¿Subir más el mínimo real o hacer cumplir las normas?

1. El SM real creció 18,2 por ciento entre 1998-2007. Como las vacaciones, prestaciones legales y aportes patronales a la seguridad social y parafiscales, representan un recargo del 69,8 por ciento, el costo salarial mensualizado que para el empresario significa enganchar un trabajador con el mínimo es ahora de 736.350 pesos, 20,5 por ciento más alto en términos reales frente a 1998.

POR:
noviembre 19 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-19

2. A pesar del alza en el mínimo, el salario real medio de los asalariados privados no calificados (con solo bachillerato) se redujo 12,9 por ciento entre 1998 y 2004; aunque se ha recuperado desde entonces, el año pasado seguía siendo 5,8 por ciento menor que el de 1998. 3. En esta década el precio real de uso del capital ha bajado 60 por ciento (han caído las tasas reales de interés y el precio del dólar, hay nuevos incentivos tributarios para la inversión) perjudicando la generación de empleo asalariado no calificado, reemplazable por capital. En las empresas privadas de las 7 ciudades principales ese empleo cayó 14,1 por ciento entre 1995-2000; el año pasado apenas había recuperado el nivel de 1995. En cambio, los asalariados con estudios superiores, necesarios para mover el mayor volumen de capital, aumentaron 116 por ciento entre 1995 y 2006. Porque estos últimos arrastran el empleo asalariado privado total, este fue en el 2006, 23 por ciento más alto (hoy es 30 por ciento más alto), lo que significa crecimiento con empleo… calificado. 4. A pesar de los recargos legales, las horas extras resultan más baratas que contratar un nuevo trabajador (no hay que pagar otra vez dominical, festivos, auxilio de transporte, vacaciones, prima legal ni vestido de labor). Para los trabajadores no calificados, y en las 7 ciudades principales, el uso de horas extras se ha elevado: 9,9 por ciento de las horas semanales totales en 1999, 14,5 por ciento en el 2002 (ojo: antes de la reforma laboral), 14,9 por ciento en 2006; su jornada semanal media ha subido en cerca de 3 horas frente a 1999. 5. Con el SM real ha crecido la evasión, sobre todo al dominical y al auxilio de transporte. * En el sector privado urbano la evasión del mínimo diario es del 9,6 por ciento (2005/2006); la cifra es mayor (12,9 por ciento) para los asalariados no calificados. * La evasión del dominical, que debe liquidarse en proporción al tiempo trabajado, es del 12,9 por ciento (17,3 por ciento para los no calificados). * La evasión del auxilio de transporte, a pagar también en proporción al tiempo, es del 23,7 por ciento (31,5 por ciento para los no calificados). * Incluyendo dominical y auxilio de transporte, es del 38,7 por ciento en las microempresas, 13,6 por ciento en las de más de 10 trabajadores. * Según el BID, la evasión en Colombia es, después de Nicaragua, la más alta de América Latina. 6. No es cierto que el mínimo determine el salario de la mayoría de los trabajadores colombianos. En principio (datos 2006) cubre a los obreros y empleados, privados y del Gobierno, y a los servidores domésticos, es decir, al 46 por ciento de los trabajadores remunerados en todo el país. Pero, de ellos, no puede incidir sobre los salarios inferiores a 0,9 SMM, ya afectados por la evasión, ni tampoco sobre los salarios superiores a 1,1 SMM, que pueden permanecer estables o aún bajar. Podría incidir apenas sobre los salarios situados entre 0,9 y 1,1 SMM, es decir, suponiendo que la evasión no suba más, afectar unos 1’057.000 trabajadores, que representan apenas el 6,1 por ciento del empleo remunerado nacional. 7. Tampoco determina los ingresos de los pobres. Los hogares pobres dependen esencialmente del trabajo informal no cobijado por el SML. Por deciles (D), el empleo asalariado representa apenas 5,6 por ciento del total (D1); 13,8 por ciento (D2) y 23,0 por ciento (D3); en contraste es 57,7 por ciento en el D10 (datos nacionales 2005). Paralelamente, los asalariados de los hogares más pobres son los más afectados por la evasión: 88,6 por ciento con menos de 1 SMM (D1), 84,7 por ciento (D2) … en el D10, el más rico, apenas el 2,3 por ciento. 8. Si seguimos elevando en términos reales el SM y el auxilio de transporte y si seguimos aumentando los aportes patronales a la seguridad social en el sector moderno, caerá más la demanda por asalariados poco educados que deberán dedicarse cada vez más a la informalidad; independientemente de las buenas intenciones la pobreza no bajará. En vez de ello conviene más un gran Acuerdo Nacional sobre dos puntos básicos. Primero, para hacer cumplir las normas laborales que tenemos hoy. Como la capacidad de vigilancia del Ministerio de Protección Social es muy precaria (cada uno de los 289 inspectores de trabajo debe atender un promedio de 30.000 asalariados, incluyendo el servicio doméstico), en vez de elevar desmesuradamente el número de inspectores, conviene pasar del actual sistema reactivo de inspección a uno preventivo. Y segundo, ese acuerdo debería versar también sobre cómo elevar la educación y la capacitación de los más pobres, la única manera para que puedan acceder a empleos formales mejor remunerados. * Opiniones personales que no necesariamente reflejan las del Banco o su Junta Directiva. Hugo López Castaño.* Gerente del Banco de la República Medellín A pesar del alza en el mínimo, el salario real medio de los asalariados privados no calificados (con solo bachillerato) se redujo 12,9 por ciento entre 1998 y 2004, aunque se ha recuperado desde entonces”.

Siga bajando para encontrar más contenido