en este tema, y sus decisiones son solo uno de los factores que pueden llegar a incidir en la subida o bajada de las tasas. Veamos los hechos. Primer acto, el presidente Uribe le pide al BR que no suba sus tasas de interés para no elevar los costos del crédito, ni desestimular el auge del consumo de los colombianos, ni frenar las decisiones de inversión privada, que son factores que están impulsando el crecimiento económico. Segundo acto, el BR decide mantener inalteradas sus tasas, pero por razones muy diferentes a las aducidas por el Presidente; en efecto, el Banco considera que la demanda agregada continúa con alto dinamismo y que sigue presente el riesgo de inflación, pero decide quedarse quieto por la incertidumbre que existe en los mercados financieros internacionales. Entre líneas se lee que la junta directiva querría seguir subiendo sus tasas, pero se ve frenada por la decisión de la Reserva Federal de E.U. que ha bajado 0,75% sus tasas de intervención. Tercer acto, los bancos comerciales anuncian que para fin de año los consumidores podrán contar con muy buena disponibilidad de crédito, pero que van a seguir subiendo sus intereses, que en lo que va de este año en promedio han pasado del 15% al 22,3%; estas cifras corresponden al llamado Interés Bancario Corriente (IBC) certificado por la Superintendencia Financiera, el cual ha tenido un incremento de casi el 50% en solo 10 meses. La falta de correlación entre las decisiones del BR y los costos del crédito se ha venido dando desde abril del año pasado, cuando el Banco cambió la orientación de su política y después de tres años de continuas reducciones a su tasa de intervención empezó a subirla y lo hizo 10 veces, llevándola de 6,25% a 9,25%. Lo curioso es que durante todo el 2006, mientras esta tasa subía, el IBC bajaba de 17,5% a 15%, y el DTF de 90 días se ubicó por debajo de la tasa diaria del BR. En el 2007 la situación cambio, y al tiempo que el BR aminoraba la subida de su tasa, lo ba

Siga bajando para encontrar más contenido