Subida de tasas: Brasil maduro, Colombia biche

La nación vecina sería el primer país de América Latina en comenzar la normalización de la postura monetaria.

Finanzas
POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

La situación actual de la economía nacional y su dinámica de recuperación aún distan de ubicarse en niveles que justifiquen una subida de tasas.

La semana pasada el Banco Central de Brasil (BCB) decidió mantener inalterada su tasa de interés de referencia en el mínimo histórico de 8,75%. Sin embargo, el BCB envió una clara señal de que el alza de tasas es inminente y muy probablemente el ciclo iniciará en abril. Lo anterior pondría a Brasil como el primer país de América Latina en comenzar la normalización de la postura monetaria.

Teniendo a Brasil como referencia, ¿qué tan cerca está Colombia de iniciar el ciclo de alzas en su tasa de interés? En nuestra opinión, la situación actual de la economía colombiana y su dinámica de recuperación aún distan de ubicarse en niveles medianamente parecidos a los de Brasil que justifiquen una subida de tasas.

Concretamente, creemos que el Banco de la República mantendrá su tasa inalterada en 3,50% hasta el tercer trimestre de 2010. A continuación hacemos una comparación entre los dos países de los principales datos de actividad económica y de variables financieras que deben ser determinantes para cambios en la postura de política monetaria.

Crecimiento y empleo

Los datos del PIB al cuarto trimestre de 2009 (4T09) muestran que la economía de Brasil creció 4,3% a/a (con respecto al 4T08), liderada por la demanda interna privada: el consumo privado creció 7,7% a/a, y la inversión creció 3,3% a/a. En Colombia, a pesar de aún no tener datos oficiales para 4T09, las cifras sugieren que el PIB creció únicamente 1,0%, según nuestras proyecciones.

A diferencia de Brasil, el crecimiento no está jalonado por la demanda interna privada, sino por el gasto público y las exportaciones netas.

Los datos más recientes de producción industrial muestran una situación similar (gráfico 1). En Brasil, la industria muestra un repunte robusto y en los últimos tres meses, hasta enero, creció a una tasa promedio de 13% anual (16% a/a en enero de 2010). En Colombia, el promedio de crecimiento en ese periodo asciende a 1,9% anual (1,6% a/a en enero de 2010).

A nivel del mercado laboral (gráfico 2), la tasa de desempleo de Brasil se encuentra en una tendencia descendiente desde el tercer trimestre de 2009: en enero el desempleo cayó a 7,2%, inferior al 8,2% de enero de 2009. En contraste, el desempleo en Colombia continúa ascendiendo, sin señales de estabilización. Seguimos creyendo que esas señales solamente aparecerán en el segundo semestre de 2010, y la tendencia descendente probablemente no se apreciará sino hasta 2011.

Variables financieras

Los agregados monetarios en Brasil muestran comportamientos mixtos, pero con crecimientos anuales significativos: la base monetaria se ha acelerado en los últimos meses, pasando de crecer a tasas anuales de un dígito durante los primeros tres trimestres de 2009 (6% en promedio), a 13% en febrero de 2010. Por su lado, el M3 se ha desacelerado, aunque gradualmente, al alcanzar en 2009 un máximo de 17,5% y un promedio de 16,3%, mientras que el dato de febrero muestra un crecimiento anual de 13,9%.

En Colombia, la base monetaria venía creciendo a tasas anuales de 15% hasta el tercer trimestre de 2009 y en los últimos meses se desaceleró significativamente hasta llegar a una tasa de 8% en febrero. Por su lado, el M3 venía creciendo a 18% anual hasta 3T09 y en febrero el crecimiento ascendía a tan sólo 7%.

Estas cifras sugieren que los agregados monetarios están añadiendo un componente contractivo a la política monetaria en Colombia, lo cual no ocurre (u ocurre en menor medida en el caso del M3) en Brasil. En este frente, el BCB tendría otra justificación para adoptar una política monetaria menos expansiva que la actual.

Por otro lado, las tasas de crecimiento de las carteras de crédito del sistema financiero de los dos países presentaron caídas significativas, y parecen haber tocado piso a fines de 2009. Sin embargo, la diferencia actual en los niveles de crecimiento de estos indicadores es sustancial (gráfico 3): mientras la cartera de crédito en Brasil crecía 13,3% anual en enero (30,9% a fines de 2008), en Colombia crecía 1.3% (17,5% a fines de 2008).

El crecimiento de la cartera de crédito será un factor fundamental en futuras decisiones de política monetaria en Colombia, y un aumento de tasas se debería dar en un contexto en el cual el repunte sea sostenible y que la tasa de crecimiento sea significativamente superior a la actual.

Inflación: presiones presentes en Brasil

Por último, la inflación en Brasil ha venido acelerándose desde octubre cuando llegó a un mínimo de 4,2%. En febrero la inflación total se ubicó en 4,8%, por encima del objetivo del BCB (4,5%) y con tendencia al alza.

De igual forma, varias medidas de inflación subyacente muestran una tendencia similar: la 'inflación núcleo por exclusión' (excluyendo bienes y servicios regulados, y alimentos en el hogar) también llegó a un mínimo de 4,6% en octubre y ha aumentado a 4.9% en febrero.

En contraste, la inflación en Colombia parece haber tocado piso en diciembre, cuando alcanzó 2% anual, pero el repunte hasta febrero ha sido mínimo ubicándose en 2,1%. Este valor es inferior a la meta de Banrepública de 3,0%. Al analizar la inflación subyacente en Colombia, la mayoría de medidas muestran caídas en meses recientes.

La inflación sin alimentos ni regulados (similar a la 'inflación núcleo por exclusión' en Brasil) sigue cayendo de niveles cercanos a 4% durante los primeros tres trimestres de 2009, a 2,8% en febrero. Las presiones inflacionarias de demanda se están evidenciando en Brasil, mientras que en Colombia son ausentes.

Aunque el análisis comparativo no se limita a los indicadores presentados, concluimos que las cifras que llevarían a que la política monetaria en Colombia comience su ciclo alcista aún no muestran señales de preocupación para el Emisor y distan de las que evidencian los datos en Brasil, donde se espera que el BCB aumente tasas por primera vez en abril de 2010.